logo PTS

NACIONAL

Hablan “los privilegiados”

Una charla entre obreros de PepsiCo el día posterior al paro. Como parte de la oposición combativa en la Alimentación, lograron un sueldo mejor que en otras fábricas, pero siguen teniendo que hacer extras para llegar a fin de mes. 

9 de abril 2015

“Me duele que quienes tienen un trabajo y bien remunerado se olvidan
de los que todavía están afuera y hacen un paro porque tienen que ceder un poco
de su sueldo para otros compañeros”. (Cristina Kirchner el día del paro nacional)

- Tengo que salir a hacer extras, sábado, domingo, quedarme en la semana, para hacer una diferencia. Qué hago con esa diferencia: ¿me voy al cine todos los días, a un restaurante de lujo, fines de semana en la Costa? En el tiempo que me queda libre, compro material y me sigo haciendo la casa. Hace 10 años que estoy haciéndola. No un caserón: una habitación para 4 chicos, otra para mí. Con las extras me compro un ladrillo.

 -Los políticos sí pueden hacer eso: ganan 60, 80 mil, hasta 100 mil pesos. Sí se pueden dar el lujo, nosotros no. Durante 4 años no salí de vacaciones por hacer mi casa. Hace 20 que la estoy haciendo. Conocí el mar este año, tengo 45 años. Hay compañeros que pagan 3 o 4 mil pesos de alquiler. Sí o sí tienen que hacer extras, y les roban con el impuesto al salario.

 -Tendrían que cobrarle a los empresarios, a los jueces, a los fiscales. Esa gente está exenta. Hay algo que no está bien. Se habla de repartir, pero están haciendo mal la cuenta. A quién se le va a sacar, y a quién no. Mirá las jubilaciones de privilegio. Y otros que laburaron 30 años y se rompieron para llevar una jubilación “digna”, porque la mayoría cobra la mínima, también pagan “ganancias”.

 -Ya el empresario nos está sacando el jugo. El Estado te cobra el IVA y otros impuestos. La diferencia que se puede hacer, para construir una casa después de 20 años de trabajo, te la descuentan. Y dicen que es “para obra pública”, cuando sabemos que el mayor gasto del Estado es para pagar la deuda externa. Pero el gobierno prefiere tocar el salario. Eso el gobierno no lo quiere decir, pero tampoco la oposición. Defienden los intereses de empresarios y banqueros.