logo PTS

DEBATES

Delicada situación del PO en Zona Norte

Prensa Obrera publicó una nota titulada “Delicada situación en Kraft”, refiriéndose al encuentro convocado por la Comisión Interna de Kraft donde dice que la situación es "dramática".

Lorena Gentile

11 de julio 2013

Prensa Obrera publicó una nota titulada “Delicada situación en Kraft”, refiriéndose al encuentro convocado por la Comisión Interna de Kraft donde dice que la situación es "dramática".

Lo verdaderamente dramático de ese encuentro fue la intervención del estudiante ex presidente de la FUBA, Juan Pablo Rodríguez, que mostró ser un tanto suelto de palabra. El compañero, en nombre del PO, hizo un discurso para enseñarnos a todos los presentes “cómo se desarrolla una construcción clasista” y nos explicó que si seguíamos haciendo encuentros como ese cometeríamos "un grave error".
Juramos que en algún momento trataremos de seguir sus consejos. Ahora solo estamos dando una lucha ofensiva (no dramática), como lo hicieron nuestros compañeros de PepsiCo, Donnelley y Lear que lograron la efectivización de los contratados. Para eso se llamó al Encuentro en primer lugar.

Esas peleas intentan sentar una nueva tradición en el movimiento obrero, aunque no sean tan arriesgadas como moverse entre fotocopiadoras y bares universitarios.
La nota del PO, además de omitir que el plenario comenzó con la noticia “dramática” de que en Kraft se logró reinstalar a otro despedido del 2009 y que los propios contratados habían logrado una prórroga de dos meses en sus contratos y mejoraron su situación en la lucha por la efectivización, habla de retiros voluntarios masivos que nunca existieron y de asambleas para aceptar un 24% en paritarias que nunca se realizaron.

Pero lo más fantástico de todo, es que la nota dice que el encuentro convocado fue un fracaso por la ausencia de obreros.

Si Juan Pablo no se hubiera distraído estudiando el mapa de la zona norte para ver donde quedaban las 30 fábricas presentes, habría podido escuchar las decenas de intervenciones de trabajadores que, sin ser delegados ni dirigentes, tomaron la palabra.

Escuchar a los obreros y obreras de Kromberg, de Autobat, o los propios contratados de Kraft, le hubiera aportado.

Allí aspiraban a coordinar obreros de 30 fábricas, intercambiaban experiencias, pensaban juntos cómo defenderse de los ataques, se solidarizaban entre sí y se comprometían a llevar adelante la consigna ceramista de "si nos tocan a uno nos tocan a todos". Decenas y decenas de obreras y obreros.

Pocos días después las obreras de Kromberg convocaban con este espíritu a un festival para juntar plata para su fondo de huelga y allí, entre los más de 300 asistentes, se encontraron los compañeros de Unilever, de WorldColor, de Donnelley, de Procter, de Kraft y Raúl Godoy de Zanon. La coordinación obrera empieza por lo más elemental que es la solidaridad de clase frente a un enemigo común. En el desarrollo de esa forma de organización democrática y abierta a la base y a los activistas obreros, está la fuerza que en el futuro hará saltar por el aire a la explotación capitalista. Hay que ser un poco "charlador" para ir a un lugar semejante y sacar las conclusiones de Juan Pablo, que acostumbrado a contar apuntes se le pasaron por alto los obreros y las perspectivas y potencialidad que tendrá el desarrollo de este tipo de organismos.

Al leer la nota descubrimos un enojo porque en la mesa del encuentro estuvieron representados grupos más pequeños que el PO. Nosotros no tenemos la culpa de que el PO no cuente con un solo militante en las fábricas de la zona norte. En la nota también se nos acusa de divisionistas, obviando que los compañeros de Kraft somos parte de la convocatoria hecha por los compañeros del SUTNA. Ellos nos plantearon que su intención es centrarse en una campaña nacional contra el impuesto al salario y nosotros lo hemos aceptado aunque nos hubiera gustado que sea más amplia. Si fuese posible hacer una reunión única donde puedan discutirse tanto esa campaña como las luchas de Kraft, Kromberg, Impresores o Autobat, estaríamos muy contentos de hacerlo. Si no lo fuera, lo haríamos por separado pero coordinando las fechas para que sean dos convocatorias complementarias.
Como se ve, acá no hay ninguna división ni tampoco ningún drama. ¿Entonces, dónde está el problema?

Por más que Juan Pablo hable en nombre de la “combativa interna de los perfumistas” (¿?), o de agrupaciones inexistentes como la “Agrupación Naranja Mecánica del SMATA", o de la llamada “Coordinadora Sindical Clasista", el único drama es que el PO en Norte es un pequeño núcleo de estudiantes.

Temas relacionados: