logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Lear: por unas fiestas sin familias en la calle

Al cierre de esta edición comenzaba una nueva Jornada Nacional de Lucha convocada por los trabajadores despedidos de Lear. Es la número 15 y habrá cortes en varias ciudades del país.

Lear: por unas fiestas sin familias en la calle
11 de diciembre 2014

Al cierre de esta edición comenzaba una nueva Jornada Nacional de Lucha convocada por los trabajadores despedidos de Lear. Es la número 15 y habrá cortes en varias ciudades del país. El centro de la Jornada será nuevamente la Panamericana, lugar que los luchadores de Lear y las organizaciones solidarias ganamos como lugar de protesta contra Berni y la Gendarmería.

Esta y muchas otras peleas se ganaron durante estos seis meses y medio de conflicto. Por eso para los gerentes de las grandes empresas, los llamados CEO, el conflicto de Lear fue el más importante del año. Así lo publicó el Cronista Comercial luego de encuestar a los CEO más importantes de Argentina. Y no se refieren al conflicto sindical más importante, sino al conflicto más importante del año en la Argentina, superando el de los fondos buitres, la ley de abastecimiento o la disputa con Clarín, entre otros.

No es para menos. En esta pulseada hay una gran disputa. La patronal de Lear quiere imponer despidos masivos contra la mínima protección legal que tienen los trabajadores contra estos intentos, ya que la ley dice que antes de despedir masivamente las empresas tienen que demostrar su crisis presentando antes de despedir lo que se llama “Procedimiento Preventivo de Crisis”. Lear no hizo esto porque es indemostrable una crisis de parte de un monopolio que facturó en el mundo U$S16.000 millones el año pasado. Estos procedimientos habitualmente se usan contra los trabajadores para acordar con los sindicatos vendidos una “salida” con indemnizaciones por debajo de lo estipulado. Pero en este caso fue violado el procedimiento para favorecer a una patronal imperialista.

Esta lucha tiene por eso un valor especial, porque enfrenta el intento de las patronales de imponer un antecedente que en el futuro podrán usar para despedir de forma masiva y discrecional. El gobierno “nacional y popular” se arrodilló frente estos buitres negándose a cumplir con sus propias leyes que obligan al Ministerio a imponer la reincorporación de los despedidos. Frente a esto quedó en manos de los trabajadores y la izquierda, en especial el PTS, la lucha contra los despidos. Se hicieron en seis meses y medio decenas de cortes, marchas, bloqueos, encuentros y un fondo de lucha que superó el millón de pesos. Debido a esta tenacidad un sector del propio kirchnerismo salió a apoyar a los trabajadores de Lear, como el CELS de Horacio Verbitsky y referentes de “Justicia Legítima” que presentaron Amicus Curiae en la Justicia donde apoyan el pedido de reinstalación de los despedidos, como también lo hizo Adolfo Pérez Esquivel, Madres de Plaza de Mayo y la Asociación de Abogados Laboralistas, entre otros.

La empresa ofrece ahora indemnizaciones de cientos de miles de pesos. Una forma de admitir la fuerza de esta lucha. Pero el sector más duro y decidido de los despedidos sigue la pelea por sus puestos de trabajo y convoca a una nueva Jornada Nacional. Nuevamente el PTS estará con sus militantes en cada uno de los cortes que se hagan. Poniendo el cuerpo como corresponde a una corriente de izquierda combativa que dice hace falta una “izquierda de los trabajadores” y la estamos construyendo.

Exigimos la reincorporación ya de los trabajadores despedidos. 

Temas relacionados: