logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

En Printpack-Barrier Solution los despedidos volvieron a sus puestos

El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. Fue después que sus compañeros llevaran a cabo un plan de lucha.

6 de noviembre 2014

El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. Fue después que sus compañeros llevaran a cabo un plan de lucha.

El día jueves 30 de octubre el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria por 10 días hábiles, en el conflicto surgido en la empresa Printpack-Barrier Solution a partir del despido sin causa de dos trabajadores una semana antes, por lo que el viernes los operarios volvieron a sus puestos de trabajo en medio del festejo y la alegría de sus compañeros.

Los trabajadores y su Comisión Interna rechazaron desde el inicio los despidos por considerarlos persecutorios y discriminatorios, al tratarse de dos referentes de la organización gremial del taller y se declararon en estado de asamblea permanente, iniciando un plan de lucha escalonado consistente en asambleas con paro de la producción y retención de tareas. Inmediatamente exigieron la presencia en la fábrica de la histórica Federación Gráfica Bonaerense (SFGB), sindicato al cual se encuentran afiliados.

Printpack - Barrier Solution es líder en impresión de packaging para la industria farmacéutica, contando entre sus clientes a los principales laboratorios del país: Bayer, Pfizer, Phoenix, Gador, Glaxo, Savant Pharm, Beta, Elea, Bernabó, Casasco, Ivax, Sanofi-Aventis, etcétera.

El delegado de la comisión interna, Roberto Leguizamón, manifestó que “el sindicato presento la denuncia correspondiente en el ministerio de trabajo el viernes y se hizo presente en el taller recién el lunes, cuatro días después de los despidos. Los compañeros le exigieron el apoyo hasta el final en el reclamo, cuestión que el sindicato se comprometió a hacer y viene avalando las asambleas y el plan de lucha que estamos llevando adelante, además de participar de las audiencias en el ministerio”.

Cristian Figueiras, otro de los delegados, contó que “al principio la empresa se mostraba dura y se negaba a abrir ningún tipo de negociación, pero con el correr de los días y al ver la fuerza y unidad de los trabajadores, se empezaron a poner nerviosos e intentaron debilitar el reclamo de reincorporación. Los gerentes Marcelo Benvenuti y Mariana Cabrera se han dedicado a hostigar al personal mediante amenazas de descuentos y sanciones, llevando una escribana al taller y filmando a quienes van a las asambleas con el objetivo de amedrentarlos. Nosotros denunciamos en el expediente estas prácticas persecutorias.”

Ninguna de estas amenazas sirvió, ya que el plan de lucha se mantuvo firme toda la semana y todos los sectores de taller, salvo una ínfima minoría, se plegaron al reclamo de reincorporación y por el cese de las prácticas persecutorias y anti-sindicales de la empresa. Figueiras agregó que “la unidad de los compañeros y la contundencia de las medidas fue tal, que la empresa se presentó a la audiencia aún cuando no había sido notificada. Sabía que no iba a poder quebrar el plan de lucha y que íbamos a profundizar las medidas”.

Los trabajadores también hicieron público el conflicto a través de un comunicado y recibieron el apoyo y la solidaridad de diversas organizaciones sindicales y políticas. Leguizamón detalló que “hemos contado desde el principio con el apoyo de los compañeros de MadyGraf -la ex Donnelley-, de Worldcolor y de otros talleres gráficos, comisiones internas y centros de estudiantes de la zona. La mayoría de los compañeros del taller se referencian en la Bordó, aunque la comisión interna representa a todos los sectores y compañeros. También contamos con el asesoramiento legal del compañero Agustín Comas del CEPRODH.”

“Al constatar la dureza del conflicto, el ministerio dictó rápidamente la conciliación obligatoria y a la empresa no le quedó otra que acatarla. Este es un primer triunfo de los trabajadores, que muestra que con la unidad y la fuerza de los compañeros a través de las asambleas se le puede parar la mano a la patronal y torcer sus decisiones supuestamente irreversibles. Hoy la moral y fuerza del taller es enorme, estamos en inmejorables condiciones para lograr la reincorporación definitiva de los compañeros despedidos”, agregó Leguizamón.

Por último Juan González, el tercer delegado de la fábrica, manifestó que “el lunes haremos asambleas a contraturno. Allí vamos a debatir entre todos los pasos a seguir, como hemos hecho siempre. Dado que no podemos tomar medidas dentro de la planta mientras dure la conciliación, vamos a sacar el conflicto a la calle, denunciando estos despidos que no son consecuencia de ninguna crisis ni problema económico que tenga la empresa. Está más que claro que son parte de una práctica anti-sindical, persecutoria y discriminatoria sistemática de la patronal, dirigida a debilitar y en lo posible disolver la organización gremial dentro del taller.”

“Pero no van a poder”, agrega Leguizamón. “La fuerza y unidad de los compañeros adentro, sumado al amplio apoyo con el que contamos afuera, nos da la fuerza suficiente para parar estos atropellos. Por eso nos mantenemos más firmes que nunca en nuestro lema que compartimos con muchas fábricas de la zona norte como Lear y MadyGraf: Familias en la calle nunca más!”

Corresponsal San Fernando

Temas relacionados: