logo PTS

Comunicados de prensa

ROSARIO

“Intelectuales a debate” en la UNR

Con un aula colmada por más de 180 participantes, se realizó la charla “Intelectuales a debate: Argentina luego del conflicto entre las patronales agrarias y el gobierno K”, en el marco de la Cátedra Libre Karl Marx de la Universidad Nacional de Rosario.

PTS Santa Fe

6 de septiembre 2008

Con un aula colmada por más de 180 participantes, se realizó la charla “Intelectuales a debate: Argentina luego del conflicto entre las patronales agrarias y el gobierno K”, en el marco de la Cátedra Libre Karl Marx de la Universidad Nacional de Rosario. El importante debate, contó con la presencia de Carlos del Frade, reconocido periodista de la región y referente de Proyecto Sur, Juan José Giani, Lic. y docente de Filosofía e impulsor del espacio Carta Abierta, y Christian Castillo, sociólogo y docente de la UBA, dirigente del PTS, e impulsor de la declaración “Ni K, ni campo”, firmada por más de 600 docentes, intelectuales y trabajadores de la cultura.

La primera intervención estuvo a cargo de Carlos del Frade, quien sostuvo que desde el comienzo del conflicto estuvo en lo que llamó “las terceras posiciones”, ya que detrás de la llamada “mesa de enlace”, la conducción política del sector agrario estaba en manos de los sectores oligárquicos de la Sociedad Rural Argentina. Remarcó que como impulsor de la CTA desde sus orígenes consideró un grave error por parte de Eduardo Buzzi de la Federación Agraria el haberse aliado a los sectores más concentrados de los propietarios de tierra.

A su vez negó los argumentos del Gobierno nacional de que el dinero obtenido por las retenciones extraordinarias fuera destinado para lo que denominó “una verdadera distribución de la riqueza”. Mencionó como ejemplo el estado calamitoso de los ferrocarriles, repudiando el ataque del Gobierno, a través de Aníbal Fernández, contra PO, MST y Proyecto Sur ante la rebelión popular en las estaciones de Haedo y Castelar.

Se detuvo especialmente en los debates parlamentarios sobre la resolución 125 marcando que su espacio (el que comparte con Pino Solanas y Claudio Lozano, entre otras) “había definido abstenerse en la votación”. Sin embargo marcó que pese a que “las modificaciones de Diputados eran favorables a los pequeños productores”, Claudio Lozano, en vez de acatar la resolución de su espacio político, votó contra la 125 junto a los sectores agrarios y la oposición de derecha al Gobierno.

Para finalizar planteó que ante los actos del 25 de Mayo, no participó de ninguna de las convocatorias realizadas en Rosario por las patronales agrarias, y en Salta por el Gobierno, sino que participó de un acto en una escuela de una barriada popular de Rosario, y sostuvo que es en “los millones de trabajadores y pobres desde donde se puede construir un proyecto socialista y democrático”.

Luego tomó la palabra Juan José Gianni quien sostuvo que el mérito político del kirchnerismo era el de “recuperar el paradigma peronista de entender la política como el choque de voluntades contrapuestas”. Se distanció de los intelectuales hegemónicos en los ´80 y ´90, que denominaron a la década de los ´70 “la tragedia argentina”, dejando como única alternativa una la democracia basada en la búsqueda de consensos, despolitizando el necesario conflicto de intereses.

Planteó entonces, que el debate de la resolución 125 “estaba sobredeterminado”, ya que tras la oposición a una resolución ministerial, la derecha tomaba revancha por lo que él denominó “los avances políticos y culturales del Gobierno nacional” sobre todo en el terreno de los derechos humanos. Remarcó que “el campo” traía aparejado una fuerte ideología “machista, racista y clasista” y que este es un debate cultural donde hay que tomar partido por uno de los dos bandos en pugna, y a su vez marca el límite “para el nivel de izquierda posible hoy”, es decir la cantidad y profundidad de cambios posibles hoy con una derecha actuante.

Desde este punto de vista, remarcó que no compartía la visión de que existiesen “terceras posiciones”, sino que la responsabilidad de los intelectuales “críticos, pero autónomos” era la de “acompañar al Gobierno por más de que haya cosas en las que avanzar”.

Finalmente, Christian Castillo sostuvo que el trasfondo de la disputa intercapitalista entre el gobierno y el campo, es la profundización de la crisis económica internacional en la que tanto EE.UU. como Europa y Japón parecen entrar en recesión, lo que convierte en absurda las supuestas teorías del desacople de los países dependientes o semicoloniales como Argentina.

Castillo explicó que más allá de los evidentes errores políticos del Gobierno, la resolución 125 se debió a la necesidad de “hacer caja” para enfrentar, por un lado, los vencimientos de deuda como por ejemplo con el Club de París, y por el otro, para seguir subsidiando a los sectores industriales y “la nueva burguesía K”.

En este sentido marcó el fin del ciclo de crecimiento económico kirchnerista marcado por “un dólar alto con salarios bajos” que permitió en estos últimos cinco años mantener las ganancias de todas las facciones de la clase dominante. Contrariamente a lo que creen los sectores intelectuales que apoyan críticamente al Gobierno, afirmó que las patronales agrarias tuvieron un sideral crecimiento en los últimos años, incluso mayores en algunos sectores que en la década menemista. Denunció la formidable concentración de la tierra desde la conquista del desierto, que lleva a que de las principales 35 familias terratenientes de comienzos de siglo XX, 30 lo siguen siendo hoy, y que hay 1000 personas que concentran 35 millones de hectáreas. Castillo sostuvo que esta realidad no fue cuestionada en lo más mínimo por el Gobierno y que frente a esta apropiación de la tierra y los recursos naturales, “los socialistas revolucionarios planteamos como primera medida la expropiación de las 1000 familias terratenientes”.

En debate con los intelectuales de Carta Abierta, sostuvo que nadie menciona que no solamente en el campo, sino también en los sectores industriales en los que se apoya el gobierno, podemos encontrar sectores que apoyaron el Golpe Militar del ´76 como Techint, Werthein, Roggio, etc., y que así como lo que hicieron en la dictadura, los grandes capitalistas siguen viéndose beneficiados con los gobiernos K. En este sentido, catalogó la actitud de los “intelectuales críticos que apoyan al gobierno” como una suerte de “es lo que hay”, en el sentido de que perdieron toda estrategia de transformación, y el horizonte de la revolución.

Asimismo polemizó con la incoherencia de sostener un discurso “progresista” y a la vez apoyar a un gobierno capitalista que desembolsa millones para pagar la deuda externa, subsidiar a los capitalistas amigos, etc., mientras mantiene a miles de desocupados con planes de $150, reprime a los sectores obreros que luchan contra las patronales y las burocracias sindicales, como en FATE, Casino, Mafissa, Subte, etc. En este sentido, hizo un llamado a quienes apoyan críticamente al gobierno a que repudien el ataque macartista del gobierno contra las organizaciones de izquierda a las que denunció Aníbal Fernández.

Para finalizar Castillo planteó la necesidad de defender la independencia política de la clase trabajadora, participando de todas las luchas obreras y estudiantiles, dejando planteada “la necesidad de construir un gran Partido de los Trabajadores para que la clase obrera pueda actuar en forma independiente ante las futuras crisis a las que irremediablemente nos someterá el capitalismo y podamos imponer una salida obrera y popular”. Castillo culminó explicando que ante estos escenarios “la única salida que no es utópica es la lucha por una transformación revolucionaria y socialista”.

A continuación se abrió un interesante debate durante más de una hora, donde los participantes opinaron y preguntaron a los panelistas sobre diferentes aspectos que hacen al avance de la conciencia y la organización de los sectores obreros y populares.

Publicaremos una versión desgrabada de este debate, en el próximo número del semanario La Verdad Obrera.

Temas relacionados:

Debates

/   

Santa Fe