logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

La lucha es por perpetua para todos los responsables

El juicio ingresó en la etapa donde los abogados de las víctimas fundamentan el pedido de las condenas.

28 de febrero 2013

El juicio ingresó en la etapa donde los abogados de las víctimas fundamentan el pedido de las condenas. Las abogadas Claudia Ferrero, de APeL y María del Carmen Verdú, de CORREPI, que defienden a Elsa Rodríguez y a Nelson Aguirre, primero mostraron cuáles fueron los motivos que llevaron a Pedraza y sus cómplices a perpetuar el plan criminal que terminó con la vida de Mariano. José Pedraza era dueño de las empresas tercerizadas y no admitía que en el gremio surgiera una oposición que cuestionara su conducción. Durante el juicio se conoció esto por el aporte de testigos de excelencia: trabajadores tercerizados. Ellos saben mejor que nadie el porqué de este crimen. Fueron los protagonistas de una lucha histórica por obtener uno de sus derechos: el pase a planta permanente.

Pedraza y los pedracistas se beneficiaron con las privatizaciones de los ferrocarriles, cuando 85 mil trabajadores fueron despedidos, algo que permitió esta burocracia que se perpetuó en el gremio al tiempo que Pedraza se asociaba a empresarios ferroviarios. Así se convirtió en empresario mientras seguía siendo el jefe de la Unión Ferroviaria.

Sindicalista y patrón. La UF es parte de la CGT kirchnerista y Pedraza el sindicalista modelo que Cristina elogió poco tiempo antes de que éste ideara y llevara adelante el plan criminal.

Las abogadas demostraron que la policía actuó ese día por orden del jefe de los uniformados, que en ese momento era Aníbal Fernández. Concluyeron pidiendo la máxima pena, 25 años, por tentativa de homicidio para los 17 acusados, al considerarlos coautores del plan criminal.

Fiscalía, ¿fallo anunciado?

Si bien el histriónico fiscal, Carlos Gamallo, parecía apuntar a una buena denuncia del por qué de este crimen, apeló incluso a una escena de la saga de “El Padrino” para ejemplificar el rol perverso de la burocracia pedracista. Sin embargo todo indica que está cumpliendo muy bien su función para la cual fue mandatado: evitar que no sean identificados también los responsables políticos y empresarios. Por eso no llamaron a indagatoria a ninguno de los funcionarios públicos, en particular el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que por las escuchas telefónicas entre él y Pedraza se evidenció el interés político del gobierno por impedir que los tercerizados pasen a planta permanente.

Dos asesinos sueltos

Sobre Guillermo Uño y Juan Carlos Pérez, los imputados en esta causa por esconder las armas con las que se perpetró el plan criminal, la Fiscalía consideró que no había pruebas para acusarlos, por lo que pidió su absolución; minutos después, y siguiendo lo que indica el Código Procesal en estos casos, el tribunal dispuso su inmediata libertad (al menos hasta que haya sentencia, ya que si el tribunal sí los considera culpables deberían volver a prisión).

La fiscalía anticipó que pedirán perpetua para el jefe de la Unión Ferroviaria, Pedraza, su segundo el “Gallego” Fernández, el delegado Pablo Díaz y los barrabravas Sánchez y Favale, dejando a salvo de la perpetua a cinco miembros que hoy están presos por el asesinato.
Todavía falta que los jueces determinen quiénes son los responsables y qué pena les cabe. Pero para que estos burócratas y sus cómplices reciban cadena perpetua y se enjuicien a los responsables políticos y empresarios ferroviarios que todavía están libres, es necesario seguir impulsando la más amplia movilización.

Temas relacionados: