logo PTS

NACIONAL

Asambleas y plan de lucha para pelear por salario

La situación del salario ha abierto un malestar en los lugares de trabajo. Las conducciones gremiales no convocan ninguna medida contundente ni unificada. Ante la marcha de la CTA opositora y la reapertura de paritarias en telefónicos, entrevistamos a Carlos Artacho (delegado de FOETRA) y Ana Laura Lastra (delegada del Indec).

Asambleas y plan de lucha para pelear por salario
20 de noviembre 2014

¿En telefónicos se reabre la paritaria salarial?

CA: Sí, y es una muestra del descontento existente no sólo entre los telefónicos, sino de lo que pasa en muchos gremios, donde lo conseguido en paritarias ya estaba retrasado, y con el correr del año se hizo evidente que el salario no alcanza.

Por eso hay gremios que salieron al paro, como docentes o bancarios, y varias provincias anunciaron el pago de un bono de fin de año. En nuestro caso, a mitad de año habíamos rechazado el preacuerdo impulsado por la dirección kirchnerista de FOETRA, que desconoció la voluntad mayoritaria de la asamblea general. Por eso esta reapertura es un triunfo de las asambleas y de la lucha que dimos este año todos los telefónicos y un reconocimiento del mal acuerdo firmado por la dirección del gremio.

¿Cómo es la situación en los lugares de trabajo?

CA: Hay bronca en la base porque la inflación se come el salario. Se vió en los mandatos que llevaban al plenario los delegados de los edificios donde se hicieron asambleas, y pedían un bono para fin de año de $5.000 y la reapertura de paritarias. Los delegados oficialistas que no hacen asambleas están teniendo problemas con su propia base que rechaza los acuerdos salariales de la conducción.

Fui uno de los pocos oradores del plenario que casi no tuvo debate. Además del mandato del edificio Costanera de Telecom, planteé que la clave ahora es que esta reapertura de paritarias sea discutida con la base, realizando asambleas en todos los edificios de Telecom, Telefónica, Personal, Movistar, Nextel, donde se discuta y vote qué monto reclamar y qué plan de lucha habrá que llevar a cabo para lograr el reclamo. Y además tener en cuenta a los compañeros de celulares y tercerizados, que siempre quedan por fuera de estos acuerdos.

Estamos en estado de alerta en el caso de tener que realizar paros o movilizaciones.

La CTA Micheli realiza una acción el jueves 20

ALL: sí, la directiva de la CTA Autónoma, conducida por Pablo Micheli, convoca a un paro y movilización por un bono de fin de año de $4.000 y otras demandas. Nosotros desde la Agrupación Marrón Clasista y los docentes de la Corriente 9 de Abril vamos a tomar este paro y marcha. Hemos planteado la necesidad de que se convoquen asambleas en todos los sindicatos que conforman la CTA para que la jornada sea contundente, exigiendo un plan de lucha.

Los sindicatos estatales kirchneristas hablan del bono pero no llaman a ninguna medida. Lamentablemente Micheli convocó la jornada por televisión, sin plenario de delegados, sin que la base de los gremios pueda decidir. Y su aliado, Moyano, no convoca a ninguna medida como fueran los grandes paros nacionales del 20N o el 10A. Por esto no tendrá la contundencia que necesitamos.

Pero no es solamente una cuestión democrática, ya que para lograr una medida contundente las bases tienen que ser protagonistas. El problema también es que las jornadas de lucha terminan siendo simples actos, donde muchas veces se le da la espalda a las luchas actuales.

¿Uds que plantean?

Nosotros vemos que el gobierno nacional viene negando el bono de fin de año y la reapertura de paritarias y en la Cámara de Diputados el oficialismo se niega a tratar un bono de fin de año, como planteó Nicolás del Caño del PTS-FIT junto a los demás diputados del Frente de Izquierda.

En las empresas privadas sólo algunos gremios con poder de negociación obtienen algunas concesiones, pero el conjunto de la clase trabajadora necesita una recomposición de salario, así como el fin de los despidos y otros reclamos pendientes.

Por todo esto, creemos que este 20 de Noviembre y en cada oportunidad que se nos presente, debemos levantar un pliego de reivindicaciones común.

Un pliego que junto al pedido del bono de fin de año de $4.000 y la reapertura de las paritarias, pelee por un salario igual a la canasta familiar actualizado por la inflación real. Que exija el fin de los despidos y suspensiones, apoyando las luchas por reincorporaciones. Que plantee que toda fabrica que cierre o despida masivamente, hay que ocuparla, ponerla a producir y exigir la nacionalización bajo gestión obrera.

Debemos sumar el reclamo de pase a planta de todos los contratados, precarizados y tercerizados. Y rechazar la criminalización de la protesta, exigiendo la absolución de los trabajadores de ATE Santa Cruz y el desprocesamiento de los más de 5.000 luchadores procesados. También el fin del impuesto al salario para la cuarta categoría y el 82% móvil para los jubilados, para lo que hay que dejar de pagar la deuda externa.

Pero para conseguir esto no alcanza con una medida aislada y un acto en Plaza de Mayo. Con los sectores combativos tenemos que sumar fuerzas para exigir a todas las centrales un paro activo de 36 horas, con asambleas en los lugares de trabajo, para pelear por estos y todos los reclamos del pueblo trabajador.

Esta es la pelea que tenemos por delante los sectores combativos.

Temas relacionados: