logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Madres de La Rioja piden la destitución

Cuando César Milani fue ungido por la presidenta como jefe del Ejército se volvió a destapar su pasado. Hasta ese momento había gozado de la impunidad que le garantiza que los archivos de la dictadura estuvieran cerrados bajo siete llaves.

15 de agosto 2013

Los riesgos de ser el “elegido”

Cuando César Milani fue ungido por la presidenta como jefe del Ejército se volvió a destapar su pasado. Hasta ese momento había gozado de la impunidad que le garantiza que los archivos de la dictadura estuvieran cerrados bajo siete llaves.
Pero las debilidades del gobierno de Cristina permitieron que este último ascenso de César Milani no pasara inadvertido. El grupo Clarín aprovechó esto para golpear en un punto fuerte del gobierno, su política sobre los derechos humanos. Hizo pública la vinculación de Milani con la última dictadura y denunció al general de Inteligencia por enriquecimiento ilícito, denuncia que acaba de ser presentada ante la justicia por Elisa Carrió y Pino Solanas. Además, el coronel retirado Esteban Sanguinetti, principal responsable de la desaparición al ex soldado riojano Alberto Ledo, después de que estuviera prófugo fue detenido para ser investigado por crímenes de lesa humanidad. El juez Daniel Bejas tomó declaración la semana pasada al ex coronel Esteban Sanguinetti y se estima que podría llamar a declarar al jefe del Ejército por las denuncias sobre la actuación del militar, cuando era subteniente, en el Operativo Independencia en Tucumán de represión contra la guerrilla, lo que complica aún más la situación de Milani.

Madres de La Rioja

Pero lo que más complica la designación del gobierno es el reciente documento que emitieron las Madres de La Rioja (vinculadas a Hebe de Bonafini), desde donde rechazan la política del gobierno nacional que sostiene como Jefe del Ejército al represor Milani. En un documento titulado “Mártires del pueblo” expresan que “deplora profundamente que el Gobierno nacional, que es el único que permitió el juicio y castigo a todos los culpables del genocidio, hoy sostenga como jefe del Ejército al represor César Milani, traicionando su trayectoria, traicionando la verdad histórica de que, los agentes de inteligencia, instruidos por la CIA para secuestrar, interrogar, torturar, etcétera, en la Escuela para las Américas, fueron los autores materiales del genocidio, más aún los Servicios de Inteligencia de todos los países, la CIA los coordinó en el Plan Cóndor”.

El documento está firmado, además, por Marcela Brizuela de Ledo y Graciela Ledo, madre y hermana del soldado desaparecido Alberto Agapito Ledo, así como por el ex preso político Alfredo Olivera y Luisa Torres de Toledo, madre del estudiante riojano Alfredo Toledo Torres, también desaparecido en Tucumán durante el gobierno militar.
Las Madres de La Rioja y Madres de Plaza de Mayo de Bonafini comparten la misma organización y apoyan las políticas de derechos humanos del gobierno. Pero hasta hoy, sobre el caso Milani, no hay una posición común entre los organismos que apoyan estas políticas oficiales. Hebe de Bonafini se llamó a silencio. Estela de Carlotto, de Abuelas de Plaza de Mayo, desestimó que todos lo que aparecieron en los informes de la CONADEP fueran genocidas. El CELS cuestiona esta designación. Pero las denuncias que realizan las Madres de La Rioja ponen a la presidenta en un nuevo aprieto. Estas denuncias se dan a conocer un día después de la derrota electoral del gobierno, aunque hasta ahora nada ha dicho sobre este documento que solicita la destitución de Milani. Mientras tanto mantiene la propuesta de que en diciembre se trate en el Senado el pliego de ascenso del militar, de general de división a teniente general.

Caso Ledo

A partir de las denuncias contra Milani, se reabrió la causa de Alberto Ledo, a pedido de su familia. Fue detenido, con arresto domiciliario, el principal responsable de la desaparición del conscripto, el coronel retirado Esteban Sanguinetti, quién llevo al ex soldado riojano, Ledo, a hacer un recorrido del cual nunca volvió. El actual jefe del Ejército fue el encargado de redactar un acta en la que “constaban” que el soldado Ledo había desertado. Lo que en realidad fue la modalidad con que el Ejército encubrió la desaparición de soldados durante la dictadura. Son 129 los conscriptos desaparecidos que figuran como desertores. De esta detención, poco se puede esperar. Sanguinetti no declarara contra el general Milani, por lo menos hasta ahora no se rompió el pacto del silencio.

Que se abran los archivos

Desde el retorno de la democracia todos los gobiernos se negaron a abrir los archivos sobre lo actuado durante la dictadura. Ni siquiera se imputó a los miles de efectivos mencionados en los legajos de la CONADEP en las denuncias por desapariciones forzadas, documentación en manos de la actual Secretaría de Derechos Humanos kirchnerista. El reciente viaje que realizaran Juan Cabandié y Estela de Carlotto al Vaticano, en el que se reunieron con el Papa Francisco, le entregaron una carta en las que las Abuelas le solicitan "que pida a los miembros de la Iglesia Católica y a sus feligreses que brinden la información que tengan sobre el paradero de los nietos y nietas desaparecidos". El pedido al Vaticano de que abra los archivos es correcto, pero nada dicen de los que están en poder del Estado Argentino.

Los organismos que integran Memoria, Verdad y Justicia, entre otros la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos y el CeProDH, en cada juicio, en cada marcha exigen que se abran los archivos que permanecen ocultos, lo que garantiza la impunidad de miles de colaboradores de la dictadura. Mientras que los organismos afines al gobierno, con su silencio cómplice, no hacen más que sostener la política de reconciliación del gobierno con las fuerzas armadas.

Desde el PTS y el Frente de Izquierda seguimos luchando por juicio y castigo a todos los genocidas. Exigimos que se abran todos los archivos de la dictadura, empezando por los que están en manos del Estado. Peleamos por la disolución de todos los aparatos y sistemas de inteligencia utilizados para espiar e infiltrar a las organizaciones obreras y populares.

Temas relacionados: