logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

“Teníamos razón”

La Justicia ordena reinstalar a uno de los activistas de Liliana S.R.L.

“Teníamos razón”
9 de octubre 2014

En estos seis meses, tras levantar el piquete de 21 días, que resistió tres intentos de desalojo, se mantuvieron activos pese a no haber cobrado ni siquiera lo correspondiente por ley después de los despidos. Volanteadas, reuniones, juntadas, viajes a cada conflicto en cualquier lugar del país, fondo de lucha para sostener a sus familias, defensa legal en juzgados de Santa Fe y Capital Federal, etc.
En estos meses los trabajadores lograron evitar nuevos despidos, mantuvieron el activismo adentro y avanzan en la reconstrucción de los lazos solidarios y la agrupación que les dio unidad y fortaleza que son logros destacables mientras siguen por la reincorporación de los delegados y activistas que siguen en pie de lucha.
Hoy se suma un nuevo triunfo legal y político. Aunque los obreros no tienen confianza en la justicia patronal, ésta se vio obligada a darles la razón. La Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo ordena que sea reinstalado a su puesto de trabajo Lucas Castillo. Los trabajadores lo dicen simple: Teníamos razón, fueron despidos antisindicales.
Hasta donde informan abogados laboralistas de la provincia, es el primer fallo judicial que ordena la reinstalación de un activista sindical. Los pocos que existieron, solo hacían referencia a delegados con fueros. Un hecho histórico.
En los próximos días, la patronal debería reincorporar a Lucas, aunque los trabajadores no guardan esperanza en que esto sea “por la buenas”. Las experiencias pasadas con los Ministerios, la propia patronal, la justicia, la policía y la UOM, están marcadas a fuego. Todo dependerá de la organización interna, la solidaridad desde afuera, la pelea por la opinión pública y de las acciones que vayan definiendo.
Dentro de la fábrica se vive un estado de expectativa y alegría. Se fue perdiendo de a poco el miedo por la persistencia de los compañeros de adentro y afuera. Los “voceros” que puso a dedo la UOM actúan cada vez más descaradamente como supervisores. Incluso las conquistas que se le arrancaron a la patronal en el conflicto de los 21 días (transporte gratuito para todo el personal, comedor, ropa y premios) comienzan a mostrar sus patas cortas. La confianza comienza a resurgir y la persistencia obrera a dar sus frutos, aunque en realidad, nunca dejó de darlos.
La importancia de “los lilianos” reside en la solidaridad que siguen recibiendo, que la prensa no los pueda ocultar y sobre todo que son el emergente, el símbolo, de una nueva juventud obrera que despierta y a quienes nadie mas les puede dar la espalda. Porque no están solos. Son parte de los heroicos obreros de Gestamp, los titanes de Lear, los y las obreros y obreras sin patrón de Donnelley, los metalúrgicos de Valeo, y los hijos del villazo en Acindar.
Una nueva vanguardia obrera se desarrolla ante los ojos de quienes lo quieran ver. Nuestro orgullo está en avanzar y retroceder con ella a cada paso, con la misma convicción de que la juventud y la clase obrera merecen un partido revolucionario para vencer.

Temas relacionados:

Movimiento Obrero

/   

Santa Fe

/   

UOM