logo PTS

Actualidad

Cristina recibe el espaldarazo de Bush y Calderón

Los medios señalan que Cristina Fernández de Kirchner encabezará la continuidad del “proyecto kirchnerista” en las elecciones de octubre. De hecho, Cristina oficia como jefa de Estado de las relaciones internacionales en los viajes a distintos países, particularmente EE.UU. y México, donde fue respaldada como próxima presidente bajo el consentimiento de notables grupos de poder.

Miguel Raider

10 de mayo 2007

Derechos humanos

El viernes 4, Cristina llegó a EE.UU. y asistió a la cena anual del Comité Judío Américano. Cristina aseguró el compromiso del gobierno con la causa AMIA y la lucha por los derechos humanos, en tanto descalificó las declaraciones de Luis D’Elia afirmando la responsabilidad de la derecha sionista en el atentado de la mutual judía. Cristina fue ovacionada de aplausos. Cabe recordar que en septiembre de 2006, mientras Kirchner tocaba la campanita en la bolsa de Wall Street, Cristina se había reunido con el Comité Judío Americano y se comprometió a promover la causa AMIA. Semanas más tarde, el fiscal Nisman y el juez Canicoba Corral emitieron un pedido a INTERPOL para librar orden de captura contra 5 ex funcionarios iraníes, acusados como responsables de la masacre. Personalidades oficialistas como Horacio Verbitsky y Miguel Bonnaso reconocen que el dictamen de Nisman es un mamarracho sin pruebas, elaborado sobre la base de la documentación del ex juez Galeano (separado de la causa por sobornar con 400.000 dólares al vendedor de autos robados Carlos Telleldín para ejercer falso testimonio), responsable del encubrimiento de la causa AMIA junto al gobierno de Menem, la SIDE, el Departamento de Estado norteamericano, la Embajada de Israel y el dirigente de la DAIA Rubén Beraja. El gobierno “progresista” utiliza el dolor de los familiares de las víctimas del atentado para demonizar a Irán, y le presta un gran servicio al imperialismo norteamericano y al Estado de Israel, que intentan revertir su crisis de hegemonía en Medio Oriente tras el empantanamiento en Irak, el fracaso militar en la guerra de Líbano (en Tel Aviv masivas movilizaciones exigen la renuncia del primer ministro Olmert) y la emergencia de Irán como potencia regional. Encima, poco después, Kirchner envió al Congreso un proyecto de ley antiterrorista y paso seguido adhirió a la “Iniciativa Global para combatir el Terrorismo Nuclear”, una política lanzada por el G7 para hostigar a Irán y su derecho soberano a producir energía nuclear. Como broche, el 24 de marzo Cristina fue la oradora principal del 40° aniversario de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, contrariando así los intereses del gobierno de Chavez, asociado política y económicamente con Irán. Cómo no habría de estar satisfecho ese Comité, el poderoso lobby financiero vinculado a los sectores más neoconservadores que alimentan expectativas en una nueva cruzada contra Irán. Con razón los funcionarios de Bush bendijeron la candidatura de la “pinguina”.

Negocios

En México Cristina se reunió con el presidente Félipe Calderón y sostuvo la necesidad de establecer una “asociación estratégica” entre ambos países sobre las bases de un “modelo de sustentabilidad social y legitimidad institucional”. Esas palabras fueron música: Calderón lleva la marca de la ilegitimidad del fraude electoral escandaloso con el que asumió la primera magistratura, arrebatándole la victoria al candidato del PRD Manuel López Obrador, tras la represión desatada contra la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, el organismo comunal de lucha de los docentes y los trabajadores oaxaqueños. Resulta extraña la “asociación estratégica” con el gobierno de Calderón, quien promueve la profundización de “relaciones carnales” con EE.UU. con tratados como el NAFTA que provocaron la miseria de los pequeños productores y los campesinos, y hoy se propone privatizar la seguridad social como “modelo de sustentabilidad social”.

Párrafo aparte merece el encuentro con Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo. El líder de Telmex, el monopolio de las telecomunicaciones que acaba de fusionarse con el monopolio norteamericano ATT, se dispone a desembarcar en nuestro país para vender celulares en un mercado que creció un 50% en 2006, con estimaciones de un incremento de 23% para 2007. Slim quedó encantado con la “seguridad jurídica” ofrecida por la dama para explotar a los trabajadores en cientos de call centers flexibilizados. Evidentemente, los viajes a EE.UU. y México dan la pauta de la futura gestión “progresista” de Cristina.

Temas relacionados: