logo PTS

Internacional

Mundo feliz

El Viernes Negro es la celebración que sigue al Día de Acción de Gracias, cuando se inicia la temporada de compras navideñas, esos días tradicionales que el pueblo norteamericano se engalana con la mística de la nieve y los árboles de pino.

Miguel Raider

4 de diciembre 2008

El Viernes Negro es la celebración que sigue al Día de Acción de Gracias, cuando se inicia la temporada de compras navideñas, esos días tradicionales que el pueblo norteamericano se engalana con la mística de la nieve y los árboles de pino. Se llama Viernes Negro porque es el día que las cadenas de comercialización comienzan a convertir los números rojos en los números negros de los balances superavitarios para el deleite de los empresarios.

Pero el más negro de los viernes fue para Jdimytai Damour, un trabajador inmigrante oriundo de Haití que perdió la vida atropellado por más de 2.000 personas en un local de Wal Mart de Valley Stream, una de las comunidades de Long Island. Jdimytai tenía 34 años, llegó a EE.UU. persiguiendo el “sueño de vida americano”, y estaba contratado por una agencia de empleo temporario desarrollando tareas de mantenimiento. El sueño terminó cuando ese viernes las autoridades de Wal Mart le ordenaron abrir la pequeña puerta de la entrada a las 5 de la mañana, momento en que fue arrollado por miles de compradores junto a otras cuatro personas que por fortuna resultaron ilesas, entre ellas una mujer embarazada de 28 años. La estampida era previsible. Desde el miércoles miles de compradores aguardaban en las afueras del supermercado las ofertas de los regalos navideños. Wal Mart ofrecía rebajas de hasta el 75% en los precios de los productos, e incluso superiores si eran adquiridos en la primera hora de apertura de ese viernes. El incremento del desempleo y las perspectivas sombrías de la economía empujaron a miles que procuraban hacerse de las ofertas sorteando los inconvenientes de una entrada inadecuada para un supermercado, que terminó resultando una trampa mortal.

“La seguridad de nuestros clientes y asociados es nuestra principal prioridad”, reza el leit motiv de Wal Mart. Curiosa forma la de llamar “socios” a sus trabajadores como Jdimytai, un inmigrante precarizado que recibió su parte del Viernes Negro con su propia muerte como un paria. Más curiosa aún es la prioridad de sus clientes, acusados por la empresa como culpables de la muerte por su “consumismo desenfrenado”, el mismo que hipócritamente promueven Wal Mart y todos los capitalistas mediante el marketing de costosas campañas publicitarias que multiplican sus ganancias.

Temas relacionados: