logo PTS

Notas Relacionadas

Lo que Lozano pretende ocultar

Miguel Raider

17 de mayo 2007

En un reciente documento elaborado por Claudio Lozano, el candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad por el Movimiento por Buenos Aires y dirigente de la CTA denuncia que durante el período 1998-2006 la brecha entre el 10% más rico de la población de la ciudad y el 10% más pobre se amplió 126 veces, incrementando la desigualdad social en niveles inéditos como “resultado del cogobierno Olivera-Ibarra-Filmus-Telerman-Macri” 1. Evidentemente a la hora de los votos, Lozano pretende ocultar su parte de colaboración en dicho “cogobierno”. El dirigente de la CTA fue uno de los tantos impulsores de la Alianza que poco más tarde asumió como diputado nacional encabezando la lista de legisladores liderada por Ibarra y Telerman en 2003. La destitución de Ibarra encontró la negativa de Lozano y los dirigentes de la CTA quienes desacreditaron a los familiares de las víctimas de la masacre de Cromañón como “operadores que le hacían el juego a la derecha”, la misma calumnia que lanzaron en diciembre de 2001 cuando Lozano y los suyos evitaron movilizarse en las calles “para no desestabilizar al gobierno de De la Rúa”. Esa colaboración con el “cogobierno” se completa con la adhesión a la formación de una policía de la ciudad para “criminalizar la protesta social”, tal como hizo Telerman reprimiendo a los trabajadores del Gobierno de la Ciudad. Parecería que Lozano y el resto de los “progresistas” hicieron suya la agenda que marca la derecha.

Lozano declaró que su movimiento postula “una construcción nueva” a partir de “la revisión de la tradición del peronismo, el radicalismo y la izquierda”2. Indudablemente esta “construcción nueva” ya comenzó a ponerse en práctica en Misiones con el Frente por la Dignidad, donde Lozano y Víctor De Gennaro sumaron a los militantes de la CTA a la alianza orquestada por el cardenal Bergoglio y la Iglesia con el menemista Ramón Puerta, los patrones esclavistas de los yerbatales, el ARI, el PS, la UCR y el PC. La incorporación de María América González como compañera de fórmula de Lozano confirma que, más que “una construcción nueva”, el Movimiento por Buenos Aires es una imitación –aunque minúscula- de la Alianza. Un nuevo fraude al que los trabajadores debemos darle la espalda.

Temas relacionados: