Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
19 de mayo de 2019

La Verdad Obrera N° 356

CONTACTO laverdadobrera@pts.com.ar

UN COMENTARIO SOBRE LA MUESTRA EN EL MALBA (Nota exclusiva en internet)

Andy Warhol: “Mr. (consumo) masivo”

17 Dec 2009   |   comentarios

Si el objetivo de las vanguardias históricas en las primeras décadas del siglo XX fue el de “unir arte y vida” (sintetizando a Marx: “Cambiar el mundo” y a Rimbaud: “Cambiar la vida”), podríamos decir entonces que, el sistema capitalista, debido a su fortaleza (relativa) para evitar y/o contener la revolución social desde la segunda posguerra, llevó adelante esta unión... pero a su manera.

Un laberinto de arte, consumo e ideología

Porque la muestra “Mr. América” –que se exhibe en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires desde fines de octubre hasta febrero de 2010-, es una antología de la producción artística de Andy Warhol (1928-1987) que permite apreciar cuánto de anticipatorio tuvieron las iniciativas y “simbiosis” logradas por este artista plástico y cineasta entre el arte y los objetos de consumo masivo. La imbricación que hace el sistema capitalista entre las formas del arte como atractivo “envoltorio” para los productos se patentiza en la legión de cineastas, “creativos publicitarios” y artistas varios (como los músicos) que trabajan para las agencias hoy, demuestran que Warhol se anticipó o hizo explícitas muchas tendencias que recién comenzaban a darse en el mercado con el llamado “boom de la posguerra”. Esta es una de las líneas de lectura que se puede hacer viendo algunas obras de Warhol: desde la conocida sopa Campbell’s hasta las serigrafías de las “estrellas de Hollywood”, como Marlon Brando y Marilyn Monroe, producidas “en masa”.

Otra, podría pasar por cómo se ve “la otra cara” del “sueño americano” (o american way of life): porque las serigrafías de una silla eléctrica, o los titulares de mortales accidentes automovilísticos muestran mucho más que la superficie del “plateado glamour” de la fama.

Una “tercera línea de visión” –anticipatoria también- la podríamos pensar desde su conocida frase “En el futuro todos tendrán sus quince minutos de fama”: hoy la TV –en todo el mundo- da no sólo esos quince minutos sino que, en una verdadera hipostasía de personajes, “modos de vida” e ideología que se propaga constantemente a las audiencias masivas, se pretende “ejemplificar” y proponer “modelos a imitar”. Warhol también lo mostró al señalar los “perfiles” y características de las “celebridades” de entonces.

Origen social, “disfraces” y géneros

La original unión que hizo este (¿el máximo?) exponente del arte pop, desde sus orígenes humildes (una familia obrera que consumía las sopas luego seriadas) incluyó alusiones a sus preferencias sexuales y a las innovaciones tecnológicas (como las grabaciones de audio o video). Toda una cultura hoy masificada, practicada, mundialmente (y potenciada a través de las “redes electrónicas”).

Fotos “instantáneas” lo muestran “jugando” a travestirse; se puede pensar que, aunque no explícitamente, Warhol estaba dando a conocer, a través del arte, tendencias sociales, deseos y derechos homosexuales, reprimidos por el establishment del arte y la cultura machista impuesta. Pero todo de manera “inocente”, casi sin quererlo. Como cuando escribió en su libro Mi filosofía de A a B y de B a A acerca de cómo la pintura bien dispuesta hace a la belleza de un cuadro; pero cómo no entendía “por qué se maquillan las mujeres. Se te queda en los labios y resulta muy pesado. La pintura de los labios y el maquillaje y los polvos y las sombras. Y las joyas. Todo eso es muy pesado” (sin embargo agreguemos que Warhol nunca fue un “defensor de derechos”. Y menos de las mujeres. Baste recordar el disparó que sufrió por parte de la feminista Valerie Solanas –muy discutiblemente retratada en el film I Shot Andy Warhol- o las referencias al feminismo en sus Diarios como una “porquería” cualquiera).


Nixon, Mao y Lenin son algunos de los personajes políticos que también se pueden apreciar en esta muestra retrospectiva, la primera en “superar” las anteriores dos que se hicieron en nuestro país (la de 2005 en el centro Cultural Borges, y la de 2004 en el MALBA, con las “motion pictures”).
Curada por el joven canadiense Philip Larratt-Smith, esta muestra vino desde el Warhol Museum (Pittsburgh); pasó por Bogotá (Colombia) e irá a San Pablo (Brasil) luego de su paso por Argentina (también, se había contemplado su estadía en Cuba, como parte de la política de “gestos” en pos de “distensión” y “acercamiento”entre Estados Unidos y la isla).

Temas Relacionados: Cultura









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota