logo PTS

NACIONAL

Más mínimo que nunca

Como no podía ser de otra forma el Consejo falló a favor de mantener los salarios deprimidos: el mínimo aumentará de los actuales $3.600 a $4.400 desde septiembre (apenas un 22%) y recién desde enero del 2015, completaría $4.716. La CGT y CTA oficialista reclamaron un aumento del 35% para llevarlo a $4.860. Pero fueron desairadas con un aumento en cuotas. Las centrales opositoras no fueron convocadas al Consejo ni llaman a medidas de lucha para conquistar un salario mínimo acorde a la canasta familiar, que no baja de $10.500.

Más mínimo que nunca
4 de septiembre 2014

Menos de 300 mil asalariados están alcanzados por el salario mínimo. Su importancia radica en que actúa como referencia sobre el ingreso del sector de trabajadores no registrados (en “negro”) que comprende 32,8% de la fuerza laboral. El kirchnerismo se jacta que el salario mínimo creció extraordinariamente durante su gestión, pero el efecto de la inflación hace que ese aumento no sea tal. Para enero de 2014 los trabajadores de la Junta Interna de ATE que enfrentan la intervención del Indec estimaron la canasta familiar en $9.113,64. Con la inflación que corrió desde entonces, hoy la canasta no baja de $10.500. Según el propio Indec, en el primer trimestre del año, el 60% de los trabajadores cobraba menos de $5.000. No alcanzan a cubrir ni la mitad de la canasta familiar. Con estos resultados, queda en evidencia que el Consejo del Salario Mínimo es un reaseguro para que las patronales paguen salarios de miseria a todo ese universo.
El Consejo aprobó poner en pie una Comisión de Empleo para evitar los despidos y suspensiones. Estará conformada por las patronales, la burocracia y el Ministerio de Trabajo que vienen actuando en común para que, justamente, pasen los despidos y suspensiones. Es puro cinismo. En las reuniones de años previos se acordó combatir el trabajo en negro sin ningún resultado a la vista.
Según un informe reciente del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), impulsado por la CTA oficialista de Hugo Yasky, en el primer trimestre del año el salario real perdió 7,7% en relación con 2013, y las jubilaciones perderían 6% de su poder de compra durante 2014. Por otro lado, el Ministerio de Trabajo reconoce que los aumentos de salario en paritarias promediaron el 25,7% considerando su aplicación en cuotas. Con la inflación anualizada de entre el 35% y 40% la pérdida del poder de compra es evidente. Para la clase obrera está planteado continuar con un plan de lucha el contundente paro del 28 para conquistar un mínimo igual a la canasta familiar, el ajuste salarial en función de la inflación, el 82% móvil para los jubilados, el fin del trabajo en negro y el pase a planta con el mejor convenio de todos los precarizados.

Temas relacionados: