logo PTS

Nacional

Enfrentar el impuestazo

Este año ya sufrimos el aumento de ABL, pero ahora Macri quiere recaudar más a costa de los trabajadores y las clases medias. Aduciendo que se cobra en todo el país gobernado por Cristina, Mauricio quiere extender el impuesto al sello para toda transacción entre privados y llevarlo al 2% del valor de lo que se intercambie.

PTS

20 de noviembre 2008

Este año ya sufrimos el aumento de ABL, pero ahora Macri quiere recaudar más a costa de los trabajadores y las clases medias. Aduciendo que se cobra en todo el país gobernado por Cristina, Mauricio quiere extender el impuesto al sello para toda transacción entre privados y llevarlo al 2% del valor de lo que se intercambie. Un impuesto K para “obras” PRO. Un ejemplo, si se quiere comprar un auto usado, se deberá pagar el 2% de su valor en la transferencia. Mientras las pólizas de seguros aumentarán un 0,8 %, llevando a un aumento de las expensas, con el obvio recargo sobre los alquileres, y haciendo más caros los gastos para tener un “autito usado”.

El otro impuesto, directamente al consumo, es el 0,6% a imponer a toda compra con tarjeta de crédito. Algo muy utilizado incluso entre los trabajadores para ir al supermercado a fin de mes cuando el sueldo no alcanzaba.

Con esta reforma tributaria Macri quiere recaudar unos $350 millones más de ingresos e intentará sumar otros $880 millones provenientes de las alzas en algunas alícuotas del impuesto de ingresos brutos. Otro ataque, esta vez, a los sectores cuentapropistas.

El impuestazo debe ser enfrentado con la lucha y contraponerle la necesidad de imponer impuestos progresivos a las grandes fortunas, a los grandes propietarios, como la Iglesia Católica; a las grandes contratistas inmobiliarias, como el mismo grupo Macri, o a los capitalistas del juego, como el kirchnerista dueño del hipódromo y el Casino Flotante Cristóbal López.

Temas relacionados: