logo PTS

NACIONAL

El Frente de Izquierda le ganó al peronismo en Mendoza

En una elección histórica para la izquierda, el domingo 3 de mayo Nicolás del Caño, dirigente del PTS y candidato del FIT, quedó segundo detrás del radicalismo en la votación para la Intendencia de la capital provincial.

El Frente de Izquierda le ganó al peronismo en Mendoza
7 de mayo 2015

El dirigente del PTS y precandidato a presidente del Frente de Izquierda analiza los recientes resultados y las perspectivas a nivel nacional.

“Se fortalece la izquierda de los trabajadores, las mujeres y la juventud”

¿Qué significa para vos que la izquierda le haya ganado electoralmente por primera vez al peronismo?

Para el FIT estas elecciones fueron muy importantes. Todos los diarios nacionales tuvieron que decir que en Mendoza la izquierda trotskista le ganó al peronismo. Ahora buscan a los responsables de la derrota, pero no se dan cuenta de que Mendoza expresa algo profundo que está pasando en otros lugares del país, y es que sectores de la clase trabajadora y el pueblo pobre, que siempre habían votado al peronismo, ya no se sienten representados y empiezan a identificarse con la izquierda, que van rompiendo con el PJ y toman como propia una opción de independencia política.
Los últimos resultados obtenidos por el FIT en Mendoza, Neuquén, Salta, Santa Fe y la Ciudad de Buenos Aires muestran con desigualdades, avances o retrocesos parciales, que somos cada vez más reconocidos por lo que hacemos.

¿Y por qué opinás que muchos dan ese giro político?

En Mendoza, desde 2013, ya pasaron seis elecciones. En todas, una parte importante del pueblo trabajador nos votó. Al principio se decía que era una moda, “pura espuma” que iba a durar poco. Incluso desde el peronismo decían que nos votaban sectores acomodados porque les resultaba simpático. Pero cuando analizamos barrio por barrio vemos que las mejores votaciones del FIT fueron en los barrios con mayor concentración obrera, como San Martín o La Favorita, donde siempre pesaron mucho los aparatos del PJ y la UCR. Entonces vemos que muchos votantes que eran “cautivos” de esos aparatos ahora les dan la espalda. En estas elecciones en la capital provincial, por ejemplo, un sector de votantes del FpV no quiso acompañar a Aranda, que es un representante de la mano dura y el ajuste. O sea que muchos no se bancan candidatos sciolistas. Es decir que cada vez más compañeras y compañeros ven que hay una alternativa real por fuera de los partidos tradicionales y su casta de políticos al servicio de los intereses de los grandes capitalistas.

En lo personal para vos también esto es histórico, ya que si bien sos joven tenés una militancia de años.

Yo empecé a militar a los 16 años en Córdoba. Milito en el trotskismo hace 17 años. Arranqué en el secundario y seguí en la universidad, siempre enfrentando las políticas educativas neoliberales y la represión a la juventud.

En 2006 me fuí a colaborar con la regional Mendoza del PTS. Desde entonces dimos muchas batallas. Una de las principales fue la lucha junto a las obreras y obreros del ajo, una gran experiencia que compartimos con ellos, incluso algunos hoy están organizados en el PTS. Yo mismo pasé, como muchos jóvenes, por trabajos precarios en call centers, en la gastronomía y vendiendo ropa.

De esas experiencias nos nutrimos hasta hoy y eso nos permite llegar de otra manera a compañeros y compañeras que padecen lo que enfrentamos en aquellos años.

Cuando se dice que el PTS y el Frente de Izquierda expresan una corriente militante en la clase trabajadora, la juventud y el movimiento de mujeres, ¿qué significa?

El nuestro es un partido que carga con experiencias importantes como la de Zanon, Kraft, Lear y ahora MadyGraf, la ex Donnelley, para nombrar algunas de las más emblemáticas. Y aunque todavía hay mucho camino por recorrer, para recuperar las organizaciones obreras de las garras de la burocracia sindical y construir un fuerte partido de combate en los principales centros industriales, los grandes servicios y otros sectores, creemos que estamos encaminados.

El FIT es un frente electoral conformado por tres organizaciones, que hoy emerge en el escenario electoral como una alternativa para miles de trabajadoras y trabajadores. Se trata de la izquierda que está cotidianamente en las luchas.

Y debemos decir que nuestra apuesta va mucho más allá de un proyecto electoral. Porque no va a ser en los ámbitos parlamentarios donde los explotados y oprimidos vamos a conquistar nuestras demandas profundas. En mi caso, la banca que ocupo en el Congreso es una tribuna desde la cual levantamos los reclamos de nuestra clase, de la juventud y de las mujeres. Y donde denunciamos las políticas anti obreras que se cocinan ahí. Pero somos totalmente conscientes de que sin la fuerza organizada en los lugares de trabajo y estudio de miles de hombres y mujeres de todo el país, no vamos a lograr lo que nos proponemos. El destino del pueblo trabajador va a ser resuelto en las calles, no en el palacio, que es el lugar en el que los capitalistas defienden sus privilegios con sus políticos.

¿Vas a ser pre-candidato a presidente? ¿Cómo está la discusión hacia dentro del FIT?

Yo soy precandidato a presidente desde el año pasado. En Mendoza, por las maniobras del radicalismo y el macrismo, nos obligaron a tener que ir a una batalla electoral anticipada y me puse a la cabeza de ese desafío.

Hacia las nacionales creemos que hay que discutir qué es lo que más le conviene al FIT y, en ese sentido, el PTS puso a disposición a quienes considera sus mejores candidatos para el Frente. Creemos que la izquierda debe articular una propuesta en la que se combinen candidatos de tradición con los dirigentes que van surgiendo y que, como muestran los resultados electorales, tienen cada vez más apoyo entre los jóvenes y los trabajadores.

Los compañeros del Partido Obrero acaban de proponer que “preparemos a fondo las PASO del Frente de Izquierda”. Desde el PTS nunca rechazamos la posibilidad de utilizarlas como recurso si no llegáramos a un acuerdo. Por eso, aunque no compartimos los fundamentos que plantean, saludamos la decisión como forma de mantener la unidad del frente si es que no logramos acordar listas comunes, como venimos haciendo en la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Neuquén y Santa Fe.
Venimos desarrollando una intensa campaña política contra los candidatos patronales en todas las elecciones anticipadas, en los actos como el del 1° de Mayo, y así seguiremos para encarar la campaña presidencial.

Temas relacionados: