logo PTS

Nacional

¿Quién gana con la “política de ingresos” del gobierno?

El gobierno anunció simultáneamente dos iniciativas que significan poner plata en la mano de distintos sectores sociales para incentivar su consumo. Una de ellas es el anuncio de un pago a los jubilados, por única vez, de $ 200. El otro, la eliminación de la tablita de Machinea, que llegado un punto generaba la contradicción de que una mejora en las remuneraciones implicaba una caída en el ingreso neto luego de impuestos.

PTS

18 de diciembre 2008

El gobierno anunció simultáneamente dos iniciativas que significan poner plata en la mano de distintos sectores sociales para incentivar su consumo. Una de ellas es el anuncio de un pago a los jubilados, por única vez, de $ 200. El otro, la eliminación de la tablita de Machinea, que llegado un punto generaba la contradicción de que una mejora en las remuneraciones implicaba una caída en el ingreso neto luego de impuestos.

Lo que es sin duda elocuente en las medidas anunciadas, es lo asimétrico de los beneficios otorgados. Los $200 por única vez que recibirán los 5 millones de jubilados implican una bicoca de $1.000 millones totales, mientras que el Estado ha logrado recursos por $15.000 millones gracias a la estatización de las AFJPs. Lo que pasa es que el gobierno está comprometiendo ese dinero en medidas que benefician a los empresarios, a los sectores de ingresos más altos y a algunos de ingresos medios. El beneficio por única vez a los jubilados, palidece frente a la entrega de hasta más de $2000 mensuales que recibirán los sectores en relación de dependencia de mayores ingresos por la eliminación de la tablita. Es decir, una diferencia de 10 veces. Esta enorme entrega de riqueza sólo alcanza al 5% de los asalariados registrados, alrededor de 330.000 de los estratos mejor pagos, muchos de ellos gerenciales. Mientras que por otra parte, no se hace ningún cambio en el mínimo no imponible por lo cual cada vez son más los trabajadores que por lograr una recomposición salarial que apenas permite seguir al paso con los aumentos de precios, se ven obligados a pagar ganancias.

Por eso, mirada de conjunto, la política de ingresos impulsada por el kirchnerismo con su plan de emergencia, avanza en profundizar la regresividad del ingreso. Mientras deja las manos de los empresarios libres para suspender, despedir o bajar salarios. Esto no es todo. Otorga un blanqueo a los capitales fugados o de oscura procedencia, perdona a las patronales deudas millonarias por impuestos y cargas previsionales evadidas, transfiere millones de pesos que salen de los aportes de los trabajadores mediante créditos a las patronales y a los sectores de ingresos altos y medios. Todo a costa de la miseria de los millones de la clase trabajadora y el pueblo pobre que ya comenzaron a pagar la crisis.

Temas relacionados: