logo PTS

Nacionales

3 DE MAYO: MARCHA MUNDIAL DE LA MARIHUANA

¡Legalización ya!

Este sábado 3 de mayo nos vuelve a reunir la Marcha Mundial de la Marihuana, seguimos teniendo motivos para movilizarnos en las calles, porque sigue habiendo miles de jóvenes que son detenidos, perseguidos, o les abren causas por consumir o cultivar sus propias plantas.

PTS

2 de mayo 2014

¡Legalización ya!

Este sábado 3 de mayo nos vuelve a reunir la Marcha Mundial de la Marihuana, seguimos teniendo motivos para movilizarnos en las calles, porque sigue habiendo miles de jóvenes que son detenidos, perseguidos, o les abren causas por consumir o cultivar sus propias plantas. Con la profundización de la política de ajuste y represión del gobierno nacional no parece que esto vaya a cambiar, sino a empeorar; por eso debemos ser decenas de miles en las calles que gritemos bien fuerte: ¡ningún preso más por cultivar!

La forma que adopta la prohibición y el castigo de ciertas prácticas sociales, en este caso el consumo de marihuana u otras drogas, juega un doble rol: imponernos qué es lo que está bien y qué es lo que está mal, con leyes de todo tipo que la policía utiliza para perseguir y criminalizar a la juventud; y permitir, con la participación activa de gobiernos, jueces, policías y narcos, que la venta ilegal de drogas sea uno de los negocios más rentables del planeta.

La penalización de la marihuana y el conjunto de las drogas es utilizada por la policía para perseguir, encarcelar y asesinar a los pibes en los barrios, en las canchas o en los recitales. Es una realidad que miles vivimos todos los días, el constante hostigamiento que nos hacen desde el patrullero cuando caminamos por la calle, por el sólo hecho de fumar un porro o por “portación de rostro” y nos arman causas penales. Hoy, cerca del 70% de las causas relacionadas con drogas son por consumo, mientras sigue intacto todo el entramado del narcotráfico que es el que sostiene este millonario negocio, con la complicidad de funcionarios y las fuerzas represivas.

Después de 10 años de gobierno K, sigue vigente una ley nefasta como la de consumo de estupefacientes. Desde las bancas del PTS en el Frente de Izquierda, con el diputado Nicolás del Caño a la cabeza, llevamos adelante la pelea por su eliminación y por la legalización de todas las drogas, pero sabemos que ni siquiera una ley que despenalice el consumo de cannabis va a salir de este Congreso si no nos organizamos y movilizamos, además de participar en las marchas anuales donde corroboramos que cada vez somos más.

El gobierno de Cristina lejos de avanzar en una política progresiva frente al problema de las drogas está más interesado en criminalizar aún más la protesta social, como con el proyecto de la “ley antipiquetes” con el cual podrían ilegalizar marchas como éstas que reúne a decenas de miles todos los años. Los proyectos de despenalización como los de legalización del aborto están siendo cajoneados desde hace años por el propio gobierno K. Buscan criminalizar a los fumadores y dan vía libre a la narcopolicía.

¿Despenalización o legalización?

Frente a los proyectos de despenalización, desde la Juventud del PTS planteamos que sería un paso importante pero insuficiente. La despenalización del consumo evitaría que un joven pueda tener penas de hasta 15 años por cultivar, por tenencia simple o consumo personal. Pero para llegar al fondo del asunto, peleamos por la legalización de la marihuana y de todas las drogas, porque no queremos que desde el Estado nos digan qué podemos hacer o no con nuestros cuerpos, y mucho menos que nos persigan y criminalicen porque no actuamos de acuerdo a su “buena moral católica”.

Por otro lado, esta es la única forma de atacar a las redes del gran comercio del narcotráfico que cuentan con la cobertura de los distintos Estados y una estructura millonaria. La prohibición no limita el negocio ni la comercialización de las drogas, sino que hace más rentable el narcotráfico, afectando sobre todo a los sectores populares que consumen sustancias de mala calidad que ponen en riesgo la salud.
Además, la política de despenalización termina confiando en que la policía dejará de perseguir a los jóvenes y se encargaría de “la lucha contra el narcotráfico”, cuando es la misma maldita policía la que organiza la venta de paco y es un engranaje clave del narcotráfico y de las redes de trata. Es la misma que mata un pibe cada 24 horas, frente a la complicidad del gobierno de Cristina y sus “Derechos Humanos” que tiene el triste récord de ser el gobierno con más casos de gatillo fácil y más de 5.000 luchadores procesados. Por eso planteamos que la única medida contra el narcotráfico es legalizar las drogas, de otra manera se deja en pie la producción clandestina de este negocio, mientras se persigue a pequeños comerciantes de estas drogas y a los que las transportan (las llamadas “mulas”), así como a los consumidores.

Los capitalistas quieren que la juventud obrera y estudiantil sea sumisa y obediente: prefieren que no organicemos nuestra rebeldía. Por eso, junto con la legalización irrestricta de las drogas, exigimos que el Estado garantice en forma totalmente gratuita políticas sanitarias y no represivas ni compulsivas para las personas con consumo problemático, control de calidad de los productos que se vendan, información veraz y científica sobre las cualidades y peligros de cada droga incluso las actualmente legales como la nicotina o el alcohol. Denunciamos también que toda prohibición no es más que una política para el disciplinamiento social y el control sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas por parte de la clase que nos domina, su Estado y su maldita policía. Rechazamos cualquier tipo de injerencia del Estado en la regulación de nuestras vidas.

• ¡Basta de persecución a la juventud!

• ¡Fuera el Estado y su policía de nuestras vidas! Desmantelamiento del aparato represivo!

• ¡Por la legalización de la marihuana y todas las drogas!

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: