logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Crónica de un fraude anunciado

El lunes y martes se realizaron las elecciones en la CTA “de los trabajadores”, conducida por Hugo Yasky. Al finalizar el escrutinio, Yasky junto a Baradel (SUTEBA) y Wasiejko (SUTNA) anunciaron los resultados: 90% la lista oficial, 7% la Lista 3 (PO) y 2.4% la Lista 5 (MAS).

20 de noviembre 2014

El lunes y martes se realizaron las elecciones en la CTA “de los trabajadores”, conducida por Hugo Yasky. Al finalizar el escrutinio, Yasky junto a Baradel (SUTEBA) y Wasiejko (SUTNA) anunciaron los resultados: 90% la lista oficial, 7% la Lista 3 (PO) y 2.4% la Lista 5 (MAS).

El porcentaje de participación fue bajo. Hay un desconocimiento significativo de los afiliados, incluso en gremios como SUTEBA donde esta CTA tiene su mayor peso.
Las irregularidades en la elección fueron numerosas. Hubo padrones inflados y hasta se incorporaron listados de gremios de la otra CTA, algo parecido a lo sucedido hace unos meses en las elecciones del michelismo.

La Lista 3 del Partido Obrero denunció que la Junta Electoral nunca entregó el padrón provisorio, que dejó afuera a sindicatos como el de docentes de Córdoba y a afiliados de otros sindicatos. Y durante las elecciones hubo más: domicilios falsos de distintas urnas, patotas en barrios donde no se dejaba ingresar a los fiscales y hasta faltantes de boletas en distritos enteros.

Burócratas

Las dos CTA admiten que cualquier persona, independientemente de dónde trabaje (incluso siendo cuentapropista o no trabajador) sea “afiliado individual”. Eso diluye el carácter de organización obrera y la burocracia de la CTA los pone en padrones de distintos gremios para alterar los resultados. Y se afilia también a organizaciones barriales y sociales, que son parte sustancial de las dos centrales y aportan una masa de votantes determinante. Tanto en la CTA de Yasky como en la de Micheli el fraude y la manipulación son moneda corriente.

Antes de las elecciones ambas CTA acordaron ponerle fin a su disputa, desistiendo de las acciones judiciales en pugna y consagrando dos centrales con “simple inscripción gremial” garantizadas por el ministro Tomada. El acuerdo demuestra que no son, entonces, dos “centrales obreras” genuinas sino agrupamientos políticos, uno afín al kirchnerismo y otro a la oposición sojera.

Las posiciones en la izquierda

Mientras el PO y el MAS presentaron listas en las elecciones de ambas CTA, el El PTS, IS y otras organizaciones sindicales rechazaron las convocatorias por “amañadas y fraudulentas”.

La presentación de listas del PO y el MAS no impidió el fraude y sí ayudó a Yasky y Baradel a presentar su farsa como elecciones “democráticas”. Y ya lo habían hecho con Micheli. La situación reclamaba fortalecer el frente único de toda la oposición llamando a no votar, siguiendo la tendencia objetiva de los afiliados que no asistieron. Eso hubiera ayudado a deslegitimar y desenmascarar a estas direcciones burocráticas.

Lejos del abstencionismo un sector de la izquierda rechazó la farsa y denunció el fraude.

Es fundamental reagrupar a los sectores clasistas y antiburocráticos de las CTA, para recuperar los gremios y ponerlos al servicio de los trabajadores.

Temas relacionados: