logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Abajo el techo a las paritarias y el impuesto al salario

El cerrojo al salario que el gobierno viene aplicando se hace cada vez más insoportable. El dudoso acuerdo de precios con los supermercadistas, junto al anuncio de incremento del 20% del mínimo no imponible, tiene el único fin de poner un techo en las paritarias.

PTS

7 de febrero 2013

Abajo el techo a las paritarias y el impuesto al salario

El cerrojo al salario que el gobierno viene aplicando se hace cada vez más insoportable. El dudoso acuerdo de precios con los supermercadistas, junto al anuncio de incremento del 20% del mínimo no imponible, tiene el único fin de poner un techo en las paritarias. Ahora pretenden utilizar la paritaria docente como caso “testigo” para disciplinar al resto de los trabajadores. Con una inflación que se acelera y amenaza superar el 30% anual y asignaciones familiares que se pierden, todo el ajuste de un “modelo” cada vez mas desgastado recae sobre los trabajadores.

No a las negociaciones a espaldas de los docentes ¡Aumento de emergencia del 35% ya al básico y en una sola cuota, indexado mensualmente según la inflación!

Desde el 22 de enero se viene desarrollando la paritaria docente nacional entre el ministro de Educación Alberto Sileoni y los dirigentes de los gremios nacionales, entre ellos la CTERA (el sindicato con mayor representación de los cinco que participan de las negociaciones), Sadop, UDA, AMET y CEA. La paritaria docente suele considerarse una suerte de antecedente para otras negociaciones, ya que es el Estado el que juega el papel de patrón, en este caso, de alrededor de 900.000 trabajadores docentes de escuelas públicas y privadas de todo el país. El gobierno nacional al igual que Scioli, Macri, Bonfatti, Sapag, De la Sota y demás gobernadores, quiere imponer un ajuste salarial muy por debajo de la inflación.

Con salarios absolutamente devaluados en relación a una canasta familiar para la que en noviembre de 2012 se necesitaban más de $7.000 mensuales, y mientras se prevé para el 2013 una suba del 30% en el costo de vida, la propuesta de los sindicatos, definida sin consultar a las y los trabajadores fue “elevar el salario inicial del cargo testigo (maestro de grado) a $ 3.650 (NdR: ni la mitad de lo que se necesita para sobrevivir); vigencia del acuerdo salarial desde el 1° de enero; necesidad perentoria de reformar la ley de impuesto a las ganancias, elevando el mínimo no imponible y modificando la escala de las alícuotas de modo que los salarios medios no sean alcanzados por el impuesto; la rectificación del decreto de asignaciones familiares para que ningún docente quede excluido de su cobro; un acuerdo marco de prevención de la salud laboral docente; acuerdo marco de formación permanente en servicio y un régimen laboral unificado para los docentes que trabajan en los programas nacionales que se ejecutan en las provincias”.(1)

Acorde con los deseos de la presidenta Cristina Fernández de poner un techo a las paritarias que no supere el 20%, la respuesta del ministro Sileoni fue proponer un aumento salarial del 17% sobre el piso salarial actual que es de $2.800. Según TN “el líder de la facción de la CTA que comulga con la Casa Rosada, Hugo Yasky, ya le comunicó al ministro de Educación Alberto Sileoni, que (…) aceptará que el 25% de aumento mínimo se convierta en el techo de la paritaria ”(2) repitiendo de esta manera la película del año pasado donde el Ministerio cerró la paritaria por decreto y los dirigentes de CTERA avalaron dicha medida. Esto no nos llama la atención, ya que las dos paritarias docentes provinciales que ya cerraron para este año en Salta y Río Negro cerraron con un porcentaje de aumento del 25%.

Asambleas para discutir y votar un plan de lucha nacional por el salario y todas las demandas

Desde la Corriente Nacional 9 de Abril-Lista Marrón de CTERA venimos denunciando como manifestó Graciela Frañol(3) que “el Gobierno utiliza como un chantaje el impuesto al salario para lograr un tope en los aumentos salariales. Esto, junto al cepo que intenta poner a las paritarias de este año, es una muestra más de la política del gobierno a favor de las patronales que se la vienen ’llevando en pala’ y contra los trabajadores”. Mientras la inflación carcome nuestros salarios y nos lleva a trabajar doble o triple jornada y parte importante de nuestro sueldo se los lleva este impuesto al salario, se destinan cifras millonarias a la escuela privada. “Ante esta situación es necesario organizar un plan de lucha nacional por un aumento salarial de emergencia del 35% al básico y en una sola cuota, ajustado mensualmente según la inflación en camino a un salario básico igual a la canasta familiar en un cargo, para eliminar el impuesto al salario y el tope a las asignaciones familiares. En nuestro sindicato ATEN (Neuquén) ya votamos el no inicio y tenemos que exigir a los dirigentes de CTERA y de los demás gremios provinciales a que rompan su subordinación al gobierno nacional y que convoquen a un congreso nacional de delegados de escuela, afiliados y no afiliados para discutir y votar el plan de lucha”.

Llamamos a los sindicatos y seccionales opositoras y combativas a unificar acciones para impedir que la dirección de CTERA entregue una vez más nuestro salario y nuestras condiciones laborales y para que las luchas provinciales no se den en forma aislada. Tenemos que organizarnos desde la base a través de asambleas, reuniones de delegados y todas las formas que sean necesarias. Necesitamos unir a todas y todos los que queremos pelear por nuestras demandas para exigirles a los dirigentes de CTERA, alineados con el gobierno nacional de Cristina Fernández, un verdadero plan de lucha por salario y por todas las demandas. Convocar a un plenario nacional de delegados con mandato, siguiendo el ejemplo de la convocatoria de ATEN a nivel provincial sería un importante paso en este sentido.

Temas relacionados: