logo PTS

NACIONAL

Que el gobierno explique por qué manda a infiltrar las movilizaciones

El miércoles 3 sesionó la Cámara de Diputados, esta vez con la presencia del jefe de gabinete Jorge Capitanich para ser interpelado. Ya expresamos en estas páginas de La Verdad Obrera que esta interpelación es bastante restringida debido a que al funcionario kirchnerista, ante sus respuestas, no se le puede repreguntar, y si omite contestar algo tampoco está permitido insistir con la pregunta. Ese es el método “democrático” del Parlamento que defienden los políticos patronales, tanto oficialistas como opositores.

Que el gobierno explique por qué manda a infiltrar las movilizaciones
4 de septiembre 2014

El miércoles 3 sesionó la Cámara de Diputados, esta vez con la presencia del jefe de gabinete Jorge Capitanich para ser interpelado. Ya expresamos en estas páginas de La Verdad Obrera que esta interpelación es bastante restringida debido a que al funcionario kirchnerista, ante sus respuestas, no se le puede repreguntar, y si omite contestar algo tampoco está permitido insistir con la pregunta. Ese es el método “democrático” del Parlamento que defienden los políticos patronales, tanto oficialistas como opositores.

En ese marco restrictivo, el diputado del PTS en el FIT Nicolás Del Caño, basó sus preguntas en tres temas que hacen a las libertades democráticas y a los derechos de los trabajadores y el pueblo pobre, temas que ningún bloque opositor, ni la UCR, ni el FAUNEN, y por supuesto mucho menos el PRO, mencionaron.

Del Caño comenzó su interpelación a Capitanich mostrando la fotografía de un infiltrado en las manifestaciones de los trabajadores de Lear, aclarando que su partido el PTS ya realizó la denuncia correspondiente contra Gendarmería. En la edición del domingo pasado de Página 12 Verbitsky aportó el nombre de este infiltrado, Roberto ˜ángel Galeano, quién resultó ser coronel del Ejército. El diputado preguntó entonces “por qué el Poder Ejecutivo mandó, como en viejas épocas –violando sus propias leyes de defensa nacional y de inteligencia- a gente para que se infiltre en las manifestaciones de trabajadores”. Relató cómo él mismo fue privado de su libertad por la Gendarmería, junto al diputado de la provincia de Bs. As. Christian Castillo, por más de media hora, impidiéndoles desplazarse. Ese mismo día la fuerza comandada por Sergio Berni, detuvo a la nieta restituida María Victoria Moyano.

El que espera a partir de aquí conocer la respuesta del jefe de gabinete se quedará con las ganas. Capitanich omitió completamente responderle: el que calla otorga. Qué respuesta podía dar si, como afirmó Del Caño, es el gobierno de CFK el que ordena espiar a manifestantes. La existencia del proyecto X, denunciado por el Centro de Profesionales por los derechos humanos (CEPRODH), es una prueba de ello.

Luego el diputado del PTS quiso saber por qué el gobierno permite que la empresa yanki Lear hostigue a los delegados, siendo que hay 12 fallos judiciales que plantean la ilegalidad de los despidos y ordenan la reinstalación de la comisión interna: “permanentemente la gerencia los hostiga con un grupo de diez personas vinculadas a SMATA, que han llegado a golpearlos físicamente y a tirarles gas pimienta. En este momento se encuentran en una jaula de 2,5 por 3,5 metros dentro de la fábrica, alejados de sus puestos de trabajo, pese a que esos fallos judiciales dicen que deben ser reinstalados en sus funciones (...)Al accionar de la Gendarmería y la indiferencia del Ministerio de Trabajo se suma la complicidad de SMATA, ya que filmaron que adentro de esa empresa ponían carteles que decían ´fuera zurdos´” Aquí Capitanich contestó una generalidad criticando los “métodos de acción directa” de los trabajadores, pero nada dijo ante el cuestionamiento de Del Caño: “queremos saber si el señor jefe de Gabinete va a seguir hablando como si fuera un gerente de la empresa o si realmente va a tomar la demanda de los trabajadores despedidos y de los trabajadores delegados que vienen reclamando”

Otra pregunta del diputado fue acerca de por qué el gobierno no se hace cargo de los salarios de los trabajadores de Donnelley, que están preservando sus fuentes de trabajo, poniendo a producir la fábrica.

Y corrido por el escaso tiempo que da el reglamento de la Cámara para poder preguntar, no dejó de hacerlo acerca del desalojo del predio “Papa Francisco”: “por qué en la villa de Lugano la Gendarmería fue, en un operativo conjunto con la Metropolitana, a garantizar con topadoras el desalojo de quinientas familias humildes. Quisiera saber por qué el Poder Ejecutivo envía a la Gendarmería a cumplir con el desalojo de quinientas familias...” Aquí también la respuesta cínica de Capitanich fue que la Gendarmería estaba...supervisando que no se produzcan incidentes.

Respuestas evasivas, o directamente la falta de estas, frente a la responsabilidad del gobierno ante la infiltración en las luchas obreras y populares, en este caso concreto la lucha de los trabajadores despedidos de Lear y sus delegados, fue la opción del gobierno, en la figura de su jefe de gabinete, frente a las únicas preguntas que realmente hablaban de las cuestiones que importan al pueblo trabajador.

Temas relacionados: