logo PTS

Comunicados de prensa

Nueva publicación de la Juventud del PTS

Este primer número de Juventud del PTS sale a la calle pocos días antes de las elecciones del 23 de octubre que le darán un nuevo mandato a Cristina Fernández, y del primer aniversario del asesinato de Mariano Ferreyra. Todo un símbolo y una bandera de lucha para los tiempos que vendrán.

PTS

20 de octubre 2011

Nueva publicación de la Juventud del PTS

EDITORIAL

Una juventud en pie de guerra para las batallas por venir

Este primer número de Juventud del PTS sale a la calle pocos días antes de las elecciones del 23 de octubre que le darán un nuevo mandato a Cristina Fernández, y del primer aniversario del asesinato de Mariano Ferreyra. Todo un símbolo y una bandera de lucha para los tiempos que vendrán.

Como postales en paralelo, la juventud comienza a ponerse de pie en todo el mundo. En las últimas semanas vimos a decenas de miles de jóvenes en todo el mundo salir a enfrentar los planes de ajuste de los capitalistas frente a la crisis: “Primavera árabe, otoño europeo”, se lee entre las consignas los "indignados" en España, los “indignati” en Italia, los "Occupy" en EEUU y el Reino Unido. Explotados y oprimidos, jóvenes precarizados, estudiantes que no consiguen empleo, la generación de los “ni ni”, que no trabaja ni estudia. En Latinoamérica, el movimiento estudiantil viene dando el ejemplo, nada más ni nada menos que nuestros hermanos chilenos, que están librando una gran batalla por la educación pública y contra los resabios pinochetistas del régimen del país trasandino. También en Colombia resisten los estudiantes en defensa de la educación, enfrentando la represión.

Esta vez la crisis empezó a golpear en el corazón del capitalismo. Pero en nuestro país, no hay nada que se parezca al verso del desacople que nos quieren vender los K, aunque los ritmos de la crisis, en lo inmediato, sean otros.

Este 23 de octubre, muchos trabajadores y estudiantes votarán a CFK con la idea de que mejorarán sus condiciones de vida, o de que el gobierno aplicará en su segundo mandato medidas “progresistas”. Pero lejos de estas ilusiones legítimas, el nuevo gobierno será de mayor ataque contra los trabajadores y el pueblo. Más aún si tenemos en cuenta que en el último año, desde el asesinato de Mariano, hubo más de 10 muertos por luchar. Esa es la respuesta del gobierno para el que se le ocurra que no quiere seguir sin vivienda o trabajando en la flexibilización laboral, la misma de los ´90. Para que no queden dudas de qué hará en su segundo mandato, Cristina se ocupó de dejarlo claro en las últimas semanas, primero atacando a los trabajadores del subte en su lucha contra las enfermedades laborales; después con la escandalosa detención del Pollo Sobrero apoyada por Aníbal Fernández; y, por último, con este clima, favoreciendo el ataque de una patota contra la familia de un delegado de la combativa línea 60 de colectivos. Durante las elecciones de Capital, su candidato Filmus se había pronunciado también contra las tomas de colegios y el movimiento estudiantil.

Son todos ataques contra los luchadores, el sindicalismo de base y la izquierda. Como buena estratega de las clases dominantes, Cristina quiere deshacerse primero de los delegados combativos para después poder atacar al conjunto de los trabajadores. Porque sabe que allí donde están el sindicalismo de base y la izquierda, los trabajadores se le plantan a la dictadura patronal. Así fue en 2009, cuando la crisis pegó y en Argentina hubo más de 300.000 despidos y suspensiones. Mientras que en muchos lugares los despidos pasaron sin lucha, hubo también casos emblemáticos como Kraft-Terrabusi donde se dio una pelea enorme contra los despidos, con 38 días de huelga, cortes de Panamericana, enfrentamiento a la represión y solidaridad en todo el país, como la que llevamos adelante desde la Juventud del PTS con los cortes de Callao y Corrientes y otras acciones. O como en Zanon, donde hace 10 años, en plena crisis de 2001, frente al cierre de la fábrica comenzaba a escribirse otra historia, la del control obrero de la producción, demostrando que los trabajadores pueden producir sin patrones. Por eso desde la Juventud del PTS hoy aportamos, junto a los más destacados dirigentes del sindicalismo de base del país, a construir en el movimiento obrero una gran corriente clasista organizada alrededor del periódico Nuestra Lucha. Por su parte, Cristina y las patronales quieren que al frente de los lugares de trabajo esté la burocracia sindical corrupta y patotera que se vende al servicio de las patronales, mientras que en el movimiento estudiantil no quieren a los aliados de los trabajadores sino que apuestan con todo al desembarco de los burócratas de La Cámpora y las agrupaciones K que quieren convertir los lugares de estudio en unidades básicas al servicio del gobierno nacional. Las distintas variantes de la oposición patronal, sea la derecha de Duhalde o Macri o la centroizquierda sojera de Binner, no son ninguna alternativa para los jóvenes y trabajadores.

Desde la Juventud del PTS apostamos a construir una corriente militante de miles de jóvenes que dé la pelea en todos los lugares de trabajo y estudio, sindicatos y centros de estudiantes, donde está la fuerza social que si golpea de forma independiente y como un solo puño, puede derrotar los planes de los capitalistas.

Este jueves 20 te invitamos para que seamos miles en las calles por el aniversario del asesinato de Mariano Ferreyra, y para repudiar los ataques del gobierno, la burocracia y las patronales. Y el 23 de octubre, te llamamos a votar al Frente de Izquierda y de los Trabajadores que integramos el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) junto al Partido Obrero e Izquierda Socialista. Usamos la tribuna electoral y los diputados obtenidos para dirigirnos a millones, para denunciar a los capitalistas y sus políticos, pero también para alentar la movilización en las calles, las empresas y los lugares de estudio, ya que sólo tenemos confianza en la lucha independiente de los explotados y los oprimidos. Cristina, con sus gobernadores aliados y asesinos, con los intendentes mafiosos del conurbano, con la burocracia sindical, con sus empresarios amigos, se prepara para hacernos pagar a los trabajadores y al pueblo pobre los costos de esta crisis que empieza a llegar de vuelta a nuestro país. Nosotros, nos preparamos para derrotarlos, y que la crisis la paguen los capitalistas. Por eso nace esta publicación, para ser la voz de una juventud trabajadora y estudiantil que se pone de pie para escribir una nueva historia.


Che, ¿y vos por qué no militás?

Cristina y sus amigos del gobierno han intentado adjudicarse como mérito propio un supuesto regreso de la juventud a la militancia. Buscaron apoyarse en esa suerte de relato que se tiraba contra el “no te metás”, el “algo habrá hecho” y toda esa sucesión de prejuicios heredados de la dictadura de Videla. Era el inicio del nuevo “mito” de la militancia Nac&Pop. Habría que decirles de todas formas a los muchachos y muchachas kirchneristas, que todo esto no es ninguna novedad. Lo del gobierno no es más que un operativo de cooptación de la juventud para su propio proyecto político. Los jóvenes volvimos a la política hace muchos años ya, dejando más de 30 muertos en la Plaza de Mayo de diciembre de 2001 y echando a 5 presidentes en una semana, poniendo en pie las asambleas populares, participando de los movimientos de desocupados, tomando fábricas y poniéndolas a producir, como en Brukman y Zanon. El paradigma antipolítico del neoliberalismo no se puso en cuestionamiento cuando se le antojó a los K, sino hace una década atrás, abriendo un proceso político que todavía hoy estamos viviendo. La pregunta que nos surge a todos es, ¿una juventud militante al servicio de qué? Porque la palabra militancia no es una abstracción, no se puede reivindicar “la militancia” en sí misma. Cuando el kirchnerismo habla de militancia lo hace para ponerla al servicio del “modelo nacional y popular”, es decir, una actividad política digitada desde el Congreso y la Casa Rosada, construida de arriba para abajo. En este modelo de militancia del que hablan los K, los jóvenes tendríamos que dedicar nuestra vida a recomponer al Estado que una parte de esta nueva generación juvenil puso en cuestionamiento, cambiando el “que se vayan todos” de hace 10 años, por el “nunca menos”.

Pero el gobierno tiene muchas otras cosas de las que podría hacer bandera, aunque de acuerdo a la premisa del doble discurso, no parece buena opción. La gilada nac&pop no ha llegado a un punto tan alto de cinismo, pero podrían jactarse orgullosos de garantizar ganancias millonarias para un puñado de empresarios y defender esto como un principio, con uñas y dientes. En la Argentina del crecimiento económico, se atan los destinos del país al monocultivo sojero de los terratenientes y los pooles de siembra y a emprendimientos extractivos de recursos naturales, mientras se revienta a palazos a los pueblos originarios que defienden sus tierras ancestrales de la megaminería, las petroleras y la soja. En la Argentina de la inclusión social se excluye de las paritarias a la amplia mayoría de los trabajadores que laburan en negro, están tercerizados o contratados, cumpliendo a rajatabla una legislación laboral heredada del menemismo y que este gobierno no ha modificado ni un poquito. Cristina Kirchner no tiene nada que envidiarle a los mejores exponentes de la derecha cuando se tira contra los trabajadores del subte que hacen paro, y no dice ni mu por los subsidios millonarios que le entrega a la Iglesia Católica, mientras miles de escuelas a lo largo y ancho del país no cuentan con la infraestructura elemental para garantizar una educación pública y de calidad. El gobierno puede sentirse contento por entregar la Asignación Universal por Hijo, pero la realidad es que destina el triple de ese dinero a cumplir con los vencimientos de la deuda externa, deuda que esas mujeres y sus hijos no contrajeron pero que van a seguir pagando hasta que se mueran, y que representa el sometimiento a las voluntades de la política de los dueños del mundo, de los grandes capitales internacionales.
Lejos de lo que plantea el coro de cínicos y posibilistas de 678 y Carta Abierta, vivimos en un país profundamente vejado por la injusticia, la desigualdad y la opresión. La injusticia de trabajar como un mulo toda la vida y recibir como recompensa una jubilación miserable; de ser tercerizados y cobrar la mitad que un efectivo. La desigualdad que hace que tipos como Ricardo Fort gasten miles de dólares en una sola noche ostentando una opulencia repugnante mientras sus obreras se rompen el alma haciendo horas extras para poder llegar a fin de mes; la que hace que un puñado de burócratas y empresarios disfruten de vidas millonaria mientras millones se arrastran en el barro. La opresión que se mete como veneno en todos los ámbitos de nuestra vida, condicionando nuestra sexualidad a la heteronormatividad, pretendiendo que las mujeres sean esclavas del hogar y la familia, a tener que salir y tener que fumar con carpa un porro en una plaza para que un policía no te agarre, te detengan y te revienten a palazos.

El gobierno nacional busca una militancia joven que se resigne ante esta infamia, que no moleste. Pretenden con la Asignación Universal por Hijo tapar la falta de acceso a la vivienda que sufren más de 10 millones de personas, y que para el que quiera sacar los pies del plato exista la amenaza de que te maten a tiros como lo hicieron en Jujuy y en el Indoamericano. Para los que no se conforman con el “nunca menos” el gobierno también tiene su arsenal preparado. Sus patotas sindicales, verdaderos gendarmes de la dictadura patronal en los lugares de trabajo, se encargan de mantener el orden mediante la violencia y la intimidación, situación que con el asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra encuentra su máxima expresión. El gobierno persigue y reprime a todo lo que está a su izquierda, lo hace con una virulencia que ni por asomo expresa contra los empresarios genocidas a los que les garantiza enormes ganancias. Pero a la izquierda del gobierno no hay ninguna pared. El más de medio millón de votos que obtuvo el Frente de Izquierda en las primarias es una clara muestra de eso. La importante presencia de la izquierda es el resultado de ser una referencia viva de los procesos reales del movimiento estudiantil y de la clase trabajadora. No es un producto mediático, ni un “milagro”. Es militancia cotidiana, es bancar día a día nuestras banderas.

Por el contrario, desde el gobierno pretenden que nos sentemos a esperar mientras ellos solucionan las cosas. Pero como supieron decir los estudiantes del Mayo Francés nosotros somos demasiado jóvenes para esperar. Desde la Juventud del PTS buscamos declararle la guerra a las injusticias cometidas no sólo por éste, sino por todos los gobiernos; estamos en guerra con esta sociedad capitalista organizada para que poquitos vivan del trabajo de muchos; buscamos subvertir todos los órdenes existentes y para ello también peleamos en contra de cualquier reglamentación que impongan sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas, estamos en contra del individualismo rabioso que se fomenta desde el sentido común de una vida organizada como una carrera de lobos donde la persona que tenemos al lado es un competidor o una mercancía, y donde el único amor posible sea el socialmente aceptado, condenando a miles de homosexuales, lesbianas, bisexuales y trans a tener que esconder su amor y deseo en la oscuridad de un closet. Nosotros militamos para poner en pie a toda una nueva generación trabajadora y estudiantil que sea el ariete de la Historia, no de la Historia muerta que se relata a través de próceres y estatuas, sino de la Historia viva de los trabajadores cuando se echan a andar con los pasos de hombres y mujeres libres. Nosotros militamos por la organización desde abajo, por el poder de los trabajadores, por la revolución socialista, por una sociedad sin explotados ni explotadores. No militamos para gestionar la pobreza, ni para aceptar las cosas como son, sino para transformarlas radicalmente. Militamos, desde abajo y desde ahora, por una nueva sociedad y por nuevos valores revolucionarios. Y vos, ¿por qué no militas?


Sección electoral

Prepararse para…LA LUCHA DE CLASES

Entrevista al Chipi Castillo. Candidato a vicepresidente del FIT

1) Como candidato a vicepresidente por el Frente de Izquierda y dirigente del PTS, ¿Qué panorama ves hacia las elecciones del domingo?

Después de que en las elecciones primarias el gobierno obtuvo un buen resultado la mayoría de los candidatos prácticamente desertó de la elección. Por el contrario, desde el Frente de Izquierda aspiramos a repetir o ampliar la elección del 14 de agosto y a tratar de conseguir un diputado nacional, cuestión que posible si conseguimos ampliar un poco la votación de las primarias, sobre todo en Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Córdoba. También en Salta y Neuquén vamos a tener una buena votación, pero ahí los porcentajes para obtener diputados son muy altos. Aunque la mayoría de los trabajadores votó por Cristina, no le ha dado un cheque en blanco. Por ejemplo, generó mucho repudio la maniobra político-judicial que el gobierno realizó contra el Pollo Sobrero.

2) ¿Por qué los jóvenes tenemos que votar al FIT y no al kirchnerismo o a variantes de la oposición como Binner u otros?

Porque es la única fuerza política que en estas elecciones levanta las reivindicaciones de los trabajadores y la juventud dentro de un programa y una perspectiva claramente anticapitalista y socialista. En el kirchnerismo el poder real está en manos de los gobernadores e intendentes que fueron menemistas y duhaldistas, y pertenecen a los sectores más conservadores del peronismo. Binner de socialista tiene solo el nombre de su partido. En Santa Fe gobierna junto a los radicales al servicio de los capitales sojeros y las multinacionales exportadoras.

3) ¿Para qué serviría obtener algún diputado del FIT?

Un diputado de izquierda va a estar movilizándose en las calles junto a la clase obrera y todos los oprimidos que luchen por sus demandas. Además va a utilizar el parlamento como tribuna para difundir estas luchas y va a denunciar los negociados entre los empresarios y los políticos que defienden sus intereses. En el Frente de Izquierda hemos hecho el compromiso de que nuestros legisladores, como los que conseguimos en Neuquén y Córdoba, van a cobrar lo mismo que un docente y el resto de la dieta estará al servicio de apoyar las luchas.

4) Acabas de publicar el libro "La Izquierda frente a la Argentina kirchnerista" en el que analizas los últimos dos gobiernos de los K: ¿Cómo proyectás el segundo mandato de Cristina Fernández? ¿Qué le dirías a los jóvenes trabajadores y estudiantes más allá del 23 de Octubre?

Va a ser un mandato donde chocarán las políticas del gobierno con las demandas de los trabajadores. La crisis mundial ya está golpeando en el país, aunque aún en forma gradual, y ante esto el gobierno, que decía que estábamos "blindados" frente a la crisis, va a actuar como todos los que gestionan el estado al servicio de los empresarios, buscando que sean los trabajadores los que paguen los costos de la crisis. Hay que prepararse para un tercer mandato kirchnerista con mayores niveles de lucha de clases. Para esto hay que desarrollar una fuerte juventud y un partido revolucionario


Nuestros candidatos

La juventud del PTS en las listas del Frente de Izquierda

Franco Villalba. Candidato a Diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires, integrante de la Comisión Interna de Alicorp que logró el pase a planta de la mayoría de los jóvenes contratados.

Hernán Bocha Puddu, candidato a diputado nacional por la Provincia de Córdoba, obrero automotriz expulsado del gremio y despedido por la patronal FIAT-IVECO por defender a los contratados en 2009.

Laura Vilches, legisladora "electa" para rotar en la banca del FIT con Liliana Olivero.Docente secundaria y delegada escolar.

María Victoria Moyano. Nieta restituida por Abuelas de Plaza de Mayo. Miembro del Centro de profesionales por los DDHH. Candidata a Diputada Nacional

Juan Oribe. Ex- vicepresidente del Centro de estudiantes de filosofía y Letras de la UBA (CEFYL). Candidato a Diputado Nacional.

Verónica Jerez. Candidata a diputada por el FIT en Tucumán. Delegada autoconvocada del Hospital Centro de Salud. Impulsora del periódico militante Nuestra Lucha

Verónica Manuela Andrade. Candidata a Intendenta en el partido de San Miguel por el FIT. Militante del PTS.

INTERVENCION DE LA JUVENTUD DEL PTS EN LEDESMA Y EL FIT

Mauricio Tejerina, candidato a intendente de Palpalá, estudiante de Antropología de la UNJU.


Sección juventud trabajadora

TRIUNFO EN KRAFT TERRABUSI

ALIMENTANDO EL CLASISMO

Esta sección la vamos a dedicar a la charla que tuvimos con Javier “Poke” Hermosilla de la agrupación “Desde Abajo” (PTS + Independientes), que viene de ganar la Comisión Interna de la fábrica Kraft-Terrabusi por segunda vez consecutiva. En esta entrevista dialogamos con él, junto a Juan Oribe, Patricio del Corro y Jesica Calcagno, referentes estudiantiles que se solidarizaron con la lucha de Terrabusi en el 2009, cuando la empresa había despedido a más de 160 trabajadores, entre ellos parte de la Comisión Interna y del Cuerpo de Delegados.

En estas semanas tuvieron un importante triunfo en las elecciones

Poke: Si, en estos días estaban convocadas las elecciones para la Comisión Interna, en un escenario bastante particular, porque los que hace dos años fueron divididos, hoy se juntaron contra la actual interna. La lista verde del burócrata de Daer no se presentó y llamó a votar a la lista que tiene como referente a Ramón Bogado, del PCR y la CCC. A pesar de esta maniobra de la burocracia, acordada con Bogado, logramos un triunfo contundente con 820 votos contra 658. Hoy la clase obrera de Zona Norte sigue contando con una interna clasista y combativa frente a los planes del gobierno y las patronales, es algo muy importante.

Contános un poco la experiencia de la lucha del 2009

Poke: Es fundamental retomar estas experiencias porque frente a lo que se viene, nos dejan huellas que marcan un camino a seguir. La pelea del 2009 es importante porque Cristina nos decía lo mismo que ahora: que la crisis internacional no iba a pegar. Pero en el país “real” en pocos meses hubo más de 300 mil despidos. Se eliminaron turnos, horas extras y se despidió a miles de tercerizados. Fue en el medio de esa situación que los trabajadores de Kraft fuimos atacados por la multinacional yanqui. La respuesta de los trabajadores fue fuerte, paramos la planta, cortamos la Panamericana, enfrentamos la represión y recibimos el apoyo de múltiples sectores, organismos de DDHH, movimientos de desocupados que cortaron el Puente Pueyrredón, de los estudiantes. Supimos tejer una alianza social que pudo torcerles el brazo.

¿Cómo lo vivió el movimiento estudiantil todo esto?

Juan: En las facultades y colegios nos pusimos en movimiento, entendíamos que se jugaba algo grande. Cuando una patronal yanqui como Kraft, que es propiedad de uno de los empresarios más ricos del mundo, que quiere pisotear a los trabajadores, los estudiantes no nos podíamos quedar mirando. Ahí fue cuando nos plantamos en Callao y Corrientes, haciendo más de 10 cortes de calle, con centros como el CEFyL, en solidaridad con los trabajadores. En esos momentos medios como C5N nos bardeaban, nos decían que éramos la banda “hago lo que quiero”.

Pato: Además, éramos cientos de compañeros los que nos levantábamos a las 5 de la mañana para ir a los cortes de ruta que los laburantes hacían en la Pana. Con los cortes de Callao intentábamos frenar el avance represivo del gobierno, lo denunciábamos en todos los medios. Pero el gobierno, bien sirviente de los yanquis, mandó a la caballería de la Bonaerense a desalojar la fábrica. También ahí los estudiantes enfrentamos la represión junto a los trabajadores. Intentamos romper el cerco mediático y difundir su causa. La justicia nos quiso llevar a juicio, llegando a pedir más de 50 días de arresto para los tres, nos inventaron una causa re trucha, digitada por la Federal y la Metropolitana, que contaba con fotos y filmaciones ilegales de los cortes. A eso también le paramos la mano y logramos la absolución.

¿Qué opinan que dejó esa experiencia?

Jesica: Son momentos en los cuales había que jugarse, romper la rutina de la vida universitaria, de los Centros y Federaciones, la cursada, y salir a la calle. Demostramos el potencial que puede tener el movimiento estudiantil si pone sus organizaciones para dar respuesta a los problemas nacionales más importantes, como el trabajo. Este es un debate con otras organizaciones de izquierda, como el PO, que dirigiendo la FUBA desde hace años, la mantiene como una chapa vacía de participación. Yo creo, retomando un poco lo que decía el Poke, que lo que deja es una experiencia de unidad, de alianza entre sectores que el sistema siempre tiende a dividir. Mucha gente preguntaba qué teníamos que hacer los estudiantes con los trabajadores, y sin embargo lo pudimos mostrar, porque si no nos unimos nos pasan por arriba.

Poke: Además de lo que dicen los compañeros, vuelvo a lo que charlábamos al principio. Nos deja una importante experiencia frente a lo que se viene. El gobierno y las patronales van a seguir jugando el mismo juego, descargar la crisis internacional que ellos generaron sobre nuestros hombros. La clave está en ver si nosotros los obreros, junto a los estudiantes y otros sectores, podemos plantarnos y hacerles frente. Es eso quizás lo más importante que dejó la lucha de Kraft: que sí se puede torcerle el brazo al gobierno, a las multinacionales y la burocracia. A todos esos juntos.


¿No estás cansado de dejar la vida en el laburo?

Por Franco Villalba –Delegado de la Comisión Interna de ALICORP (ex Jabón Federal) y dirigente de la Juventud del PTS
La Matanza
Millones de jóvenes dejan su vida en la fábrica. Como mi vecino, que tiene 21 años. Terminó la secundaria a los 19, ya cansado de cursar. Se levanta cada día a las 6 para ir al taller. Ahí donde con un sueldo en negro de $ 1980 pudo costear los materiales para la escuela. Del cual salía caída la noche para llegar a casa a dormir a las 23 hs. Ni ganas de hacer zapping para ver los mismos programas que pasan por la tele desde la época de Menem, o que se hable del “país de las maravillas” en 6,7,8 mientras se le iban cerrando los ojos por el agotamiento, para que el despertador lo levante unas pocas horas después sin que haya dormido nada. Tiene esta rutina desde que terminó el colegio hace 3 años. Desde aquel día en el que no se permitió aceptar ni un peso más de los pocos que ganaban sus padres.

Pero la frustración fue mayor cuando creyó que ese título le iba a dar un trabajo estable con el cual honrar el esfuerzo de sus viejos. Cada empleo que se le cruzaba no le duraba nada. Resulta que sólo duraba 3 meses, o con suerte 6. Pero eso sí, durante ese tiempo le exprimieron hasta las ganas de vivir. La espalda le quedó torcida, pero esa enfermedad no la cubría la ART. Resultó no ser una enfermedad laboral. “¿Pero cómo puede ser? ¿Si entré a trabajar re sano?” Se preguntó al salir de ese médico al que los más viejos llamaban “veterinario”.

Todos sus amigos del barrio con los que compartía salidas, fútbol e historias tuvieron (con suerte) el mismo destino. Pero ya no se veían tan seguido. El crecimiento económico que comenzó a reinar los encerró en las fábricas de lunes a lunes, obligatoriamente, si no, a la calle de vuelta. Sólo se hablaban por mensajes de texto. Ni hablar de su mejor amigo, que tuvo un nene tan pronto y las horas extras son lo único que tiene para pagar tanta deuda.

Uno del sindicato que no veía hace meses, se le acercó de repente para preguntarle cómo estaba y si necesitaba algo. Dijo “No” con la cabeza, pero por dentro pensó “Quiero quedar efectivo, rata” y se conformó con “sacarle” un cigarro, mientras masticaba odio.

Pero los empresarios, sus partidos y su Estado no se conforman con vivir de vacaciones a costa de exprimirnos hasta nuestro sudor. También te mandan a sus policías para detenerte, golpearte y encerrarte si no les gusta tu cara de pibe de barrio humilde. Historias como la del joven Luciano Arruga no tienen que suceder nunca más. Te quieren ver lejos de sus barrios lujosos y cercados. Sólo se arriman con sus políticos con cada campaña electoral, buscando votos a cambio de lo que para ellos es un vuelto, pero que para nuestras familias es más que necesario.

Ésta, seguro es parecida a tu historia, o la de tu amigo/a, vecino, o primo. La de los jóvenes trabajadores. Nos proponemos llegar a miles de ellos. Organizar su bronca. Mientras Cristina nos habla de la “fuerza” del modelo, nosotros sabemos que esa “fuerza” está basada en nuestro sacrificio, en las condiciones de trabajo que están igual o peor que en los 90’. Porque en el “país real” casi la mitad de los trabajos de los jóvenes son en negro, y la mitad de la clase obrera tiene que vivir con $2.000. Sólo con ver las ganancias de las empresas amigas del gobierno, como Telecom, Acindar, Repsol y Molinos, aumentaron un 48% bajo este modelo, sabemos al servicio de quién está la “fuerza” de este modelo.

¿Qué tenemos que ver nosotros con la Juventud Sindical de Facundo Moyano o con La Cámpora? Nuestra historia y nuestros compañeros demuestran que somos todo lo contrario. Somos los que nos proponemos terminar con esos pichones de burócratas y mini empresarios de la política del gobierno.


La Juventud del PTS y el periódico Nuestra Lucha

La Juventud del PTS toma en sus manos el periódico obrero “Nuestra Lucha” impulsado por trabajadores de Zanon, sectores clasistas del Subte, Kraft y otros gremios. Asumimos un importante desafío. Por un lado, el de contribuir a construir una gran corriente clasista en el movimiento obrero. Tarea primordial para cualquier joven que piense la militancia como forma de vida, y la revolución (triunfante) como una perspectiva posible. Para ello, conformar comités de Nuestra Lucha con peso en las principales fábricas, servicios y lugares de trabajo, es fundamental. Convencidos de esto, junto a la juventud trabajadora, queremos organizar miles de estudiantes de los colegios secundarios, facultades, terciarios, que impulsen este proyecto.

Estamos dando los primeros pasos, con nuestros compañeros/as estudiantes de la Juventud del PTS de la UBA que militan junto a los trabajadores de LAN y HAS en Aeronáuticos y del Subte, que con la Juventud de zona sur y oeste del GBA recorren las vías del Sarmiento y del Roca conociendo decenas de ferroviarios, y defendiéndolos cuando los atacan como cuando detuvieron al Pollo Sobrero; o la Juventud de zona norte que hace llegar el periódico a los obreros del neumático de Fate y Firestone, de Kraft y Pepsico, entre otras fábricas; o los estudiantes de La Plata, que van al Astillero Río Santiago. En el norte del país, los compañeros de la Juventud del PTS de Jujuy y Tucumán llevan Nuestra Lucha a los sin techo de Ledesma y los pueblos originarios, y se organizan con ellos para defender sus derechos, como lo hacen los compañeros de Mendoza con los ajeros. En Córdoba, la ciudad de la unidad obrero estudiantil, nuestra juventud va con Nuestra Lucha a las automotrices Iveco, Volkswagen, Gestamp, Fiat, Arcor, y también en Rosario, Neuquén, y otras ciudades. Buscamos llegar a miles de trabajadores y trabajadoras con los que podamos pensar juntos cómo echar a los burócratas que hacen de vigilantes de la ganancia del patrón, y cómo defendernos mejor de los ataques del gobierno de Cristina.

En nuestras filas contamos con jóvenes dirigentes obreros, que en su lugar de trabajo luchan contra esta realidad. Recuperamos comisiones internas y organizamos agrupaciones en varios gremios. Los burócratas sindicales saben perfectamente que no somos comprables, no todo tiene precio: así lo demostraron nuestros compañeros en Donnelley y PepsiCo, que rechazaron sumas millonarias de la empresa para que abandonen la lucha. En cada lugar que pisamos, surgen compañeros que pelean por la democracia desde las bases. Luchamos junto a los obreros de Zanon, Subte, Kraft, del FFCC Roca y todos los lugares donde surgió el sindicalismo de base, por recuperar los sindicatos para los trabajadores.
Participamos en las elecciones nacionales con candidatos de la Juventud del PTS en el Frente de Izquierda, y como en cada día y cada año, levantamos las banderas que reclaman la jornada laboral reducida, con el mismo sueldo, para que los jóvenes podamos estudiar y tener tiempo para dedicarnos al arte y la cultura. Gritamos bien fuerte: ¡Que se vaya la policía asesina y la gendarmería de nuestros barrios!

En este camino, somos parte de construir una corriente clasista en el movimiento y una juventud que se forma militando en común con los y las trabajadoras, minando el poder de la burguesía y sus empresas, forjando la unidad obrero estudiantil, pero con la perspectiva de acabar con esta sociedad capitalista, injusta, desigual, expoliadora. Así, vamos haciendo una experiencia en común con los jóvenes trabajadores, construyendo juntos la Juventud del PTS, con el horizonte de poner en pie un partido revolucionario para hacer realidad ese sueño: la revolución socialista. Te invitamos a sumarte a este proyecto.


EN DISCO HAY DICTADURA PATRONAL

NO AL DESPIDO DE DANIEL ROMERO, NO AL DESAFUERO DE DIEGO VARGAS

Disco ¿Qué necesitas? dicen en sus publicidades la multinacional chilena vinculada a la dictadura pinochetista. Los trabajadores respondemos que necesitamos democracia sindical, poder organizarnos en nuestro lugar de trabajo. En el Disco 16 hay una juventud trabajadora que despierta y que se empieza organizar. Acto seguido, ataques, persecuciones y despidos de la empresa. No piden grandes cosas Daniel Romero y Diego Vargas, delegados de base de la sucursal. Fueron siempre junto a sus compañeros/as los abanderados de la lucha por condiciones dignas de trabajo, para que las cajeras puedan ir al baño, comedor para todos los trabajadores, y no sólo para los jefes. La empresa, fiel a los métodos de la dictadura, cuenta con esta justicia para ricos que habilitó el desafuero y posterior despido de Daniel Romero, buscando por esa vía sacarle los fueros de delegado a Diego Vargas. ¿El Sindicato?... bien gracias. Ni pintó, dejando claro una vez más que la burocracia de Cavallieri “juega de 9” para la empresa. Son más de 12 causas civiles, laborales y penales que acumulan de parte de esta empresa Daniel y Diego. Buscan terminar con la organización de base del mercado, donde todo se decide en asamblea.

UNA CAMPAÑA MILITANTE

Los delegados del Disco 16, sus trabajadores, la agrupación “Comercio Despierta” venimos desarrollando una campaña militante en los distintos lugares de trabajo en el gremio de Comercio contra la prepotencia de la patronal. Entre pegatinas y volanteadas se hizo notar la indignación de los laburantes porque viven lo mismo en sus propios laburos, y en muchos de ellos los delegados están vendidos a la burocracia y miran para un costado. Acoso de los jefes, cajeras que no pueden ir al baño, persecuciones y despidos si levantan un poco la cabeza. No es solo Disco, son los Jumbo, Easy, Ausa (Autopistas), en todas estas empresas los jóvenes nos empezamos a organizar. Esta es la juventud que se pone de pie en los lugares de laburo. Que sale a pelear por sus derechos, que se equivoca y aprende. Que se propone poner en pie una campaña que permita no solo denunciar y exigir, si no también reagrupar fuerzas para salir a pelearla.

ANECDOTARIO

1) "El Señor no puede pasar"

Los pasillos del supermercado se parecen a los de un regimiento. El control sobre los trabajadores es total. Para muestra basta un ejemplo. Una compañera concurrió al Disco 16 a las 11.30 a buscar unas pertenencias de su locker. Al subir las escaleras, el gerente que estaba acompañado del encargado de seguridad, hicieron pasarle a la compañera y a su hijo (de tan solo 5 años) un horroroso momento de nervios y susto. De manera amenazante, el gerente con su dedo índice señaló al niño, y le dijo "el señor no puede pasar". La compañera le explicó al gerente que sólo iría a buscar sus pertenencias. "¿Cómo voy a dejarlo solo en la calle?”, contestó. Pero al gerente no le importó, y empujándolos en la escalera para cortarles el paso, continuó hostigándolos en todo el trayecto de la escalera al vestuario. Ni siquiera le importó cuando la compañera le dijo que lo iba a denunciar por maltrato y por hacerle pasar un mal momento a su hijo, a lo que respondió "Denúnciame todo lo que quieras. Pero el señor no pasa". A los pocos días a la compañera le llegó el telegrama diciendo que su hijo afectó el normal funcionamiento del local, y sería sancionada. No eligieron al azar, persiguen a la compañera porque activa en su lugar de trabajo, lo hacen en las escaleras porque es uno de los pocos lugares donde no hay cámaras de vigilancia. Así se maneja una empresa multinacional multimillonaria y pinochetista, con personeros que son capaces de llevar a cabo las peores y más sádicas acciones contra lxs trabajadores que se rompen el lomo en toda una jornada precarizada, donde las mujeres trabajadoras no reciben el beneficio de guarderías, y muchas de ellas pasan largas jornadas fuera de sus casas, recibiendo no sólo la presión laboral, sino también la psicológica y moral por el hostigamiento gerencial y el tiempo que les roban para pasar tiempo con sus hijos.

2) Con carpa

El Supervisor va y viene, es el ojo vigilante del amo. También está el buchón y el burócrata: controlan cada movimiento y palabra de los pibes. De vez en cuando, algún acoso sexual a una compañera enoja a la gente. Pero acá no se para como en Kraft, los delegados patean para el lado de la empresa. Fuera de la planta “algo pasó”. En el comedor se enteraron de la represión a los sin techo, otra vez. Pero sin levantar el avispero, la juventud obrera dialoga mientras la producción va en aumento.

- ¿Che viste lo de Ledesma? Pobre gente quiere un techo nada mas…

- ¡Si! Cualquiera la yuta ¡Son una mierda!

- Tendrían que darle laburo, no represión. Esa es la forma de ayudar a esa gente.

- See.. de una! Nosotros también podemos ayudar ¿Si le damos nuestro aguinaldo a los que están abajo del puente Buen Aire? ¿O, si ponemos comedores..?

- Pero eso no soluciona mucho. Pan para hoy y hambre para mañana. Mejor seria que Matarrazzo le done un día de producción a la gente pobre de los barrios.

- Che, eso estaría bueno. ¡Si, de una hay que hacerlo! Este país produce un montón de alimentos, ¿cómo puede haber hambre?

- Pero ¿Vos pensas que Matarazzo va a regalar un día de su producción?

- No. Pero si no le paramos la planta…¿no?

- Estaría piola ¿Y si hacemos como en Zanon, y que Matarazzo sea de los trabajadores? Habría mucha mas gente trabajando adentro y se podria alimentar a muchos más. Habría que ir a decirle eso a los laburantes de Matarazzo.

- Si, pero no nos van a dar ni bola...

- Pero amigo, como nosotros, hay un montón de gente que debe pensar así... ¡hay que ir a buscarlos!

- Puede ser… Hay que ver como hacer para que nos escuchen, que nos den cabida. Pero contame más de Zanon ¿Cómo hicieron che?¿Es verdad eso que no hay patrones ahí? Por ahí podemos aprender de ellos.

- Te lo cuento a la salida amigo, ahí viene el botonazo este…
[El “Jefe” se acerca y saben que hay que callarse o hablar de “otra cosa” para no llamar la atención]

- Che en este Clausura, es fija que salimos Campeones. Acordate...

- Vos siempre decís lo mismo, Jaja!


SECCIÓN INTERNACIONAL

JESICA CALCAGNO Y JUAN ORIBE

Chile

Ganar las calles, escribir la historia

La juventud chilena dice ¡basta! y su grito recorre el mundo junto al de los jóvenes de Medio Oriente y los indignados del Estado español, Wall Street, Italia y otros países de Europa. Desde la Juventud del PTS sentimos como propio su grito de rebeldía. Por eso cruzamos la cordillera con delegaciones estudiantiles y los obreros de Zanon para aprender, aportar y compartir las batallas de nuestras organizaciones hermanas, Las Armas de la Crítica (LAC) y el Partido de Trabajadores Revolucionarios – Clase contra Clase (PTR - CcC).

La lucha de los jóvenes chilenos es por la educación gratuita pero condensa cuestionamientos más profundos. En América Latina nuestra joven generación fue educada por democracias para ricos, que nos impusieron sus normas para gobernar desde arriba y que estemos quietos, expectantes. Democracias pactadas con los patrones para mantener y profundizar “la obra del neoliberalismo” que comenzaron las dictaduras.
Chile es uno de los casos más grotescos del continente. Pasaron veintiún años desde el fin de la dictadura pinochetista y la “democracia” alternada entre la Concertación y la derecha sigue negando derechos elementales como la educación. Son los que siguieron entregando las riquezas naturales como el cobre a manos de multinacionales y niegan el derecho a huelga a los trabajadores. Hoy como ayer, prohíben manifestaciones; con represión y muerte, Piñera aplica su “ley de hierro”. Pero esta generación que empieza a ganar las calles está poniendo en jaque la herencia pinochetista.

Desvestir una democracia para combatir una dictadura

Son miles en las calles, nadie los para, ni vallas, gases y carabineros ni su brutal represión. No los paran los asesinatos por parte de la policía y del Estado: un nuevo caído en combate, una nueva bandera de lucha. Manuel Gutiérrez, ¡presente! Toman escuelas y universidades, organizan barricadas, marchan. A cada paso hacen temblar al régimen, ganan confianza y se les unen los trabajadores. Es la generación que nació sin miedo. Se criaron combatiendo a los pacos, organizando la autodefensa, enfrentando las razzias, detenciones, golpes y torturas que son moneda corriente para la juventud hasta cuando sale a divertirse. No cargan con las derrotas de la dictadura pinochetista, que aplastó a sangre y fuego a toda una generación de trabajadores y estudiantes. Vienen acumulando lecciones y experiencias, como la de los pingüinos en el 2006.

Exigir educación gratuita hoy en Chile es atacar uno de los pilares del régimen pinochetista que los gobiernos de la Concertación y Piñera mantuvieron. Estudiar es un privilegio, la educación está manejada por empresarios que le ponen precio a un derecho que la “democracia” no quiere garantizar. Los trabajadores y sus familias no acceden a aquella en la mayoría de los casos, y si lo hacen es con deudas casi de por vida. Encima, el peso de instituciones reaccionarias como la Iglesia impone sus contenidos en gran parte de la enseñanza. Es un negocio redondo para empresarios, bancos, iglesias y políticos que pactaron la salida de Pinochet. Ellos tienen mucho que perder. Los trabajadores y sus hijos, todo por ganar. Los jóvenes en sus pancartas les dicen: “Burgueses, tiemblen de miedo, que han salido a las calles los hijos del obrero”.

Esta experiencia de lucha es la que va a desparramarse en las fábricas y servicios, cuando esta juventud ingrese al mundo del trabajo. Chile está cambiando, empiezan a recomponerse los lazos de solidaridad de clase que el pinochetismo hizo trozos: los trabajadores se unen en las calles a los estudiantes porque es su propio reclamo y enfrenta a esa herencia podrida que, aunque cambie su rostro, es una dictadura de clase. Ellos dicen: “Desvestimos una democracia para combatir una dictadura”. Los jóvenes les dan confianza con las masivas movilizaciones; saben que esto recién comienza: de desarrollarse la alianza entre trabajadores y estudiantes pueden ir por todo, todo lo que esta democracia de ricos no les va a dar.

El movimiento estudiantil entre lo viejo y lo nuevo

Este proceso es también un cimbronazo para las organizaciones estudiantiles y sus direcciones. La Confech, en manos de las Juventudes Comunistas (PC), tiene a su principal referente, Camila Vallejo, en boca de todos los medios. Se alegran por su “madurez” y “responsabilidad”. Los actuales “voceros” del movimiento se parecen más a políticos “profesionales” de la mesa chica que a los miles de jóvenes que quieren decidir y triunfar, en las calles, con tomas y enfrentamientos con carabineros.

Frente a un régimen cada vez más deslegitimado, la Concertación y el PC buscan sangre joven para reeditar viejas estrategias. Los mismos que pactaron la salida de la dictadura con la derecha (manteniendo entonces al mismísimo Pinochet como jefe del ejército ocho años después de asumida la Concertación), de los que el PC es aliado, proponen hoy una “segunda transición democrática”. A pesar de su discurso por ganar la educación gratuita, la enmarcan en un proceso a largo plazo mientras la juventud ve que ahora es cuando.

El PC está desbordado por las movilizaciones, que van más allá de lo que ellos quieren salvar del régimen, e intentan maniobrar. Primero quisieron bajarse de la gratuidad, luego levantar las tomas, ahora desmovilizar con “plebiscitos” o decidir el curso de la lucha en el parlamento.

Son miles los estudiantes que ven al alcance de la mano la conquista de una educación gratuita y saben que pueden ir por más. Los medios los llaman “la ultra”, los grupos “violentos” y minoritarios, intentan dividir el movimiento, pero ellos son miles y quieren profundizar la lucha.

Nuestras organizaciones hermanas LAC y PTR se proponen, al calor de los combates de esta generación, construir una nueva referencia política, una juventud combativa y revolucionaria capaz de terminar de una vez con la herencia de la dictadura. Vienen peleando por nuevos organismos de base como en la Universidad de Santiago de Chile, enfrentando la política del PC, o mostrando en los hechos cómo estudiantes y profesores pueden autogestionar las escuelas como en el Liceo A-90. Esta es la batalla que vienen dando, la de destacar a los miles de jóvenes que están dispuestos a ir hasta el final, impulsando reagrupamientos de los sectores combativos mediante el desarrollo de una asamblea general de lucha para impulsar la organización desde abajo, y la revocabilidad de los representantes que no respeten los mandatos. Chile cambia desde las bases mientras las direcciones de sus organizaciones estudiantiles se mantienen conservadoras y burocráticas. Las medias tintas de los “colectivos populares”, que plantean la educación gratuita pero avalan la estructura burocrática de la Confech y su política de desmovilización, no son alternativa.

La juventud chilena se ha puesto en marcha, su pelea cuenta con enorme simpatía entre los trabajadores y el pueblo, y el Gobierno los enfrenta con puño de hierro. En las calles las banderas dicen: “Hoy los colegios, mañana las fábricas”. Qué mejor noticia la de que sea la juventud la que pisa las calles nuevamente y empiece a anticipar los vientos del nuevo Chile que se viene.

El chamuyo kirchnerista

De este lado de la cordillera, el Gobierno de Cristina, ni lerdo ni perezoso, salió a hablar de los “dos modelos” para decirnos que en Argentina la educación pública y gratuita es su logro. Lejos de deberle este derecho, es una conquista que los estudiantes y los trabajadores conseguimos y defendimos con la lucha, como en el ‘95 contra la implementación de la LES (la Ley de Educación Superior menemista que este Gobierno mantiene) o en el 2005 y el 2010. El “modelo” del Gobierno es el que destina siete veces más presupuesto para la deuda externa que para educación. Acá, sólo el 12% de los jóvenes más humildes accede a la universidad, y en la provincia de Buenos Aires hay más de quinientos mil jóvenes que no estudian ni trabajan. Es la juventud, junto a los docentes y todos los trabajadores, la que conquista el derecho a la educación, y el Gobierno responde a nuestra lucha con ataques y represión como con los maestros de Santa Cruz, o condenando la toma de colegios como hizo Filmus.

La Mella: en Chile junto a la “vieja izquierda” del Partido Comunista

Los que vociferan sobre la “nueva izquierda”, en Chile demuestran su verdadera estrategia aliándose con lo viejo, representado por el Partido Comunista. El presidente de la FUBA, Ignacio Kotzer (de La Mella, aliada del FPDS en la COMPA), viajó a Chile para dar apoyo a los dirigentes del PC. Se junta con los que demonizan a los “encapuchados” que enfrentan a los carabineros que asesinaron a Manuel Gutiérrez, con los que quieren una “segunda transición democrática” para salvar el régimen. Su discurso de “nuevas prácticas” termina confluyendo con los que ponen freno a los cambios profundos.

La Juventud del PTS cruza la Cordillera

Durante estos meses de combate en Chile, como juventud internacionalista que somos, viajamos destacadas delegaciones militantes de compañeros de Argentina, Brasil, Estado Español y Alemania, todos pertenecientes a la Fracción Trotskista - Cuarta Internacional. Cruzamos la cordillera con un grupo de trabajadores/as de Zanon bajo control obrero jóvenes dirigentes estudiantiles de Buenos Aires, Rosario, Mendoza y Neuquén.

P˜áGINAS WEB

Seguí la lucha de Chile en www.vivalaluchaenchile.org -
www.juventudcombativayrevolucionaria.cl


Sección sexualidad

Ser Mariposa

Pablo de Cs Políticas UBA, militante LGTB en la Juventud del PTS.

“En el origen de nuestra lucha está el sueño de todas las libertades”, hermosa frase de Alejandro Modarelli –escritor y periodista– repetida y dicha como aliento constante entre lxs militantes LGTB-Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales- resume algo de lo que quiero decir.

Así “en el origen”…me recuerda a la travesía de ser gay en una pequeña ciudad del interior en la cual nací, marcado por los valores familiares. No fue fácil, tampoco lo es ahora (se vive la diferencia entre una ciudad como Buenos Aires –a la cual las empresas turísticas declararon ciudad “amigable” con los LGTB– y los miles de lugares donde persiste como “pecado”).

Mi adolescencia, el tiempo de la construcción de mi identidad sexual, la pasé en la penumbra, en la oscuridad en la cual uno debe inventarse novias con las que me tocaba salir por mandato, evadirme cuando alguien me hacía la pregunta: – “Y a vos ¿No te gusta ninguna chica?”. Yo decía que sí, siempre era la misma: “Fiorella” –quien existe realmente–pero que nunca se enteró que usaba su nombre como puerta de mi closet. Mis tardes en el colegio, el “che puto” el insulto más usado para referirse a un compañero cualquiera porque si rechazabas a una chica, ahí venía el “se la come!”. Comer y beber… la angustia de los prejuicios enquistados y el maltrato brotando de las entrañas miserables y los valores existentes de esta sociedad. Es que nos educa la Iglesia, Tinelli y tantos programas de televisión basura, nuestras familias donde se repiten las injurias permanentes contra quienes deseamos vivir nuestra sexualidad fuera de la norma varón/mujer.

El sueño de todas las libertades… Cuando por necesidad vital rompí con el círculo de opresiones y represiones, en pequeño, en mi vida personal, lo hice a la par de pensar y querer vivir con mayor libertad. Rápidamente comprendí que no fue ni será una cuestión individual. Las pequeñas batallas que libraba para vivir según mi deseo tenían una larga historia y contenían un ansia de liberación colectiva, de años de lucha de millones iguales a mí.

Hay una frase de la activista travesti Lohana Berkins que me marcó "No es fácil ser mariposa en un mundo de gusanos capitalistas". Este sistema que se basa en la explotación de miles de millones de trabajadorxs e impregna en sus conciencias la idea de un orden natural de los cuerpos y los sexos: comer, trabajar y reproducirse. A su vez abre sus puertas a pequeños sectores de las personas LGTB a través de un orden del mercado: puedes comprar e incluso venderte, incluso casarte en algunos pocos países como Argentina, ahora nunca ser verdaderamente libre.

Soñé con todas las libertades… y la realidad me mostró en lo más profundo sus miserias y contradicciones, abrí más los ojos y encontré la batalla continua de todxs lxs que luchan por sus derechos. La realidad más cruda, no solo en el ámbito privado, sino en las calles. A las travestis, las personas trans, la policía las detiene, las viola, golpea hasta la inconciencia o directamente asesina. O padrastros lesbófobos disparando a quemarropa contra la Pepa Gaitan por ser lesbiana.

Por eso con mis compañerxs damos la pelea por todos nuestros derechos con una política anticapitalista, revolucionaria, para tirar abajo este sistema que nos explota y oprime, como lo demostramos con nuestra lucha e incluso durante este año en las campañas electorales con nuestro compañero Julio Rovelli como candidato del Frente de Izquierda y del PTS. Queremos superar la estrecha agenda de “pequeñas reformas” y del conformismo individual tan de moda entre organizaciones como la FALGTB, y convertir nuestra militancia por la libertad sexual en una lucha colectiva contra este sistema capitalista.

El 5/11 todxs a la marcha del Orgullo

La aprobación del matrimonio igualitario fue una conquista importante, pero no acabó con la realidad de la opresión y la discriminación que sufrimos. Para que se apruebe YA la Ley de Identidad de Género, para que el aborto sea legal, seguro y gratuito, para que la Iglesia no se meta más en nuestras vidas y nuestras camas, para terminar con la homolesbotransfobia, para que las compañeras trans y travestis tengan trabajo y salud y no sean reprimidas por la policía. Para que las energías de los miles que vamos a expresarnos como somos y como elegimos vivir nuestra sexualidad no sea puesta al servicio del mercado, del lobby parlamentario, o el apoyo a este gobierno o a la oposición patronal. Lxs LGTB de la Juventud del PTSnos ponemos de pie para acabar con todas las formas de opresión.

Sección Mujer

Mi cuerpo es mío, yo decido

A CONQUISTAR EL DERECHO AL ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO

por Laura Vilches, legisladora provincial electa para rotar en la banca del FIT Córdoba, dirigente de Pan y Rosas y de la Juventud del PTS

El 1 de noviembre, luego de idas y vueltas, comenzará la discusión sobre la legalización del aborto en la Comisión de Legislación Penal del Congreso de la Nación.

Durante toda esta campaña electoral, kirchneristas, radicales, falsos “socialistas” como Binner, y otros opositores sojeros se negaron a plantear el derecho al aborto como una demanda de las mujeres, incluso hubo quienes como Duhalde se manifestaron en contra, no sólo de este derecho sino también del matrimonio igualitario.

Pasada la marea electoral, se discutirán en la Comisión que preside el diputado de la Coalición Cívica J. Carlos Vega, distintos proyectos de ley como el de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y otros, y uno presentado por éste que propone modificar el artículo 86 actualmente vigente, reduciendo a 12 semanas la posibilidad de interrupción del embarazo en los casos de aborto no punible [1]

Cuando comience el debate, seguramente Cristina Fernández habrá ganado holgadamente las elecciones. Un tercer mandato kirchnerista con una presidenta que está en contra del derecho al aborto –aunque algunos pocos diputados K apoyen el proyecto de ley de la Campaña- y cada vez da más guiños a la Iglesia con sus propagandas “por la vida”, y manteniendo cuantiosos subsidios con sueldos de $10000 como el de muchos obispos.

Frente a los 500.000 abortos que se realizan al año en las condiciones deplorables de la clandestinidad y las más de 300 muertas, nadie resuelve nada a favor de las mujeres. Todos en contra. Pero hay quienes sí se pronuncian y militan año a año contra nuestro derechos, como la Iglesia y la diputada derechista Cynthia Hotton, entre otros, que el año pasado se organizaron contra la ley de matrimonio igualitario.

Mientras nos hablan de “defender la vida” y los “derechos de los niños por nacer”, amparan a curas abusadores como Grassi, o genocidas y apropiadores de los hijos de los y las 30 mil desaparecidos, como el capellán Von Wernich.

Es la misma Iglesia que se mete en nuestra educación en Córdoba, Salta, Jujuy, Tucumán y en todo el país, y que pone trabas a que tengamos una educación sexual LAICA e INTEGRAL.

Una Iglesia que en las escuelas te enseña que los preservativos contagian enfermedades y son “abortivos”, alimentando una ideología machista que nos niega a las mujeres el derecho a separar nuestro placer de la mera reproducción. Y lo hace porque nos quiere sumisas como trabajadoras, como estudiantes, como docentes que no cuestionen el modelo imperante de familia.

Por esa misma razón, no podemos confiar en que ni el estado, ni los partidos de la oposición, ni el propio kirchnerismo, van a concedernos este derecho que nos vienen negando hace años. No podemos dejar en sus manos nuestro derecho a decidir.

Es necesario que nos organicemos y pongamos de pie para conquistar este derecho.

El Frente de Izquierda, que conformamos con el Partido Obrero, Izquierda Socialista y el PTS del que formo parte, y la agrupación Pan y Rosas, ha sido la única opción política que en estas elecciones planteó claramente la pelea por este derecho elemental y que lucha todos los días en colegios, facultades y lugares de trabajo. Por eso, este 1° de noviembre tenemos que movilizarnos para exigir: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y derecho al aborto legal, seguro y gratuito porque no queremos ni una muerta más por abortos clandestinos!


[1] El artículo 86 señala bajo qué circunstancias NO es penalizado el aborto, desde 1921. Dice que “el aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible: 1°. si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; 2°. si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente.” Sin embargo, el inciso 2° es objeto de variadas interpretaciones que llevan a que termine siendo la justicia quien decida ante cada caso.


Sección Juventud Estudiantil

Centro de Estudiantes de Humanidades de Bahía Blanca

Un ejemplo de lucha y organización democrática

En las últimas semanas se realizaron las elecciones a Centro y nuevamente la lista que encabezamos los compañero de la Juventud del PTS, fuimos ratificados en la conducción. Logramos fortalecer un puesto de lucha importante para construir un nuevo movimiento estudiantil y transformar sus organizaciones, retomando las banderas de autoorganización, militancia y lucha junto a los trabajadores como en los ’70. Esto es lo que venimos haciendo en los 3 años que llevamos como conducción (junto a la UJS- PO) del Centro de Estudiantes de Humanidades (UNS–Bahía Blanca), y este año nuevamente, los estudiantes optaron por un Centro de Estudiantes dirigido por la izquierda clasista. En medio de un clima en el que las otras listas se jugaban a no discutir política, nosotros pusimos sobre la mesa las opciones: un centro de apoyo al gobierno, un centro dirigido por radicales, o un centro independiente, participativo y de lucha. Sentando nuevas tradiciones de organización y lucha Mientras en las mayoría de las organizaciones estudiantiles dirigidas por la izquierda (como la FUBA y los Centros en manos del PO), se toma como algo natural y completamente inalterable, la tradición de mantener militantes rentados en los espacios de gestión de los Centros. En Bahía los compañeros/as del CEHum mostramos que se pueden sentar nuevas tradiciones en la organización democrática en el movimiento estudiantil, desterrando la herencia de la Franja Morada de nuestras organizaciones. En los espacios de gestión los pasantes del CEHum son elegidos por sorteo entre todos los postulados para evitar todo tipo de clientelismo, y son ellos mismos quienes eligen a los encargados. También pusimos en pie una Comisión Revisora de Cuentas en la que cualquier estudiante puede actuar como veedor, en ella se analiza todo lo referente a la economía del centro, se elaboran propuestas que luego son sometidas a la asamblea, y además se sacan informes mensuales públicos para mantener a todos los estudiantes al tanto. En estos años hemos puesto en pie una experiencia de organización distinta a lo que se conoce, que choca con la tradición de los centros tipo Franja Morada y MNR, que muchas veces la propia izquierda reproduce. Producto de una política sistemática de democratizar nuestra organización cada vez son más los estudiantes que se suman a este centro llenando de vida las asambleas y otras actividades con sus posiciones políticas.El CEHum se ha transformado en una referencia, siendo la única organización independiente de Bahía Blanca que se ha puesto a la cabeza de pelar contra la represión y persecución del gobierno nacional a los luchadores. Salimos a las calles para solidarizarnos activamente con los trabajadores, como lo hicimos con los obreros del Polo Petroquímico y el paro histórico de los laburantes de planta junto a los terciarizados por la apertura de paritarias, paro que fue atacado por todos los medios y diarios fachos, o con los pescadores artesanales que salieron a exigir que el estado les renueve la flota porque la contaminación de la rio había destrozado su fuente de trabajo y necesitaban para sobrevivir ir mar adentro. También pusimos en pie una Secretaría de la Mujer, y votamos mandatos para el Encuentro Nacional de Mujeres y el congreso de la FUA, mientras otras organizaciones de izquierda miraban para otro lado. Ahora de lo que se trata para nosotros es dejar plasmada esta nueva tradición en un nuevo estatuto del centro para que sirva como ejemplo a todo el movimiento estudiantil y profundizar, a partir de este proceso, la democratización del centro poniendo en pie cuerpos de delegados por materia, para seguir construyendo un Centro de Estudiantes militante, que en las calles codo a codo con los trabajadores, enfrente los planes del gobierno.


Mi nombre es Trosky.

Dos historias corriendo en paralelo. Una transcurre en el presente; la otra en Coyoacán, México, en 1937.
Julieta tiene 26 años. Es una estudiante que investiga sobre los procesos de Moscú.
En el México de 1937, León Trotsky se somete al interrogatorio llevado a cabo por la Comisión Dewey. La Comisión es un contraproceso que el revolucionario en el exilio organiza para refutar y desmentir todas las acusaciones fabricadas por Stalin.
El tiempo se ve alterado, pasado y presente conviven, Julieta y León Trotsky, se encaminan hacia una confluencia.

Temas relacionados:

Debates

/   

Juventud

/   

Universidad

/   

Secundarios

/   

No Pasarán