logo PTS

NACIONAL

LEY DE MEDIOS

El gobierno sigue a los saltums

La Ley de Medios bucea en una maraña judicial. Cada novedad salida de los tribunales en las últimas semanas convirtió los “cantos de sirena” kirchneristas acerca del fin de Clarín en roncos lamentos.

Daniel Satur

20 de diciembre 2012

La Ley de Medios bucea en una maraña judicial. Cada novedad salida de los tribunales en las últimas semanas convirtió los “cantos de sirena” kirchneristas acerca del fin de Clarín en roncos lamentos. El 7D, día que la liturgia k anunció como histórico, donde le asestarían un duro golpe a la Corpo, terminó siendo un triste manchón en el almanaque.

Pero como el gobierno insiste en hacernos creer que su pelea contra Clarín es “la madre de todas las batallas”, pone todo su arsenal en pos de cobrárselas a Noble y Magnetto. Por eso, tras semanas de idas y vueltas en los juzgados, finalmente este miércoles el ministro de Justicia, el menemoduhaldista Alak, logró presentar un pedido de per saltum ante la Corte Suprema solicitándole que falle, al mismo tiempo, sobre la constitucionalidad de la ley y sobre la vigencia de la medida cautelar que beneficia a Clarín.

Si la Corte acepta el pedido del Ejecutivo (puede rechazarlo si considera que no está en juego nada “grave” institucionalmente) deberá dictar un fallo definitivo sobre el asunto. 

Por ahora nadie arriesga nada respecto de qué podrán decir los siete jueces del “máximo tribunal”. Por un lado, porque ya demostraron en fallos anteriores sobre el caso que no están dispuestos a perjudicar demasiado ni a Clarín ni al gobierno. Y por otro, porque individualmente las y los “supremos”, obligados a definir la partida, parecen estar divididos. Probablemente la resolución no llegue antes de fin de año. Mientras tanto, Clarín parece estar convencido de que su objetivo de ganar tiempo de cara a la sucesión de 2015 está cerca de cumplirse.
En medio del ajetreo judicial, la Corte organizó un brindis de fin de año con periodistas y empresarios de medios. Fue el martes 18 y acudieron al lujoso salón de Tribunales representantes tanto de los medios k como de la Corpo. Entre champagne del caro y discursos de ocasión, la crema mediática argentina dejó por un rato de lado sus rencillas capitalistas y posaron para la foto junto a Lorenzetti, Argibay, Highton de Nolazco y Maqueda. Toda una demostración de la estrecha relación que hay entre las diversas “corpos”, más allá de las disputas coyunturales.

Las joditas de “Sannatella”
Quien parece estar siempre en el lugar incorrecto y en el momento equivocado es el titular de la AFSCA, Martín Sabbatella. Excitado porque el juez Alfonso había sentenciado el viernes que los artículos 45 y 161 son constitucionales, el lunes a primera hora entró a la sede del Grupo Clarín a anunciar que daba comienzo al proceso de adecuación “de oficio”, mediante el cual el Estado obligaría a Clarín a desprenderse de varios medios. Para hacer más ruidosa la visita, Sabbatella convocó a medios aliados para que lo filmaran y fotografiaran en plena acción. Durante un buen rato el “reality” consiguió atraer a la audiencia. Pero a las pocas horas los abogados de Magnetto se le rieron en la cara, informando que el mismo juez Alfonso aceptaba la apelación presentada por el grupo (con lo que la cautelar sigue vigente) volviendo todo a punto muerto.

A Sabbatella no se le terminaba de ir la bronca que recibió otro cachetazo. Y esta vez desde su propio bando. En una entrevista a una FM de Capital, Daniel Vila afirmó con naturalidad: “creo que la Ley de medios es una pésima ley, es de lo peor que he conocido”. Vila es nada menos que el dueño del Grupo Uno, propietario del cable Supercanal, de Radio La Red, América TV y los diarios Uno y La Capital, entre otros medios, y un aliado del gobierno. Es el mismo empresario que Sabbatella mostró como “modelo” cuando anunció el plan de adecuación presentado por el grupo, mediante el cual esa corporación quedaría subdividida entre socios y familiares. El mismo que recibe desde hace tiempo una jugosísima pauta oficial a cambio de un buen trato hacia el kirchnerismo. Con amigos así…

Piroteknia mojada
El año se termina y la “cadena nacional del desánimo” (como nombró CFK a Clarín hace un tiempo) sigue viva y coleando. Fracasada por ahora su cruzada, el gobierno se ve cada vez más obligado a sostener (con recursos millonarios) una enorme red de medios adictos, tanto estatales como de capitalistas amigos, en pos de encarar el año electoral con cierta capacidad para reproducir su ya famélico “relato”. A su vez necesita cada vez más que esa red cierre filas sobre sí misma y anule toda posibilidad de que se filtre el descontento popular que crece al calor de la inflación, los tarifazos, la precarización laboral y las pésimas condiciones en las que la clase trabajadora debe viajar, educarse y atender su salud. Pero la pelea contra Clarín entusiasma cada vez menos, incluso a los propios simpatizantes del kirchnerismo.

La pelea por una verdadera libertad de expresión para el pueblo trabajador está bien lejos de esas disputas mezquinas entre poderosos. Es una tarea que deberemos librar los trabajadores (empezando por los de los propios medios) en alianza con el resto de los sectores populares sobre los que pesa la más brutal censura de la comunicación capitalista. Una pelea, en definitiva, independiente de cualquier variante patronal.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: