logo PTS

NACIONAL

Los cómplices de Pedraza

Para no ir a prisión, el burócrata sindical abonó con dinero de la Unión Ferroviaria U$S50.000 a un ex juez. Por esto se abrió una causa por soborno y tráfico de influencia, en el que están procesados un ex agente de inteligencia, un ex empleado de Casación; el contador de la Unión Ferroviaria y un ex juez federal.

Los cómplices de Pedraza
10 de enero 2013

A partir de las escuchas telefónicas, que ordenó la jueza de instrucción, Wilma López, a cargo de la investigación del homicidio de Mariano Ferreyra, se pudo saber que Aráoz de Lamadrid ofreció a los camaristas de Casación dinero, -aportado por Pedraza que regateó en 50 los 75 mil dólares que le pedían- para lograr la excarcelación de los detenidos por el asesinato. Escobar, que se desempeñaba como empleado en Casación, manipularía el sorteo para que fuera la Sala III la que resolviera prisiones preventivas de los imputados por este homicidio, donde Riquelme -el lobbista del equipo- tenía vínculos estrechos con los jueces Eduardo Riggi y Gustavo Mitchell -que serían los responsables de las excarcelaciones-. Sttaforini retiró el dinero de la cuenta bancaria de la UF. ¡Qué equipo! Como se ve, cada uno tenía una tarea asignada. Con esto, de haber prosperado la impunidad que siempre lo protegió, Pedraza hubiera evitado su propio encarcelamiento.
El ex juez federal, Octavio Aráoz de Lamadrid, entonces abogado de uno de los patoteros preso por este crimen, Guillermo Uño, hasta que lo imputaran en esta causa, recibió los dólares que Pedraza decidió que salieran de las arcas de la UF. Cuando se allanó al estudio jurídico de Aráoz de Lamadrid se secuestraron los 50 mil dólares, quién justificó ese dinero como “honorarios” propios.
Esta causa paralela que se le abre a Pedraza - para la que su abogado, Carlos Froment, pidió la nulidad por estar siendo juzgados por dos tribunales distintos por un mismo episodio— muestra que éste, contó con tanta impunidad durante sus más de 20 años al frente de la UF, qué incluso después del crimen de Mariano Ferreyra, siguió hablando por teléfono de sus negociados con sus allegados y cómplices de este crimen. Entre ellos contó con los servicios de jueces y ex expías del Estado. No cualquiera tiene estos conocidos dispuestos a socorrerlo por unos cuantos “verdes”. Esta es la burocracia sindical que los trabajadores tienen que sacarse de encima. En esta tarea están los compañeros de la Bordó-Naranja del Roca, construir una corriente capaz de echar a la burocracia asesina de los pedracistas de la Verde.

Temas relacionados: