logo PTS

Mundo Obrero

OYARBIDE PROTEGE A LOS ESCLAVISTAS

El caso SOHO: fallo racista contra los trabajadores inmigrantes

La semana que pasó, Norberto Oyarbide sobreseyó a los dueños de la firma SOHO. Para el juez, el sistema de explotación esclavista que nutre las ganancias de las grandes marcas, que agota los músculos de miles de costureras y costureros, es producto de “costumbres y pautas culturales de los pueblos originarios del Altiplano boliviano”.

Lucho Aguilar

22 de mayo 2008

¿Cómo descubren el sistema de explotación que utiliza SOHO?

Mis compañeros hacían los repartos a los talleres, llevaban las telas y traían las prendas armadas. Allí se encontraban con pilas y pilas de ropa, y una línea de producción al lado de otra. Pudieron ver a las mujeres cosiendo con el nene en brazos y la cama al costado. Los talleristas iban a la fábrica y contaban: “lo pongo a laburar hasta que se duerma, y ahí lo reemplazo”. Estaban totalmente hacinados, con el sistema de cama caliente.
Después nos acercamos a La Alameda para denunciar esto, y nuestra situación. Entonces se denuncia a SOHO.

Una marca que tiene grandes ganancias y se jacta de su imagen...

Pero para que tengas una idea, hay prendas de SOHO que se venden a $ 100, se la pagan al tallerista $ 3,25 y al costurero le pagan $ 1,20. O sea que pagan un 1 % de lo que sale la campera. La patronal, después de estos pagos y las coimas, se queda con un 30 % limpio por lo menos. Tiene 40 bocas de expendio, y están facturando entre 6 y 7 millones de pesos por mes.

Una vez descubrimos que una remera tenía un escrito en inglés, de la Biblia o algo así, y decía “si no sales del yugo de la esclavitud, vivirás como esclavo para siempre...”. Esas remeras las hacían con trabajo esclavo.

Pero además de la denuncia de los talleres, hasta que pudimos tener delegados (bajo el convenio de comercio), era terrible lo que vivimos adentro de la fábrica. Un nivel de violencia muy grande, nos pagaban atrasado, estuvimos tres meses sin cobrar, pésimas condiciones de salud e higiene. Muchas de esas cosas logramos cambiarlas.

Y el fallo de Oyarbide protege este sistema...

Claro. El fallo de Oyarbide dice que es una “costumbre cultural”. O sea que no se acusa a nadie, las marcas no tendrían la culpa porque es un “problema interno de la comunidad”, como que es algo aceptado por todos. Y eso es totalmente falso, porque cualquier costurero que sale de uno de estos talleres, cuando rompe con el miedo de hablar, te cuenta cosas aberrantes, y no quiere volver a un régimen de 14, 18 horas de trabajo por $ 800, maltrato físico a ellos y sus hijos. Y nunca jamás un costurero vió eso como una cuestión cultural, todo lo contrario.

SOHO fue llamado a indagatoria, y la indagatoria no prosperó. En esos días de la fábrica salió plata, todo eso nos trae muchas dudas. Y Oyarbide sacó este fallo que es ridículo.

Las grandes marcas, que tercerizan, nunca tuvieron un fallo en contra en relación a los trabajos clandestinos. El de SOHO podía ser un primer caso testigo. Y son muchas marcas: Lacar, Montagne, Kosiuko, Cheeky, Topper, Avia y Puma en su momento, son más de 80 las marcas denunciadas.

El problema es que la policía está totalmente arreglada con los talleres. La justicia arregla con los fabricantes, las grandes marcas. Y la Cámara de la Indumentaria tiene relación con el poder político.

¿Y cuál es la actitud del sindicato ante esta situación?

El SOIVA (Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines) es un sindicato totalmente vendido, con relaciones carnales con las patronales. La mayoría de las fábricas del sector no tienen delegados. Cuando un grupo de compañeros quiere sacar delegados, al otro día están echados porque el gremio tiene línea directa con la empresa. El año pasado hicieron un Congreso de Delegados, y uno de los oradores fue José Ignacio De Mendiguren, el titular de la Cámara de la Indumentaria. O sea, el enemigo vino a decir cómo hay que moverse en el terreno sindical y estaba a los abrazos con el secretario general del SOIVA.

En las últimas paritarias se puso un techo del 19,5 %, pero ellos arreglaron... por el 11 %. Terrible. Menos que lo que nos quieren obligar la burocracia a firmar.

¿Qué alternativa se puede plantear a estos compañeros?

Las denuncias y escraches han servido para que los fabricantes tengan que blanquear al personal, o no usen más talleres. Pero muchos se mudaron a Provincia, o sea que el problema sigue estando.

Las ganancias de las grandes marcas son por los talleres clandestinos, los bajos salarios que nos pagan a nosotros, y el sindicato muerto. Por eso si avanza el fallo de Oyarbide es un golpe muy fuerte. Legaliza el uso de la esclavitud.

Hay que entender que somos lo mismo, somos todos costureros, somos de la misma clase.

La idea es eliminar el trabajo esclavo y dejar arriba de la mesa el problema que son las grandes marcas. Y por otro lado ir organizándonos con los trabajadores de las fábricas para mejorar el salario, las condiciones de trabajo y recuperar el sindicato.


“Cristina es la única que asegura el modelo”

La frase corresponde al empresario textil José Ignacio De Mendiguren, en la Revista Noticias N° 1604. Para Noticias, “De Mendiguren se transformó en uno de los empresarios que dialoga regularmente con el Presidente y hoy trabaja en el armado del contenido del pacto social de Cristina Kirchner”. De Mendiguren define el ‘modelo Soho’: “Pequeñas y medianas empresas apoyadas en diseño se expanden en Palermo. El sector exporta más de 200 millones de dólares. Esto es lo que muestra un país creativo”.


78% de los trabajadores y trabajadoras textiles en negro.

30.000 costureros precarizados en la Ciudad de Buenos Aires.

120.000 inmigrantes bolivianos son víctimas de explotación sexual y laboral.

Temas relacionados: