logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

JUJUY

Marcha a 38 años del Apagón en Ledesma

La movilización de miles de militantes de organismos de derechos humanos, organizaciones de desocupados, sindicatos, partidos de izquierda (entre ellos el PTS) y movimientos por juicio y castigo al empresario genocida Blaquier y al administrador Lemos por sus crímenes en las noches de los apagones del terror de julio de 1976 en Libertador, Calilegua y El Talar, se dio en un marco local de debilidad patronal.

Gabriel Brizuela

31 de julio 2014

Marcha a 38 años del Apagón en Ledesma

La movilización de miles de militantes de organismos de derechos humanos, organizaciones de desocupados, sindicatos, partidos de izquierda (entre ellos el PTS) y movimientos por juicio y castigo al empresario genocida Blaquier y al administrador Lemos por sus crímenes en las noches de los apagones del terror de julio de 1976 en Libertador, Calilegua y El Talar, se dio en un marco local de debilidad patronal. Una elección sindical masiva ratificó a la Lista Gris en el sindicato azucarero y permitió que en recientes asambleas las bases voten huelga por 48 horas, desbaratando el plan destituyente de la administración del ingenio y tres listas propatronales. Que contó con la cooptación de los dirigentes de la obra social, la toma del sindicato, la proscripción de la Lista Gris y el procesamiento del dirigente Rafael Vargas. Pero, pese a estos ataques antisindicales y a la campaña proselitista de Ledesma S.A.A.I. con el plan de mil viviendas para trabajadores de la compañía, copas de leche en asentamientos y otras cuestiones la empresa ha perdido parte del apoyo de la comunidad obrera.

Esta nueva relación de fuerzas llevó a que un día antes del paro del 24 y 25 de julio, día en que por primera vez en la historia iba a coincidir una huelga con la Marcha del Apagón, Ledesma pidiera la conciliación obligatoria y que el Ministerio la mande de inmediato. Lamentablemente la dirección del SOEAIL la acató sin siquiera convocar a asamblea para que las bases decidan. La próxima asamblea deberá balancear este error y mantener la lucha por un aumento que lleve al salario de bolsillo de la categoría 1 a $10.000 y un básico a $8.000, el cese del turno relevante, el fin de las tercerizadas, categorización y efectividad. Es momento de aprovechar esa fortaleza. Hay que exigirle a todos los sindicatos, las centrales, la Intersindical y el frente de gremios que apoyen las medidas. La CTA, donde se enrola el SOEAIL y de la cual Vargas fue electo secretario adjunto, debe llamar al paro provincial y a la movilización.

El movimiento obrero y los organismos de derechos humanos pueden aprovechar para hacer confluir la lucha sindical con el pedido de justicia para los detenidos-desaparecidos, golpeando con un solo puño contra la dictadura patronal de la familia Blaquier.

Desde el PTS venimos apostando a esta política desde hace tiempo, por eso en la Marcha del Apagón un grupo de dirigentes azucareros del Ingenio La Esperanza, obreros de Ledesma y del comercio, delegados de Aceros Zapla, estatales y municipales, con un bandera de apoyo a los heroicos obreros y obreras de LEAR, encabezó la columna de nuestro partido. A la par se movilizaron compañeros estudiantes universitarios, terciarios, artistas y abogados del CeProDH, mostrando en pequeño la confluencia a la que aspiramos.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: