Partido de los Trabajadores Socialistas

Buenos Aires
13 de julio de 2020

La Verdad Obrera N° 559

CONTACTO [email protected]

El Navarrazo: A 40 años del golpe de Perón

27 Feb 2014 | “En estos momentos, lo que hay en Córdoba, ustedes saben, es un foco de infección” Juan Domingo Perón, 20/02/74   |   comentarios

Hace 40 años se producía el golpe policial conocido como Navarrazo. El jefe de policía provincial, Antonio Navarro, deponía al gobernador Obregón Cano y su vice Atilio López, cercanos a la izquierda peronista.

Simultáneamente, policías y comandos civiles armados por la derecha peronista y la burocracia sindical de las 62 Organizaciones Peronistas, patrullaban las calles de la ciudad, atacaban locales sindicales y aterrorizaban a la población.

Pablo Bonavena relata: “la policía ocupa dos radios de la ciudad y sabotea otras dos, dejándolas fuera de servicio. Emite además un comunicado informando que Obregón Cano había sido detenido en el mismo momento en que estaba proveyendo de armas a civiles de “conocida militancia marxista”1.

Por la mañana, las 62 Organizaciones declaran un paro en apoyo a la sublevación. Por la tarde celebran su “Congreso normalizador” con la presencia de Otero, ministro de Trabajo de la Nación. De la “nueva” CGT se excluye a todos los gremios no alineados con el gobierno nacional.

Por la noche, Marco Agodino, presidente de la Cámara de Diputados, es proclamado gobernador interino. Dos días después Perón firma el proyecto de intervención federal. La renuncia de Obregón Cano y López -una completa formalidad- cerrará este capítulo y abrirá el de las intervenciones y la persecución brutal al movimiento obrero.

El porqué del Navarrazo

El retorno de Perón a la Argentina tuvo por finalidad desactivar el enorme ascenso revolucionario que se había abierto a partir del Cordobazo. Esto implicaba una política contrarrevolucionaria hacia la vanguardia combativa y antiburocrática en el movimiento obrero. De esa necesidad surgió el accionar de la Triple A y los llamados de Perón a luchar contra la “infiltración marxista”.

En Córdoba se concentraba una fuerte vanguardia antiburocrática, expresada en organizaciones como Luz y Fuerza, dirigido por Tosco, el SMATA de Salamanca y la UTA, dirigida en ese momento por Tapia. Esos sindicatos, que habían tenido protagonismo en el Cordobazo, contaban con enorme influencia en el conjunto de la población obrera y popular. Liquidarla fue uno de los objetivos centrales del Navarrazo y las posteriores intervenciones2.

La ausencia de reacción popular

El Descamisado -periódico de Montoneros- afirmará que “el pueblo no salió a la calle porque no es estúpido, cualquier movilización hubiera sido una masacre”3. Tosco dirá que “hay una relación de fuerzas básica que está dada por el teniente coronel Navarro y su policía con las armas en la mano. Centenares de fascistas armados y entrenados”4. En la ciudad del Cordobazo y el Viborazo, Navarro había triunfado casi sin lucha.

Tosco, Salamanca y las organizaciones guerrilleras fueron impotentes ante el golpe, a pesar de que los ataques armados contra la vanguardia obrera eran una postal diaria5. Ni Montoneros ni el PRT-ERP tuvieron una política para armar a la vanguardia obrera en función de enfrentar a los comandos civiles y las fuerzas policiales en las calles, poniendo en evidencia la impotencia de su estrategia de guerra de aparatos contra las fuerzas represivas que sostuvieron a lo largo del período.

Tosco y Salamanca apostaron, hasta el momento del golpe, a que Obregón Cano llamara a los trabajadores a movilizarse contra la derecha. Política impotente ya que el gobernador nunca estuvo dispuesto a desafiar a Perón.

Una respuesta militar de la vanguardia obrera podría haber arrastrado a sectores de masas y derrotado el golpe, lo opuesto a la afirmación de Montoneros de que hubiera sido “una masacre”. En el Cordobazo, las masas en las calles habían derrotado a las fuerzas policiales a pesar de los asesinatos cometidos por éstas. Esa experiencia existía en las masas.

Pero ese objetivo militar implicaba, en el terreno político, una clara denuncia del rol que cumplía Perón como responsable de la represión. Ni Montoneros, ni Tosco o Salamanca lo hicieron. Durante los meses previos, e incluso después, llamaron a la ambigua “defensa del gobierno popular” contra la derecha. Esto sembró confusión entre la vanguardia obrera y las masas en general, impidiendo prepararse para acciones contrarrevolucionarias a gran escala como el Navarrazo.

1 Lucha de clases, guerra civil y genocidio en Argentina. Pág. 224

2 Durante el período de Lacabanne se atacó abiertamente a Luz y Fuerza y SMATA. Este último fue intervenido por la directiva nacional del gremio.

3 El Descamisado N°42. Marzo de 1973.

4 Entrevista a Tosco en La Voz del Interior. En Textos Reunidos, tomo II. Editorial UNC.

5 En octubre, un comunicado de Luz y Fuerza denunciaba “los atentados a las organizaciones sindicales combativas, a otros locales e instituciones (…) el criminal ametrallamiento de una asamblea de trabajadores de la construcción” que buscan “crear un clima de intimidación y terror”. Agustín Tosco. Textos reunidos II. Pág. 237.









moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Este formulario acepta atajos SPIP [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> código HTML <q> <del> <ins>. Para separar párrafos, simplemente deje líneas vacías.

  • No hay comentarios a esta nota