logo PTS

Cultura

Jornadas culturales “A 40 años del Mayo Francés”

Las agrupaciones Contra- Imagen y El Ojo Izquierdo, desde la conducción de los Centros de Estudiantes del Instituto Universitario Nacional de las Artes (IUNA), de la Facultad de Bellas Artes de La Plata y la Escuela de Bellas Artes de Neuquén, y con más de 10 sedes en todo el país, impulsan desde el 14 hasta el 31 de mayo “Jornadas Culturales” que incluirán charlas debate, numerosos films, documentales, exposiciones y mesas redondas con artistas, intelectuales y trabajadores. Entrevistamos para La Verdad Obrera a tres integrantes de los centros convocantes.

PTS

15 de mayo 2008

¿Porqué tres Centros de Estudiantes de distintas ciudades se propone debatir el Mayo Francés no desde un lugar académico sino retomando su experiencia revolucionaria como plantean en su convocatoria?

Lorena: Desde la conducción del Centro de Estudiantes del departamento de Artes Visuales (IUNA) impulsamos estas Jornadas justamente porque queremos retomar experiencias para debatir la actualidad de un arte que se ligue a los procesos revulsivos de la realidad. Tender un puente. En el ’68 la juventud y los artistas retomaron la consigna forjada por los surrealistas que esperaban fusionar el llamado de Rimbaud, “transformar la vida”, con la consigna lanzada por Marx, “cambiar el mundo”. Y ambas cosas son necesarias hoy, hay que abrir los ojos, como decimos en la convocatoria, en el ’68 los estudiantes decían: “No puede volver a dormir tranquilo aquel que una vez abrió los ojos”… 40 años después queremos ayudar a un nuevo despertar de las ideas revolucionarias.

Matías: Desde Bellas Artes de Neuquén también nos sumarnos a la propuesta que ContraImagen y El Ojo Izquierdo lanzaron con la idea de las jornadas y retomar las discusiones de los jóvenes estudiantes y el movimiento obrero del ’68. Nos parece clave recalcar la unidad obrero-estudiantil. En particular nosotros venimos trabajando en Neuquén desde hace años en cientos de producciones artísticas militantes junto a las luchas de los trabajadores del Alto Valle, en solidaridad con luchas de todo el país y particularmente, la lucha de los obreros y obreras ceramistas de Zanon por la expropiación y estatización de la fábrica bajo control obrero.

Leo: A nosotros desde la conducción del CEBA en La Plata nos parece importante que los Centros de Estudiantes sean los que difundan experiencias como “el Mayo” para abrir un debate sobre la vigencia de las ideas revolucionarias que permitan retomarlas. Porque en cada lucha cotidiana queremos que esté presente la perspectiva de transformarlo todo, de no detenernos ante la miseria de lo posible… queremos “ser realistas y pedir lo imposible”. Vemos que la vigencia de estas ideas se presenta cotidianamente. Por ejemplo, desde el CEBA venimos acompañando a los trabajadores de MAFISSA, estuvimos en la fábrica aguantando el día del desalojo, y siempre juntando dinero para el Fondo de Lucha, realizando diferentes actividades de apoyo como festivales, proyecciones de cine e intervenciones en el acampe que ahora realizan.

¿De dónde surge la idea de realizar estas Jornadas? ¿Cuál es el principal objetivo de las mismas?

L.CEBA: Como estudiantes de arte siempre “el Mayo” tiene un atractivo, esa explosión de libertad que ayudó a abrir una década revolucionaria. Al mismo tiempo vimos que existía una “reivindicación” que comenzaba a hacerse por los medios masivos o instituciones culturales donde sólo se reivindica el aspecto de libertad en las costumbres, de ruptura de “tradiciones” y no el cuestionamiento profundo a las bases de este sistema, que tuvo su punto más alto cuando el reclamo estudiantil se unificó con la entrada a la huelga general de 10 millones de trabajadores desde el 13 de mayo del ’68 en adelante. De esta gran confluencia partieron miles de ideas que perfilaban un cuestionamiento de conjunto. Por eso nos propusimos abrir el debate, para que no se sesgue la historia.
También es parte de nuestra práctica para ayudar a criticar el contenido ideológico de nuestras carreras donde se nos marca como único destino para nuestras producciones el mercado capitalista. Lejos de eso están las experiencias que reivindicamos, las de la vanguardia artística que al calor de procesos revolucionarios, cuestionaron las formas y modelos precedentes y buscaron la más estrecha ligazón entre el arte y la vida.

M.Nqn: El “Mayo Francés” es para nosotros una clara muestra del potencial de la unión de las ideas de los jóvenes estudiantes con los jóvenes trabajadores, muchos se encargan de que nada de esto llegue a las nuevas generaciones. La peligrosa vigencia de la unidad obrero-estudiantil es un fantasma que queremos que recobre vida en nuestros cuerpos; y es por eso que en estas jornadas abordaremos esos debates estratégicos y políticos, así como los estéticos e ideológicos. Queremos que se sepa, que a 40 años, en el corazón de un país imperialista como el francés, se pudo parar todo para buscar transformar la vida y el mundo.

L.IUNA: El otro objetivo de este puente que buscamos tender es que la mayor cantidad de estudiantes puedan conocer, pensar y debatir sobre la actualidad de una perspectiva revolucionaria. Si nos ponemos a pensar en las nuevas crisis que se avecinan en los próximos años, en este mundo moldeado por el imperialismo que aplasta todo como en aquellos años, claramente los estudiantes y los artistas de la mano de la clase trabajadora tenemos un importante rol que cumplir.

¿Que relación tienen estos hechos con la actualidad?

L.CEBA: Los que estudiamos carreras artísticas chocamos contra la realidad de instituciones educativas, museos y galerías que nos dicen qué es “arte” y qué no. En el ’68 se escribía “El arte ha muerto, liberemos nuestra vida cotidiana”. La guerra de Vietnam le mostró a aquella generación la brutalidad del imperialismo, nuestra generación convive con la guerra que los yanquis llevan hace 6 años ocupando Irak, o el aplastamiento del pueblo palestino. En Latinoamérica la opresión no solo es económica, ahí está Colombia llena de asesinatos selectivos contra dirigentes obreros. Tenemos que lograr concientizar de estos problemas, de la necesidad de enfrentarlos. Y también creemos que es tiempo de que la realidad entre como profundos debates en las carreras donde estudiamos. El arte podrá romper con las trabas que se le imponen “desde arriba” cuando los acontecimientos históricos dejen desnuda la podredumbre actual del sistema.

M.BAnqn: Hace 40 años se decía: “En las facultades 6% de hijos de obreros, en las cárceles 90%”.La perspectiva de la unidad obrero estudiantil aunque nosotros la vengamos llevando adelante en los lugares donde estamos (Zanon, Mafissa, Casino por poner unos ejemplos) es una perspectiva histórica que queremos debatir en las aulas y hacer de los lugares de estudio centros de reflexión y acción. Transformar los centros en organismos que cuestionen. Retomar la idea “del cuestionamiento de la universidad de clases al cuestionamiento de la sociedad de clases”.

L.IUNA: Los estudiantes de arte nos estamos juntando, uniendo ciudades, escuelas y facultades, para continuar con un mandato histórico. A 40 años del Mayo Francés, “la imaginación al poder” es saber que la lucha de clases sigue siendo el motor para cambiar la historia… la sociedad capitalista sigue siendo “una flor carnívora”.

Temas relacionados: