logo PTS

Comunicados de prensa

TELEFONICOS DE ROSARIO

El día después

Era el día después. Día en que los trabajadores telefónicos del Call Center de Telecom (CCT) Rosario, se convocaron, una vez más, en asamblea de edificio el lunes 30/7 en torno al eje principal que los atañe: la continuidad o no de la carpa que montaron el jueves 5/7 en la puerta del edificio de la empresa en calle Entre Ríos 2236, en reclamo de la modificación de la política de comisionamiento.

Prensa PTS

6 de agosto 2007

Después de más de 120 días de conflicto

Era el día después. Día en que los trabajadores telefónicos del Call Center de Telecom (CCT) Rosario, se convocaron, una vez más, en asamblea de edificio el lunes 30/7 en torno al eje principal que los atañe: la continuidad o no de la carpa que montaron el jueves 5/7 en la puerta del edificio de la empresa en calle Entre Ríos 2236, en reclamo de la modificación de la política de comisionamiento.

Haciendo memoria

El convenio de los trabajadores del Call es diferente al convenio de la telefonía básica (que incluye a los demás sectores). Es un convenio muy desigual y precario, donde el sueldo final del mes se compone de un sueldo básico fijo y uno variable (sujeto a comisiones por venta que representa aproximadamente un 40% del sueldo final).

Convencionalmente la empresa tiene la facultad de estipular el valor de las comisiones por venta que constituirán el sueldo variable de cada trabajador a gusto y piaccere!

Casualidad o pura causalidad

Cuando culmina la mesa de negociación paritaria y la empresa otorga un ínfimo aumento salarial, al mes siguiente el trabajador del CCT padece una devaluación en el valor de la comisión por venta, lo que incide directa y negativamente sobre el salario a fin de mes.

Concluyendo en que el aumento logrado en el sueldo fijo pasará a suplir la baja que proporcionalmente sufrió en el sueldo variable.
El presente año trajo una innovación por parte de Telecom, ya que no vaciló en esperar la finalización del conflicto, sino que en medio del pedido de aumento salarial del 25%, decide bajar nuevamente el valor de la comisión de la venta entre un 20% y 40%.

Atropello a la lucha

Ante este avasallamiento insostenible, los trabajadores del Call deciden en asamblea: montar una carpa en la puerta del edificio de esta multinacional y con la huelga de hambre de sus 4 delegados, en representación de los 340 trabajadores del lugar.

Seis días después la misma asamblea decide levantar la huelga de hambre, tras la descompensación de una de las delegadas, pero mantener la carpa.

El objetivo principal de los trabajadores que hoy sostienen la carpa es la modificación de la política de comisionamiento y que los puntos se retrotaigan al valor máximo del 2007.

Conflicto paralelo

Si bien los trabajadores del CCT son parte de la lucha a nacional de los telefónicos, en paralelo debían presionar políticamente para que la conducción gremial incluya a la discusión y resuelva su problemática con la empresa -cosa que no ocurrió- y ensuciar la imagen de la empresa con la carpa en la puerta, para que el conflicto del trabajador esté en la calle a la vista de la sociedad.

Asamblea día D

Hubo una moción en la asamblea del CCT para seguir o no con la carpa.
Aquí de manera democrática y limpia la mayoría votó por la continuidad de la carpa, y el acompañamiento de volanteadas en la ciudad dirigidas al usuario y al pésimo servicio que le brinda Telecom, la nula inversión en el país, los sueldos bajos de los empleados, las ganancias millonarias que giran al extranjero, entre otras.

Cómplices ellos

Telefónicos: es menester escrachar públicamente a la conducción pusilánime de Si.Tra.Tel Rosa-rio, que dice representar al trabajador telefónico mientras en connivencia con la CGT moyanista, y la administración Kirchner acuerda con las empresas y pactan el tope de aumento salarial que puede reclamar un trabajador.

Hace más de 120 días telefónicos salieron por un aumento de 25%, la conducción gremial pacto un 16 en cómodas cuotas.

Conducción sindical adversa al trabajador

Cuatro días después de la Asamblea general del 23/7 donde salió el rotundo rechazo del 95% al preacuerdo de Telecom, y donde se decretó el paro por tiempo indeterminado y la conformación de un comité de lucha que diagrame las medidas a tomar -comité que nunca se conformó-, la conducción gremial llama con 16 horas de antelación a una segunda asamblea el viernes 27 para aprobar o no el preacuerdo con algunas modificaciones. Mientras tanto los trabajadores permanecieron de paro en sus lugares de trabajo y no se convocó a realizar ninguna marcha. Lo más vergonzoso es que el mismo secretario general Claudio César, decía: “Rosario quedo sola, ya cerraron todos los gremios de la FATEL y solos no vamos a conseguir más. Es lo más que pudimos lograr un 11% en julio y 5% en marzo 2008”

Claro está que estos sujetos que dirigen hoy el sindicato especularon con el cansancio de la gente para que apruebe el magro preacuerdo.

En la asamblea del 27, los sujetos que conducen Si.Tra.Tel deciden aprobar “ellos” el preacuerdo y levantar las medidas de fuerza tras una maniobra escandalosamente fraudulenta.

Dicha asamblea fue una parafernalia, ya que : no hubo moción alguna, no existió lista de oradores, no se realizó recuento de votos y dieron por aprobado un preacuerdo que nunca se leyó en el lugar. En fin, fue un monólogo del señor Claudio César.

La indignación lógica de más de la mitad de los asambleístas, al ver que se daba por levantada la misma, increpó solicitando explicaciones al secretario general, que fue sacado por la policía y al secretario gremial, Chinche Medida, que salio rodeado por patovicas.

Este hecho generado por la burocracia sindical de Rosario, fue un calco de lo que en Buenos Aires realizó la conducción de FOETRA.

Y es lo que sucede cuando el sindicato que debe estar al servicio de los trabajadores, no lo está, ni tampoco manejado por ellos, sino se encuentra manejado por los intereses de la casta parasitaria de turno.

Frente a ello lo que queda más allá del sabor amargo que genera la conducción, es la sistematización de estas experiencias para lograr mayor niveles de organización y construir un sindicato nuevo al servicio de los trabajadores.

En el CCT Rosario este conflicto sirvió para comenzar a transitar el camino de la participación y la organización, a la unidad de cada uno, a la unidad del conjunto, y del seguir unidos y adelante frente a los obstáculos.

La unidad hace a la lucha.

Y en el día después, los trabajadores de Call Center de Rosario siguen unidos y en la lucha!

Trabajadora Telefónica del CCT Rosario

Temas relacionados: