logo PTS

CHILE

La derecha quiere imponer sus términos a los estudiantes chilenos

La derecha sabe que para defender los intereses de los empresarios educativos y salvaguardar los pilares neoliberales heredados por la dictadura no puede dar su brazo a torcer. Su última carta para sacarnos de las calles fue el “diálogo”, proponiendo una mesa de negociación bajo sus términos.Mirá el informe de TVPTS desde chile de la marcha del 22/9.

La derecha quiere imponer sus términos a los estudiantes chilenos
22 de septiembre 2011

La derecha sabe que para defender los intereses de los empresarios educativos y salvaguardar los pilares neoliberales heredados por la dictadura no puede dar su brazo a torcer. Su última carta para sacarnos de las calles fue el “diálogo”, proponiendo una mesa de negociación bajo sus términos. A su vez, insiste en impulsar su agenda educativa de reducción de tasas de interés y repactación de deudas, ¡migajas rechazadas por todos! Pero sabe que esto no basta. A la par está impulsando una campaña de presión económica y académica a los estudiantes en lucha. Planteó que 70.000 secundarios tendrían que repetir el año escolar y que de continuar la movilización, las becas no podrán ser renovadas. Los rectores hacen este trabajo en las universidades, amenazando con corte de beneficios y corte de salarios a profesores y funcionarios. Presionan para que volvamos a clases y así el movimiento pierda fuerzas. La represión también continúa, vemos desalojos de liceos, expulsiones, sumarios en las universidades y amenazas de todo tipo.

El gobierno se siente victorioso y confiado, se regocija con estas semanas de “tranquilidad” y marchas poco numerosas. Por lo mismo, rechazó las garantías que propusieron los dirigentes de la CONFECH (detener la agenda legislativa, postergar el plazo de cierre de semestre), negándose a negociar en esas condiciones, apostando abiertamente por una línea más dura de desmovilización. ¿Le dará resultado? No será tan fácil, pues se tendrá que enfrentar a sectores cada vez más numerosos que no están dispuestos a tranzar la educación gratuita como piso de esta lucha, y tendrá que lidiar con que las direcciones conciliadores, que son el sector “moderado” al cual apela el gobierno, están empezando a ser cuestionadas por abajo.

¡Abajo la cúpula estudiantil de las JJCC/Concertación y su diálogo estéril!

El rol que han jugado Vallejo (Juventudes Comunistas) y Giorgio Jackson (Concertación) estas últimas semanas ha sido vergonzoso. Luego de la enorme demostración de fuerzas del 24 y 25 de agosto estaba planteado dar un paso más allá en esta lucha. Sin embargo optaron por enfriar. No movieron ni un dedo ante el asesinato de Manuel Gutiérrez, se sentaron en la mesa de diálogo sin poner siquiera condiciones, trataron de bajar el paro nacional del 8 de septiembre, convocaron de un día para el otro una marcha sin ninguna preparación, se abrieron a retomar las clases si el gobierno aceptaba las garantías del CONFECH, etc. Trataron de “portarse bien” para que el gobierno aceptara la mesa de negociación. Presionados por la negativa del gobierno, y por las bases que rechazan ponerse de rodillas y exigen educación gratuita, deben hacer un llamado a movilizarnos este jueves, y los dos próximos. Pero a su vez lo hacen para presionar para que la derecha acepte estas garantías, y no para imponer la educación gratuita, organizando y profundizando la lucha desde la base.

Por otra parte, el sector “disidente” del CONFECH, compuesto por diversos colectivos, no ha salido a proponer ningún tipo de alternativa real. Pese al enorme espíritu de lucha de los compañeros de universidades regionales y los cuestionamientos a los voceros oficiales, estas organizaciones no han dado una pelea por desplazar a las direcciones conciliadoras, lo que significaría dar una lucha por organizar al movimiento estudiantil desde la base y en unidad con los secundarios, y no una mera disputa de espacios interna.

Centenas de liceos, decenas de facultades y decenas de miles votamos Educación Gratuita como Piso Mínimo en todo el país

Ni el gobierno ha podido doblegar y acallarnos, ni las direcciones han podido calmar nuestro ánimo de lucha. Una gran cantidad de compañeros votaron en sus asambleas la educación gratuita como piso mínimo, en contra de lo que dicen las direcciones. Muchos compañeros resisten la política desmovilizadora de los rectores, ante el silencio cómplice de los dirigentes. Son estos mismos compañeros los que presionaron para que en el CONFECH la mayoría de las universidades se pronunciara en contra de una negociación que no ponga en el centro esta demanda.

A su vez vemos cómo los secundarios se mantienen en una lucha muy fuerte. Han resistido la represión, los desalojos, las detenciones, la represión de los empresarios educativos, las amenazas de pérdida del año. Son los secundarios uno de los sectores más combativos, que han combatido en las barricadas y que ahora plantean no bajarse hasta triunfar en nuestras demandas. Estos mismos compañeros son los que miran con desconfianza y critican a Vallejo y Jackson, al ver su política conciliadora.

Es decir, al contrario de lo que creía el gobierno, su política ha endurecido al sector más combativo del movimiento estudiantil que puede empezar a cobrar mayor importancia y protagonismo político, lo que implicaría un salto en el proceso. Para esto hay que superar los límites existentes, como que aún este sector no plantea una lucha más abierta por organizarse desde la base, superando las organizaciones existentes con sus trabas y divisiones, y desplazando a los dirigentes conciliadores.

A organizarnos para dar una batalla en común

Nosotros, como Partido de Trabajadores Revolucionarios, y junto a los compañeros de Las Armas de la Crítica y Abran Paso, somos parte de todos los estudiantes que no están dispuestos a bajarse hasta conseguir nuestras demandas. Luchamos porque la educación gratuita como piso mínimo se instale como demanda de todo el movimiento estudiantil, enfrentando a las direcciones que quieren diluir la gratuidad como una perspectiva a largo plazo. Por lo mismo, haremos todo lo posible para que las próximas jornadas de lucha sean movilizaciones masivas y que no se reduzcan a exigir garantías de negociación al gobierno, sino que a la cabeza estén los miles de secundarios y universitarios exigiendo ¡educación gratis ahora!

Para esto es indispensable desplazar a las cúpulas de las JJCC y la Concertación, poniendo a dirigentes combativos de liceos y facultades que han surgido al calor de la lucha y que no tranzarán nuestras demandas. Para esto debemos poner en pie una Asamblea General de Lucha que unifique a secundarios, universitarios y profesores, en base a delegados elegidos en las asambleas de liceos y facultades, mandatados y revocables en todo momento, pues esta es la única forma de superar las divisiones existentes en y la estructura burocrática del CONFECH.

Para dar esta pelea, estamos haciendo un llamado a todos quienes compartan esta perspectiva, a organizarnos en común y dar una lucha conjunta en las asambleas, en las marchas, en la COMES y la CONFECH, para desplazar a los dirigentes conciliadores y unificarnos desde la base. Hacemos una exigencia también a todos los dirigentes de las federaciones “disidentes” del CONFECH a impulsar esta política.

Para nosotros, la lucha contra la educación de mercado y por la educación gratuita, es fundamental para avanzar a cuestionar los pilares de este régimen de la derecha y la Concertación heredado de la dictadura, para acabar con la represión, con el trabajo precario, con las privatizaciones, las desigualdades, la impunidad patronal; problemáticas que sólo se resolverán con una República de Trabajadores. Para avanzar hacia esta perspectiva, luchamos por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana para liquidar la herencia del pinochetismo.

Temas relacionados:

Internacional

/   

Juventud

/   

Universidad

/   

Secundarios