logo PTS

Santa Fe

La izquierda propone estatizar Vicentín y que produzca para las necesidades sociales

PTS Santa Fe

28 de marzo 2020

La izquierda propone estatizar Vicentín y que produzca para las necesidades sociales

En el marco del desarrollo del coronavirus, las aceiteras siguen produciendo pese al reclamo de los trabajadores. Mientras, Vicentín sigue cerrada luego de su gran estafa y el CEO viola la cuarentena a bordo de un yate, al tiempo que incumple los aumentos salariales. Las propuestas de la izquierda.

Frente a esto, Octavio Crivaro, referente del Frente de Izquierda Unidad planteó: “Tras el anuncio de la cuarentena nacional, las patronales aceiteras decidieron mantener abiertas sus fábricas. Son alimenticias, es verdad. Pero también es cierto que su producción es, sobre todo, dirigida a la exportación. Por eso mismo es que Fernández define no mandarlas a cuarentena. Las agroexportadoras son la fuente de los dólares que el Gobierno quiere destinar para pagar la fraudulenta deuda externa".

Para Crivaro, al escándalo de la estafa de Vicentin, se suman gestos que marcan de cuerpo entero a una clase social: "El CEO de Vicentín navegaba en yate en las aguas del río Paraná, mientras millones de trabajadores y desocupados tienen que mantenerse hacinados junto a sus familias para cumplir con la cuarentena. La riqueza, los intereses, y la impunidad de grandes empresarios no puede estar por sobre la vida de millones. Venimos planteando la necesidad de nacionalizar Vicentín bajo control de sus trabajadores y organizaciones ambientalistas".

Además Octavio Crivaro expresó las propuestas del Frente de Izquierda Unidad: “Es cuestión de atacar la riqueza, los intereses, la impunidad de una clase de grandes empresarios para la que la especulación es una forma de vida. El PTS en el Frente de Izquierda Unidad viene planteando la necesidad de nacionalización bajo control de sus trabajadores. Hoy más que nunca es necesario utilizar esta producción para garantizar aceite y harina a las grandes mayorías garantizando todas las medidas de seguridad para sus trabajadores. Sus trabajadores tienen que tener derecho a mantener la cuarentena (con salario garantizado al 100%) si así lo resuelven. El Estado debe incorporar a los desocupados voluntarios, despedidos de Cargill y otras empresas que consideren los trabajadores para poder ampliar la producción bajo condiciones saludables. Es necesario además en todas las fábricas que se encuentren en funcionamiento, poner en pie Comités de Seguridad e Higiene votados por sus trabajadores que controlen el cumplimiento de las medidas de seguridad. Avanzar en esta perspectiva significa priorizar la vida del pueblo trabajador y las condiciones de trabajo y salud de los aceiteros, no la ganancia de los empresarios y especuladores.

Temas relacionados: