logo PTS

NACIONAL

Binner con la derecha

No sería justo decir que Hermes Binner y el FAP están en un giro a la derecha. Estrictamente, todo el contenido de su política es mostrarse como una fuerza reaccionaria, potable para la clase dominante.

Octavio Crivaro

14 de marzo 2013

Binner con la derecha

No sería justo decir que Hermes Binner y el FAP están en un giro a la derecha. Estrictamente, todo el contenido de su política es mostrarse como una fuerza reaccionaria, potable para la clase dominante. En una semana, el gobierno de Bonfatti reprimió un acampe de los desocupados de la CCC que reclamaban becas escolares, subsidios y el ingreso al plan Argentina Trabaja. Además de detener a 6 compañeros, chantajearon a los desocupados con quitar $200 mil de subsidios si apelaban a medidas de fuerza. Unos buitres.

Patroncitos

Hay un dicho histórico que se burla del PS y de uno de sus líderes progresistas que, a la sazón era latifundista: “Guillermo Estévez Boero, socialista y estanciero”. Para Binner, el mote de “estancieros” está lejos de ser una chicana: viene de cortar la cinta de inauguración en la “meca” de las patronales agrarias, la Feriagro que organizan Clarín y La Nación. El rostro tieso, la falsa sonrisa de Binner estaba acompañada por el menemista K Daniel Scioli, por los referentes de la Mesa de Enlace, y por Marcela Noble, hija adoptiva de la dueña de Clarín, sospechada de haber sido apropiada durante la dictadura. Binner pone su fina “capa socialista”, sobre los exponentes de los negocios agrarios y los beneficiarios de la dictadura.

Caprileando

Pero Binner siempre da un paso más. En su afán de ser presidente, se desgañita en dejar claro que es un pulcro defensor de los intereses de una minoría parasitaria. Esta vez no fue un paso, fue un salto al vacío. Dijo que hubiera votado por el derechista pro yanqui, golpista y gorila Capriles en Venezuela.

No dijo que no hubiera votado por Chávez por tener alguna crítica –por izquierda- como por ejemplo, la deportación de guerrilleros de las FARC a Colombia en abril de 2011. No. Lo que Binner hizo fue tallar sobre madera que él defiende los intereses de lo más granado de los empresarios. Heredero de una importante familia de empresarios, Capriles es el líder de la derecha, un abogado poseedor de una fortuna y, sobre todo, un defensor del sector golpista que procuró derrocar al chavismo para liquidar todo regateo frente a EE.UU., profundizar los rasgos semicoloniales y limitar las concesiones al movimiento de masas. Mientras los amplios sectores populares que se movilizaron al velorio de Chávez, numerosas veces enfrentaron a la derecha golpista, Binner se identifica nada menos que con el “gusanaje” gorila.

IndignATE

Este gesto que deschava el carácter burgués del binnerismo, fue demasiado incluso para los dirigentes de la “juventud” “socialista”. Andrés Lorusso, dirigente de la JS, cruzó a Binner públicamente. El que no se abatató, sin embargo, fue Víctor De Gennaro, cuyo oportunismo está forrado con amianto. Bancó a Bonfatti cuando descontó el sueldo a los docentes santafesinos y se abrazó al FAP cuando estalló un escándalo que prueba que el gobierno impulsó comisarios narco. Ahora no tiene pruritos en sostener a Binner cuando elogia a la derecha antiobrera de Venezuela. Micheli, por su parte, deshoja la margarita para decidir si será candidato por el FAP junto a De Gennaro.

Libres del Sur, libres de escrúpulos

La muchachada de Libres del Sur es, digamos, bastante caradura. “Traga” cosas difíciles de digerir. Sólo así se explica que luego del sapo de Binner con Capriles, Victoria Donda haya dicho que “así es la diversidad”. Traduciendo: no hay nada que pueda hacer Binner que sea suficiente para alejarse del FAP, que es hoy la manera más efectiva de conseguir el gran objetivo que tiene la ex Patria Libre. Conseguir cargos. Es probable que esta haya sido la exacta justificación para ser parte del kirchnerismo hasta el mismísimo conflicto agrario, cuando rompieron en apoyo a las patronales sojeras. La esquizofrenia política del FAP, o la política rastrera de Libres del Sur, explican que mientras Humberto Tumini reivindicaba con palabras de cirujano el “proceso venezolano” para no desagradar a su público popular y progresista, Binner vomitaba derechadas en otros canales. Pero no importa. Qué le hace un sapo, o una mancha, más al tigre.

Una pequeña ayuda de mis amigos

Hubo una voz que se alzó, entre tanta crisis provincial, para defender a Binner y gritar a viva voz que el escándalo abierto por la renuncia del ex comisario mayor Hugo Tognoli, es una “cama” armada por el PJ. El defensor del “socialismo” es, nada menos, el Vasco Ascaíni, narcotraficante procesado, acusado de ser uno de los protegidos por el comisario narco ascendido por Binner, ratificado por Bonfatti, y defendido por ambos. A esta altura del partido, uno se pregunta: si descuenta el sueldo a los maestros, defiende a la derecha venezolana, promueve a las patronales agrarias y sostiene un sistema policial narco, ¿qué tiene que ver eso con el nombre “socialismo”? Y, ¿hasta cuándo los dirigentes de ATE y CTA llevarán a los trabajadores a apoyar esta política reaccionaria?

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: