logo PTS

NACIONAL

Audiencia pública en la Legislatura contra el gatillo fácil

El jueves 13 se hizo en la Legislatura de Mendoza una audiencia pública contra el gatillo fácil y la persecución policial en el marco de la presentación del proyecto de ley que establece la derogación de la detención por averiguación de antecedentes.

Audiencia pública en la Legislatura contra el gatillo fácil
20 de noviembre 2014

El jueves 13 se hizo en la Legislatura de Mendoza una audiencia pública contra el gatillo fácil y la persecución policial en el marco de la presentación del proyecto de ley que establece la derogación de la detención por averiguación de antecedentes.

Convocada por la senadora Noelia Barbeito, la diputada Cecilia Soria y el concejal de Godoy Cruz Martín Baigorria, los tres del PTS/FIT, contó con la presencia de organismos de derechos humanos de la provincia y familiares de víctimas del gatillo fácil (en Mendoza 217 personas fueron asesinadas desde 1983, 18 en lo que va de 2014).

Estuvieron la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, HIJOS Mendoza, APDH San Rafael, la Campaña Contra la Violencia Institucional, Asociación de Derechos Humanos Xumek, OCoVi (Organismo Contra la Violencia Institucional), Comisión para la Prevención de la Tortura, Tratos Crueles y Degradantes, Observatorio contra la Violencia Estatal, el abogado Cruciani del Movimiento Evita, la Asociación de Ex Presas y Presos Políticos, Grupo de Apoyo a Madres de Plaza de Mayo, CORREPI, CeProDH, C.E.T.E.M (UTN), SUTE Godoy Cruz, PO, MIR-OTR y PTS.

Desde Neuquén viajó Ivana Dal Bianco, integrante del CeProDH y abogada de la familia de Matías Casas, joven asesinado por la policía en 2012. Ella argumentó en favor de la iniciativa del PTS/FIT para derogar la detención por averiguación de antecedentes, planteando que la única forma de imponer la cárcel a los policías asesinos es la organización y la lucha en las calles.

Estuvieron, entre otros, Jeny, mamá de Jonathan Chandía, asesinado en mayo de 2006 en Godoy Cruz; Nelly, mamá de Favio Basualdo, asesinado en febrero de 2010; la hermana y el papá de Nicolás Barrera, asesinado en marzo de 2014 en Godoy Cruz; Marisa, mamá de Gabriel Franco, asesinado en agosto de 2014; y Elsa, mamá de Willy Gil, muerto en una comisaría en Junín en 2014.

La mayoría de estos casos todavía está impune y los policías sospechados están libres y en funciones. En una provincia con cifras altísimas de muertes en comisarías y en las calles y donde la “policía brava” goza de impunidad, llegando incluso a hostigar a los familiares para que no investiguen los asesinatos, la convocatoria y repercusión mediática que tuvo la audiencia pública muestra que hay que dar pasos firmes hacia la organización y coordinación de los organismos de derechos humanos para que junto a los familiares organicemos la lucha en las calles contra la represión y la impunidad policial.

Temas relacionados: