Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
21 de abril de 2019

La Verdad Obrera N° 590

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

A 40 AÑOS DEL ESTADO DE SITIO DE ISABEL

1974, el año del giro a la derecha del Peronismo

06 Nov 2014 | Después de la breve “primavera” del gobierno de Cámpora en 1973, asume Perón. Se lanzan una serie de medidas reaccionarias, que profundizará Isabel a la muerte del General. Al Pacto Social que congelaba precios y salarios, se le suman varias leyes antiobreras, intervención a sindicatos, persecución y detención de dirigentes sindicales combativos, provincias intervenidas para cambiar gobiernos “camporistas”, cambios de ministros, y a fin del año 1974 el estado de sitio. Junto a esta derechización institucional crecen los crímenes de la Triple A, grupo parapolicial creado por Perón. El peronismo en el poder se lanzaba a derrotar a la izquierda y los sectores combativos y a poner en caja al movimiento obrero. Una historia que deben conocer los nuevos luchadores obreros y los jóvenes militantes.   |   comentarios

Después de la breve “primavera” del gobierno de Cámpora en 1973, asume Perón. Se lanzan una serie de medidas reaccionarias, que profundizará Isabel a la muerte del General.

En enero del año 74, con la excusa del copamiento del cuartel de Azul por la guerrilla, Perón modifica el Código Penal y se prohíben las ocupaciones de fábricas, que seguían siendo utilizadas como método de lucha. Por eso 8 diputados de la juventud peronista renuncian. Otras dos leyes antiobreras fueron la de prescindibilidad de los empleados públicos, que ya no gozarían de la histórica estabilidad laboral; y la famosa Ley de Asociaciones Sindicales que les permitía a la burocracia sindical “blindarse” ante el asedio de los sectores combativos y la izquierda, y así perpetuarse en los sindicatos. Esa ley rige hoy, con pequeños cambios. Es obligado a renunciar el gobernador bonaerense, Oscar Bidegain, acusado de ceder a la juventud radicalizada. Asume su vice, el ultra reaccionario Victorio Calabró de la UOM.

A fines de febrero, el jefe de policía de Córdoba destituye al gobierno del Dr. Obregón Cano y el sindicalista Atilio López. Perón avala el golpe e interviene la provincia. El Navarrazo significó la persecución abierta a la Córdoba obrera y combativa que había protagonizado el Cordobazo, la semiinsurrección que hirió de muerte a la dictadura de Ongania.

En marzo este giro derechista sufre un revés. Los metalúrgicos de Villa Constitución toman las fábricas (como Acindar) y logran derrotar el plan de la UOM de Lorenzo Miguel, apoyada por el ministro de Trabajo Otero y por la patronal de Acindar. Se consiguen las elecciones en la UOM local, que se mantengan los delegados combativos y se expulsa a la burocracia sindical de la seccional. Se abre una posibilidad para que los sectores combativos y la izquierda se unan para enfrentar el plan reaccionario y derrotar el Pacto Social. El 20 de abril un gran plenario nacional de lo sectores antiburocráticos se reúne en Villa Constitución para apoyar a los metalúrgicos. Pero la propuesta de hacer una coordinadora nacional es rechazada por dirigentes como Piccinini (Acindar), Tosco (Luz y Fuerza Cba) y otros. Los Montoneros y la JTP no fueron para no enojar al General. Se pierde una gran oportunidad.

Solo 10 días después, el 1° de mayo, Perón expulsa a los Montos de la Plaza de Mayo y hace una reivindicación exaltada de la burocracia sindical, que impulsaba grupos parapoliciales que asesinaban activistas. “Sin que todavía haya sonado el escarmiento” vociferaba el viejo caudillo desde la Casa Rosada, dándole aire a las patotas criminales. Una semana después caería asesinado de un escopetazo el “Indio” Fernández, metalúrgico del PST, en la zona norte del GBA. El 11 de mayo asesinan al cura villero Carlos Mugica. El 29 una banda de las 3A (Alianza Anticomunista Argentina) asalta el local del PST de Pacheco y asesina a 3 compañeros.

El 1° de julio muere Perón y asume Isabel. Se profundiza el giro derechista. El 31 de julio asesinan al diputado Ortega Peña, abogado de presos políticos y crítico de la derechización del gobierno. En agosto el SMATA de José Rodríguez expulsa a toda la conducción de la combativa seccional Córdoba. Le quitan la personería a la Federación Gráfica Bonaerense, dirigida por Raimundo Ongaro que caerá preso en octubre.

En setiembre, el mismo mes en que Montoneros pasa a la clandestinidad, se aprueba la ley 20.840 de seguridad nacional, más conocida como “ley antisubversiva”. Fue utilizada para legitimar innumerables detenciones, el cierre arbitrario de medios de prensa, la demonizacion de los conflictos y la persecución de la militancia de izquierda.

El Artículo 5° violaba el derecho de huelga ya que condenaba con penas de prisión a toda aquel que desconociera la declaración de ilegalidad de un conflicto.
La Ley autorizaba la expulsión de extranjeros. ¡Hoy sería el sueño de Cristina y Berni!
Ese mes de setiembre cae asesinado por las 3A Alfredo Curuchet, abogado del clasismo cordobés, y el Dr. Silvio Frondizi, marxista. Dos históricos peronistas combativos son acribillados por las bandas fascistas, Atilio López ex gobernador de Córdoba, y Julio Troxler, sobreviviente de los fusilamientos de Jose León Suarez de 1956.

En octubre allanan Luz y Fuerza Córdoba y detienen a varios dirigentes. Tosco logra escapar (moriría en la clandestinidad en 1975), pero el sindicato queda intervenido. Ese mismo mes intervienen la provincia de Santa Cruz y destituyen al gobernador Cepernic del ala progresista del peronismo.

El 1° de noviembre un comando montonero ejecuta a Alberto Villar, el jefe de la Policía Federal y de las 3A, los fachos responden con el asesinato de 3 compañeros del PST (ver recuadro). En este escenario, el 6 de noviembre de 1974 Isabel Perón decreta el estado de sitio. Se podía allanar sin orden judicial, prohibir manifestaciones; en fin, se suspendían las garantías constitucionales. Era un salto en la represión institucional. El estado de sitio se mantuvo hasta el fin del gobierno peronista y se continuó bajo la dictadura genocida. Hubo unos 3000 presos políticos.

Conclusiones

El peronismo, junto a la oposición, avalaría todas estas restricciones democráticas. La UCR y otros partidos patronales se opondrían solo de palabra a los crímenes de las AAA. Es que la represión institucional y la ilegal le servían a las patronales y al imperialismo que ya había impuesto duras dictaduras en Uruguay y en Chile. Sin embargo, la clase obrera de nuestro país no estaba derrotada. Lo demostraría en las jornadas de junio y julio de 1975, derrotando el Plan Rodrigo y abriendo una crisis terminal del gobierno de Isabel.

El régimen democrático burgués, desbordado por la masa obrera y jaqueado por una crisis política y de la económica internacional, le abre la puerta a los militares y su dictadura genocida.

Temas Relacionados: Historia









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota