logo PTS

INTERNACIONAL

Brasil: La "reunión internacionalista" del PO terminó en un coloquio en la USP

En el último Congreso del PO se había anunciado, ante la "impasse" de la CRCI, la celebración de una reunión en Brasil con la "presencia de militantes de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay" para "organizar, en el ámbito latinoamericano, el debate de "la izquierda revolucionaria hacia la unidad política y de acción, frente a la crisis mundial y a sus repercusiones en América Latina".

Simone Ishibashi

20 de septiembre 2012

Durante los días 11, 12 y 13 de setiembre se desarrolló en la USP el Coloquio “La Izquierda en América Latina: Historia, Presente y Perspectivas”. El ciclo de debates reunió a los principales nombres de la intelectualidad marxista académica, además de algunos de la izquierda, para discutir los más variados temas relacionados a aquello que dio nombre al evento. Se trató de una iniciativa impulsada por el profesor del Departamento de Historia ligado al Partido Obrero, y radicado en Brasil hace algunas décadas, Osvaldo Coggiola, y de otros profesores de la USP, como Lincoln Secco y Jorge Grespan.

Este ciclo de debates contó con una amplia presencia de público. Esa es una confirmación de la continuidad de un fenómeno ideológico que se caracteriza por un interés renovado en relación a la teoría marxista y, en este caso, a los debates políticos que envuelven a la izquierda. Al tener como uno de los principales organizadores a un miembro del PO, que busca con eso estrechar los lazos con la intelectualidad marxista en el país, en un intento de compensar la bancarrota de la CRCI (su organización internacional), este Coloquio fue más político que los organizados por el marxismo académico. En lo que se refiere a los debates internacionales, se discutieron también una serie de temas, como la cuestión del bolivarianismo y del capitalismo andino; la situación de Cuba hoy, y la crisis capitalista mundial y sus desdoblamientos para la izquierda latinoamericana, además de una mesa dedicada al FIT de Argentina y al balance de los frentes de izquierda en Brasil. También se abrió un espacio para debates sobre la reorganización de los trabajadores y de la izquierda frente al PT; qué orientación deben tener las organizaciones sindicales como Conlutas, además del balance de las huelgas de las universidades y los trabajadores federales.

Justamente por este carácter es que, a pesar de saludar como positiva la iniciativa de llevar estas discusiones al interior de la mayor universidad del país, criticamos en algunas de nuestras intervenciones la organización del evento por no incluir a los miembros del SINTUSP, que están siendo procesados por haber luchado por la unidad de las filas obreras al defender a los trabajadores tercerizados. Y eso, mientras se otorgaba un amplio espacio para intelectuales y representantes del PT, que hicieron uso de la palabra en diversos debates contra el capitalismo, sin considerar el mero “detalle” que son el partido de gobierno, además de miembros del eterno stalinismo en crisis, el PCB. Entendemos que este Coloquio debería servir para, más allá de discutir temas amplios del marxismo y la izquierda, ser una plataforma para articular campañas en defensa de los sectores que luchan y que están siendo amenazados en el interior de la propia universidad y fuera de ella, como producto del endurecimiento del gobierno de Dilma en relación al movimiento obrero. Y también para expresar el ala izquierda revolucionaria latinoamericana. En este sentido, nos pareció también que la ausencia del PTS en la composición de las mesas fue igualmente una debilidad.

En medio de la infinidad de mesas de discusión, se destacaran dos. Una fue en la que participó Jorge Altamira, referida a la crisis capitalista, dividiéndola con Valter Pomar, un dirigente nacional del PT, y Plininho de Arruda Sampaio, miembro del PSOL. Altamira planteó las principales definiciones sobre lo que significa la época imperialista para Lenin, resaltando que las consecuencias políticas que se abren cuestionan nuevamente la tesis del ultra imperialismo de Kautsky, como se ve en las tensiones entre los países de la Unión Europea. Señaló que la restauración del capitalismo en China abrió una nueva contradicción al acelerar la crisis con la deuda pública de los EE.UU.

Pero, el debate más importante de esta mesa se desarrolló entre Plininho de Arruda, pues este intervino contra Valter Pomar por continuar en el PT, lo que fue la discusión real de la mesa. En suma, Valter Pomar defendió al ALBA, y dijo que la izquierda es más fuerte en América Latina, lo que hace que se tenga que discutir qué espacios ocupar y con qué política. Además de la crítica a Pomar, Plininho defendió la “construcción de una fuerza política capaz de enfrentar el poder global”, denunció al gobierno de Dilma diciendo que hace “mucho Estado para defender el capital y poco para las políticas públicas”. A pesar del contenido de la intervención de Plininho, haber sido dudoso o suficiente para agradar también a los bolivarianos de distintos matices, su polarización con Pomar por la participación de este en el PT, algo raro en los espacios académicos, terminó dando la impresión al plenario de que este sería más a la izquierda.

El auditorio no podía intervenir oralmente, teniendo que enviar sus preguntas escritas a la mesa, en una reproducción de la dinámica académica más jerárquica. Pero, aún así, Altamira tuvo que responder a una pregunta enviada por una compañera de la LER-QI que criticaba el apoyo del PO a Syryza. En su respuesta básicamente igualó la política de apoyar a Syriza con la participación del FIT en el acto convocado por Moyano, con el argumento de que de la misma manera que en Argentina había que acompañar a la clase trabajadora que se manifestaba contra el gobierno sin mezclar eso con el apoyo a la política burocrática, en Grecia hay que “acompañar la ruptura da la clase trabajadora con el PASOK”, y poner en pie comités en los lugares de trabajo para llamar a la conformación de un gobierno de la izquierda con Syriza al frente. No respondió la cuestión de qué es Syriza como fenómeno superestructural y electoral, sin ninguna relación orgánica con la clase trabajadora, lo que solo eso ya torna la analogía con la participación de los actos convocados por Moyano fuera de lugar, además de la tergiversación de la política del gobierno obrero y campesino.

Además hubo una importante mesa sobre el Frente de Izquierda en Brasil y en Argentina, en la que estuvieron Valerio Arcary del PSTU, Babá de la CST (UIT) y Pablo Rieznik (PO). En este debate, Rieznik hizo una intervención dando peso al proyecto de avanzar en la unidad de la izquierda, citando ejemplos como Syriza. Arcary intervino diciendo que el programa define, pero a veces la relación de fuerzas empuja a los revolucionarios a hacer determinados frentes. Dio una visión crítica del frente de izquierda en Brasil en 2006, diciendo que a pesar de ser iguales, era cualitativamente diferente del FIT porque esta se dio entre partidos revolucionarios. Además reivindicó a Syriza. Desde la LER-QI intervenimos mostrando la importancia de la actuación del PTS en el FIT, y discutiendo sobre la actuación del movimiento obrero, hablando sobre la cuestión de las tácticas electorales y sindicales ligadas a la estrategia, expresando una posición crítica sobre las alianzas del PSTU en Belén, con el PCdoB, un partido que integra el gobierno nacional.

Gilson Dantas, miembro de la LER-QI y del consejo editorial de la revista Contra Corriente, participó de una mesa sobre Marxismo y Ecología. Sin embargo, no se restringió al tema y desarrolló en su intervención la discusión sobre el carácter estratégico del pensamiento de León Trotsky, como el marxismo revolucionario del siglo XXI. Además de eso, fue ampliamente divulgado el ciclo público de debates “¿Por qué Trotsky? que la LER-QI promoverá a partir de octubre y fue lanzada la revista Contra Corriente dedicada a debatir la represión de ayer y hoy.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: