logo PTS

Juventud

Llenemos de participación el Congreso de la CUES

Mientras del otro lado de la cordillera se levantan barricadas por la educación gratuita y contra el régimen de Pinochet, desde la CUES nos solidarizamos con los estudiantes y obreros chilenos, enfrentamos la regimentación de nuestros Centros y preparamos una gran marcha en el 35° aniversario de aquella noche en que la dictadura genocida secuestró a 7 estudiantes secundarios platenses.

1ro de septiembre 2011

por Gabo, delegado del Normal 10 – Juventud del PTS

Mientras del otro lado de la cordillera se levantan barricadas por la educación gratuita y contra el régimen de Pinochet, desde la CUES nos solidarizamos con los estudiantes y obreros chilenos, enfrentamos la regimentación de nuestros Centros y preparamos una gran marcha en el 35° aniversario de aquella noche en que la dictadura genocida secuestró a 7 estudiantes secundarios platenses. 

 
De dónde venimos

 Antes de las vacaciones de invierno, unos 10 Centros, entre ellos el Normal 10, Normal 6, Falcone y Normal 1, entre otros, agrupados en la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios, tomábamos nuestros colegios exigiendo el cumplimiento de los planes de obra prometidos por el gobierno de Macri, y en repudio a la represión de los (nuestros) docentes de Santa Cruz. Entre tanta agenda de derecha, instalamos la crisis en la que se encuentra la educación pública, frente al avance del negocio de las privadas. El gobierno del PRO respondió con el decreto 330, con el cual pretende regimentar nuestra organización. Al mismo tiempo, anunciaba el lanzamiento de las “escuelas gran hermano”, con cámaras para “protegernos”. Por su parte, muchas autoridades, como en el Normal 10, nos sancionaban, como acaba de ocurrir con todo el cuerpo de delegados del colegio.

 Este sábado 3 de septiembre, el Congreso se deberá plantear como tarea reagrupar al activismo que da vida a decenas de nuevos cuerpos de delegados. Para defendernos de los ataques del gobierno y las autoridades, debemos extender la organización: por centros de estudiantes democráticos e independientes en todos los colegios. Para reforzar las zonales y una CUES de lucha, independiente de todos los gobiernos.

 
Chile marca el camino

 Como reflejamos en todo este periódico, la de los estudiantes y trabajadores chilenos es una lucha heroica, histórica. Debemos impulsar la más amplia solidaridad con el movimiento chileno, sin ninguna mezquindad. Manuel Gutiérrez y Mario Perraguez Quinto son hoy nuestros estandartes, y desde este Congreso vamos a gritar a viva voz por el castigo a los pacos asesinos.
Salvando las distancias, la lucha por la educación gratuita, laica y de calidad está, acá también, a la orden del día. Y no sólo en la Capital de Macri. Es la Ley de Educación Nacional kirchnerista la que garantiza los subsidios a las escuelas privadas y religiosas, en contraste con el deplorable estado de las públicas. Es esa Ley, también, la que ata el presupuesto al vaivén de la economía, garantizando un recorte automático para cuando golpee más fuerte la crisis.

Es por eso que hemos propuesto para este Congreso una comisión sobre Chile (además de las de situación política, organización y plan de lucha, mujer y LGTB) invitando a los compañeros exiliados por la educación de mercado; y que la marcha del 16 pase por el consulado chileno.

 
Un 16 contra la represión y la impunidad

 Otro mérito de la lucha chilena es poner en cuestión el legado de Pinochet, que no sólo perpetúa Piñera sino que también lo hizo la Concertación. Nuevamente, salvando las distancias, la lucha de los sin techo y el asesinato de 4 compañeros en Ledesma, confirman que acá tampoco la dictadura es cosa de los museos. Blaquier, como el conjunto de los empresarios, fue uno de los que golpeó las puertas de los cuarteles; impulsor del “apagón”, co-autor de decenas de desapariciones. Hoy es de los que más ganan, millonadas de plata. Y cuando los de abajo se rebelan, ahí está “el modelo” salvándole las papas.

Lejos de la versión infantil que nos enseñan en la escuela, este 16 vamos a rescatar del olvido a una generación que peleaba por mucho más que un boleto. Una generación que dio la vida contra este sistema de opresión y miseria.

Por eso, además de todas las demandas estudiantiles, lo menos que podemos hacer es luchar hoy contra la impunidad de la que goza más del 95% de los milicos, y el 100% de las patronales, burócratas, curas y cómplices civiles. Por la aparición con vida de López y Arruga. Por castigo a los responsables políticos y materiales de los crímenes de Mariano Ferreyra, los qom, Soldati y Ledesma. Defendamos nuestro derecho a la protesta: ¡Basta de asesinatos por luchar! ¡Basta de gatillo fácil!

 
Por una marcha unitaria, independiente de todos los gobiernos

Después de haber quedado en minoría en el último Congreso de la CUES, las agrupaciones K “rompieron” y fundaron la “Federación de Estudiantes Secundarios”. Mientras la CUES tomaba los colegios contra Macri y la represión de Cristina a los docentes, las agrupaciones de la FES hacían campaña para Filmus-Tomada.

Este 16 los K se centran en conseguir firmas para el proyecto de ley de boleto presentado por Puiggros (proyecto que prevé nuevos y millonarios subsidios a los empresarios del transporte). Y aún no saben si marcharán, ni hacia dónde. No hay que confundirse. Al boleto estudiantil para TODOS, reivindicación histórica de los secundarios, lo vamos a conseguir con la lucha, y sin confiar en los que siempre nos lo negaron. Contra el intento de dividir la marcha y subordinarnos al gobierno nacional, peleamos por una marcha unitaria, independiente de todos los gobiernos.

Temas relacionados:

Juventud

/   

Secundarios

/   

No Pasarán