logo PTS

Internacional

CONTRA EL AJUSTE DE BERLUSCONI

Grandes movilizaciones y crisis política en Italia

Con el trasfondo de una crisis económica que no cesa y se profundiza día a día, Italia vivió nuevas jornadas de movilizaciones masivas en todo el país. El viernes 7de octubre alrededor de 100.000 estudiantes se movilizaron contra los drásticos recortes en el presupuesto educativo, como parte de una huelga general que tuvo altos niveles de acatamiento.

Diego Dalai

13 de octubre 2011

Con el trasfondo de una crisis económica que no cesa y se profundiza día a día, Italia vivió nuevas jornadas de movilizaciones masivas en todo el país. El viernes 7de octubre alrededor de 100.000 estudiantes se movilizaron contra los drásticos recortes en el presupuesto educativo, como parte de una huelga general que tuvo altos niveles de acatamiento. Fue la mayor protesta desde diciembre del año pasado cuando la movilización y los enfrentamientos callejeros pusieron en jaque al gobierno.

Con el lema “Esta crisis no es nuestra y nosotros no la pagamos” hubo marchas en decenas de ciudades, incluyendo las más importantes como Roma y Milán, que vieron sus principales calles y avenidas bloqueadas durante horas. Los estudiantes apuntaron a los verdaderos responsables de la crisis, como en Milán, donde intentaron tomar la sede de la calificadora de riesgo Moody’s y tiraron huevos contra el edificio de UniCredit, el mayor banco italiano. El sábado 8, 20.000 personas volvieron a las calles en la marcha de trabajadores estatales convocada por la central obrera CGIL contra el ajuste en el sector público.

Berlusconi, nuevamente en la cuerda floja

En las movilizaciones también se hizo sentir el reclamo por la renuncia del primer ministro Silvio Berlusconi. El desprestigio de este personaje es muy grande. En diciembre de 2010 zafó por muy poco de verse obligado a presentar la renuncia. Su gobierno está atravesado por innumerables casos de corrupción y abuso de poder, como el emblemático caso Rubi de prostitución de menores. El 29 de mayo y 12 de junio sufrió dos importantes derrotas electorales, perdiendo el gobierno de varias ciudades y los proyectos que plebiscitaba. Il Cavallieri también tiene crecientes problemas con sus propios aliados en el gobierno, como con la ultraderechista Liga Norte y hasta el ministro de Economía.

El martes 11de octubre una sesión parlamentaria donde debía votarse la rendición de cuentas del ejercicio fiscal 2010 y una ley mordaza contra los periodistas opositores, y que Berlusconi quería utilizar para mostrarse fuerte y con apoyo de su bancada, se transformó en un duro revés político y abrió una nueva crisis para el gobierno. Dos figuras clave, el titular del ministerio de Economía Giulio Tremonti, y el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, en un abierto desplante, no se presentaron a votar.

A partir de esto los referentes de los partidos de oposición plantearon, más o menos directamente, que el primer ministro debía renunciar.

Una reunión de todos los partidos con representación parlamentaria decidió el miércoles que Il Cavalieri deberá afrontar un “voto de confianza”, que si resulta contrario al primer ministro lo obligaría a presentar la renuncia al Presidente de la República, Giorgio Napolitano. Este último se ha convertido en los últimos días en la nueva figura política del momento. Fue ovacionado el mismo martes en el Parlamento del que Berlusconi salía derrotado y furioso, en una muestra de que amplios sectores de la propia burguesía imperialista italiana consideran que ya es tiempo de un recambio. Necesitan de una nueva figura que de aire a un régimen muy desgastado y que está llevando adelante un brutal ataque contra las masas.

Crisis económica y ajuste a los trabajadores

En el mes de julio Berlusconi hizo votar en el Parlamento (con gran colaboración de la oposición) un brutal paquete de ajuste para que sean los trabajadores y el pueblo quienes paguen la crisis económica y financiera.

Desde hace meses Italia es uno de los focos del ataque del capital financiero que especulan con el riesgo de default de su deuda pública. En consonancia con estos capitales y con la línea del FMI y el Banco Central Europeo, el ajuste de Berlusconi pretende hundir la educación y servicios públicos para pagar a los acreedores, mientras que el dinero para las misiones militares imperialistas, como en Libia y Medio Oriente, para la casta política corrupta, para la Iglesia Católica (que está exenta de cualquier tipo de impuestos y recibe subsidios del Estado por 8.000 millones de euros anuales), ni siquiera se cuestionan.

Los recortes alcanzan la fabulosa suma de 80.000 millones de euros en 4 años, incluyendo un amplio programa de privatizaciones. Aunque los mayores ajustes vendrán en 2013 y 2014 (pasando la pelota al próximo gobierno), los recortes ya afectan sustancialmente la salud y la educación, las jubilaciones y todo tipo de planes sociales y asistenciales, a la vez que impone fuertes aumentos impositivos.

Pese a los draconianos ajustes, el ataque de los “mercados” es imparable y sigue horadando las finanzas y la economía italianas. La 4ta mayor economía de Europa tiene una deuda pública que supera el 120% del PBI nacional, y su financiamiento se encarece cada vez más, teniendo que tomar créditos a tasas altísimas para una economía imperialista, de entre 5 y 6%. La semana pasada la calificadora Fitch volvió a “rebajar la nota” de la deuda italiana (un mecanismo que indica el grado de “confianza” en que un país pagará sus deudas y que incide directamente en la tasa de interés que se le cobra para darle créditos).

Il Cavallieri parece no acusar recibo de las masivas protestas y, provocativamente, ratificó su “programa de reformas” y tildó de “absurdos” los reclamos de renuncia. Haciendo gala de la hipocresía que lo caracteriza, manifestó que para él y su gobierno significa un gran “esfuerzo personal” dirigir el país en medio de la crisis. En definitiva, un cóctel de elementos que hacen prever una situación muy dinámica en los próximos meses.


Claves

1,8 billones de euros (120% del PBI) es el monto de la deuda, superando las de Portugal, Grecia e Islandia juntas.

80.000 millones de euros es el monto del ajuste.

Entre la juventud:

47% tiene trabajo precario

29% está desocupado


Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: