logo PTS

Nacional

“Si no vuelven los pibes qué quilombo se va armar”

La reactivacion de estos últimos años empleó a más de 3 millones de trabajadores, en su mayoría jóvenes. Este nuevo proletariado se reconoció –en muchos casos– sencillamente como “los pibes”. Así se manifestó en luchas duras como la de Jabón Federal, del Casino, del Neumático o en tantas otras, donde estos trabajadores fueron forjando sus primeras experiencias y aprendiendo el lenguaje de la lucha de clases.

Hernán Aragón

4 de diciembre 2008

La reactivacion de estos últimos años empleó a más de 3 millones de trabajadores, en su mayoría jóvenes. Este nuevo proletariado se reconoció –en muchos casos– sencillamente como “los pibes”. Así se manifestó en luchas duras como la de Jabón Federal, del Casino, del Neumático o en tantas otras, donde estos trabajadores fueron forjando sus primeras experiencias y aprendiendo el lenguaje de la lucha de clases.

El concepto de “los pibes” se confunde de algún modo con el de “compañero”, palabra debilitada durante la derrota de los ‘90, en la cual la clase obrera quedó fragmentada como nunca.

Hoy, “Los pibes” representa un sentimiento de pertenencia, un compañerismo que tiende a fortalecerse en momentos de ataque y prepotencia patronal. Por eso los cantitos referidos a los pibes suenan hoy como gritos de lucha.

Córdoba 2008: “Ay, ay, ay, ay que risa que me da / si no vuelven los pibes que quilombo se va armar”. La letra se pega y contagia. Los despedidos de GESTAMP la cantan y los de Iveco y VW se prenden. Las camisas azules se mezclan con las grises, los efectivos con los contratados.

En este caso, algunos trabajadores efectivos empiezan a ver que en la defensa de su compañero contratado también está la suya propia.

“Los pibes” trabajan juntos en la línea, se cruzan en el comedor, arman el mismo camión, el mismo auto, el mismo motor. Tal vez en ese canto, este nuevo movimiento obrero comience a desterrar la división que la burguesía y la burocracia se encargaron de sembrar.

Temas relacionados: