logo PTS

Comunicados de prensa

CARTA ABIERTA A LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DE MAHLE

Mahle: Todos adentro y manteniendo las conquistas

Desde el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) saludamos a los compañeros trabajadores de Mahle que luego de más de 120 días de lucha lograron arrancarle el compromiso por parte del Estado de volver a trabajar. Esta primer conquista sólo pudo lograrse producto de la lucha, ocupando la planta, movilizándose de a cientos por las calles del centro de la ciudad, haciendo actos con miles de personas, uniéndose a organizaciones sociales y politicas y a otros sectores en lucha como Cotar y Balbazoni.

PTS Santa Fe

22 de julio 2009

Mahle: Todos adentro y manteniendo las conquistas.

Desde el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) saludamos a los compañeros trabajadores de Mahle que luego de más de 120 días de lucha lograron arrancarle el compromiso por parte del Estado de volver a trabajar. Esta primer conquista sólo pudo lograrse producto de la lucha, ocupando la planta, movilizándose de a cientos por las calles del centro de la ciudad, haciendo actos con miles de personas, uniéndose a organizaciones sociales y politicas y a otros sectores en lucha como Cotar y Balbazoni.

En todo este tiempo hubo miles de promesas. En tiempos de campaña electoral tanto el gobierno provincial como el nacional prometían soluciones inmediatas. Los partidos tradicionales que defienden los intereses de los patrones hacían cola para desfilar en la planta y sacarse la foto de rigor. Inclusive avalaban la toma de la fábrica, pero eso sí, aclarando que “no convenía cortar la calle” ni “hacer quilombo”, que “había que quedarse sentado dentro de la fábrica” a que la solución venga de arriba.

En su momento la confianza en el gobierno y la UOM primó en la mayoría de los compañeros y compañeras, incluso se liberó el corte y luego se abandonó la toma. Pero una y otra vez las negociaciones se embarraban, los famosos inversores se caían, eran insolventes, no tenían planes sustentables, etc., etc. Así se demostró una vez más que sin lucha y solo con la mera confianza, no puede haber soluciones, ni siquiera promesas serias, para los trabajadores, mucho menos después de las elecciones.

Hoy hay una nueva promesa. El estado nacional se haría cargo de Mahle mediante un fideicomiso pagándole a Mahle a precio de mercado. Según los anuncios realizados por el propio gobierno a medios periodísticos, sería muy parecido al caso de la papelera Massuh.

Modestamente queremos acercarles nuestra opinión al respecto, como hemos hecho en cada oportunidad, sin por ello dudar ni un solo minuto en ponerle el cuerpo a la lucha que vienen llevando adelante.

¿Qué pasó en Massuh?

La empresa papelera Massuh cerró hace 5 meses, no sin antes, con la excusa de la “crisis”, ir vaciando la empresa, adeudar salarios, pagarlos en cuota, etc. Ante esta situación los trabajadores de Massuh tuvieron que salir a la lucha durante largos meses donde hicieron decenas de actividades y acciones de lucha.

Finalmente el gobierno planteó un fideicomiso que se haga cargo, bajo la administració n de Guillermo Moreno. Este funcionario no tardo en mostrar su actitud como “director ejecutivo” de la empresa: “Acá el único que decide quién se queda y quién se va soy yo....Desde mañana, como decía el sabio general: de casa al trabajo y del trabajo a casa”

Así Moreno prohibió cualquier tipo de asambleas de los trabajadores, lugar donde pueden discutir y decidir democráticamente que hacer ante cada problema. Junto con esto eliminó el convenio colectivo de los papeleros, terminando con las categorías y el plus por antigüedad. De un plumazo Moreno se garantiza la división entre los trabajadores, ya que cada uno negocia individualmente su convenio con la empresa, y si quiere protestar también lo tiene que hacer sólo, ya que se terminan las asambleas. ¿Se imaginan que hubiera sido posible la lucha sin poder organizarse, tener asambleas, delegados, etc.?

¿Qué pasa con el salario? También ha sido una estafa este aspecto. Actualmente los trabajadores de Massuh están cobrando exclusivamente $600 que corresponden al REPRO más algunas bolsas de comida. Es decir, que los tratan casi como esclavos.

¿Y cómo queda la patronal de Massuh? En cambio la patronal de Massuh hace un gran negocio ya que estaba super endeudada con los acreedores, con el estado y con los trabajadores. Ahora el fideicomiso le paga a la patronal un alquiler por la planta que asciende al 30% de las ganancias durante tres años. Es decir que lejos de pagar lo que debe al estado y a los trabajadores, son estos últimos los que le pagan a los vaciadores. De este modo la patronal va pagando sus deudas con el sudor obrero y dentro de tres años, cuando termine el contrato y no deba más un peso, hacerse cargo nuevamente de la planta.

Esto demuestra que en realidad lo que hizo el gobierno nacional es un salvataje de la patronal en base a la desesperación de los trabajadores.

Cuando Moreno y sus amigos piden “la colaboración de los trabajadores” , quiere decir todo esto, pero suena mejor la palabra “colaboración”, ¿no?

En cambio, desde el Partido de los Trabajadores Socialistas opinamos que se debería haber expropiado la fábrica y las maquinarias sin pagarle un peso a esos vaciadores, estafadores y explotadores, para que sean los trabajadores, y no Moreno y sus patotas, los que la gestionen, ya que son los que la defendieron durante 5 meses y los más interesados en cuidar la fuente de trabajo.

¿Cuál es el plan del gobierno y Moreno?

En el medio de la crisis automotriz a nivel mundial, todos los empresarios que negociaron hasta hoy, e incluso la propia Mahle, fueron tajantes: “Hay una elevada cantidad de trabajadores. Hasta 220 empleados la planta sirve, da ganancias", dijo el directivo de Mahle. [se refiere a Diego Verardo]” (diario La Nación, 17 de julio de 2009)

Entonces, ¿quién garantiza que tras unos meses, cuando todo se tranquilice, no sea el propio Moreno el que empiece con las suspensiones y los despidos “para que la planta sirva”?

Hablan de que Mahle invirtió 10 millones y que harían falta 6 millones más, pero los libros de contabilidad siguen ocultos y no los quieren abrir para que sean los trabajadores y trabajadoras quienes garanticen que no haya una nueva estafa.

Basta de regalarles dinero a estos tránsfugas. Basta de negociaciones ocultas. Apertura y publicación de los libros de contabilidad. Expropiación ya de la planta sin pagarles un solo centavo bajo administració n obrera. No puede ser que tras años de vaciamiento, prepotencia y explotación, encima el gobierno les pague sumas millonarias con el dinero de nuestros abuelos y abuelas jubiladas, o del dinero del Estado que debería ir a la educación y salud pública y no a bancar a empresarios vaciadores.

Los trabajadores y trabajadoras de Mahle no pueden caer en la trampa de “confiar” en Moreno, precisamente el que dice que la inflación es del 0,4%. ¿Se imaginan cuando tengan que discutir algún aumento de salario porque no alcanza?

Es más necesario que nunca mantener bien altas las banderas de: todos adentro manteniendo las conquistas. Ni suspensiones, ni rebaja salarial. Respeto del convenio y plenos derechos sindicales.

Más alertas y organizados que nunca: Comisión de Control Obrero Independiente del fideicomiso

Si finalmente el fideicomiso se impone y la gerencia queda en manos de Moreno o cualquier otro funcionario del Estado, lejos de “confiar” o “callarse la boca”, los trabajadores y trabajadoras de Mahle tienen que estar más alertas y organizados que nunca porque no pueden aceptar que la llegada de este fideicomiso del gobierno y Moreno imponga ni una sola pérdida de conquistas ya que detrás de Moreno vienen las pérdidas del convenio, la rebaja salarial, suspensiones y los despidos.

Para esto es fundamental que en asamblea se vote la conformación de una Comisión de Control Obrero completamente independiente del fideicomiso. No se puede caer en la trampa de ser parte del fideicomiso. Los trabajadores tienen que tener las manos libres para decidir sus acciones. Ser parte accionista del fideicomiso, es para convertir a los trabajadores en patrones. Esto sería la peor de las situaciones ya que ante cada problema estarían presionados a autoexplotarse, a bajarse el salario, suspender o incluso despedir a compañeros.

Una Comisión Obrera de Control, independiente del fideicomiso, en primer lugar tiene que monitorear cada paso de la negociación haciendo público todo lo que suceda. Los secretos comerciales solo juegan a favor del patrón, sea Mahle o Moreno.

En segundo lugar, esta Comisión debe pelear por el pleno reconocimiento de todos los derechos adquiridos en estos años, como así también seguir bajo el convenio metalúrgico con el respeto de la antigüedad.

En tercer lugar esta Comisión de Control Obrero debería permanecer en el tiempo, para que si se reabre la fábrica y comienza a funcionar, tener pleno poder de veto de lo que resuelva el directorio donde se impondrá “el jefe” Moreno y su plan. Una Comisión de Control Obrero basada en asambleas, podría fiscalizar lo que se produce, lo que se vende y los ingresos de la planta, y en especial reclamar la restitución de todos los derechos obreros.

La salida de fondo: expropiación sin pago bajo gestión obrera

Mientras el gobierno pone millones para las multinacionales como GM, o subsidia a miles de empresas con el REPRO, exención impositiva, etc., en Mahle se niega a la medida más sensata: la expropiación lisa y llana, sin pagarles un peso a estos vaciadores, para que la fábrica sea gestionada directamente por sus trabajadores y trabajadoras. ¿Quiénes son los que mejor saben cómo funciona la planta? Si hasta el propio Moreno confiesa que necesita tiempo para “empaparse del tema”.

Todos estos funcionarios como Moreno son el símbolo viviente nacional de la corrupción. En cualquier diccionario debería figurar su foto al lado de la palabra “corrupto” ¿Acaso hay alguien más honesto que los trabajadores y trabajadoras de Mahle que han dejado una vida adentro de esta fábrica?

En ese sentido, nos parece importante recordar el ejemplo de la cerámica Zanon (Neuquén). Allí, los trabajadores tras el vaciamiento patronal ocuparon la planta y hace 7 años que funciona sin patrones y bajo gestión obrera. Nunca les falto el apoyo y la solidaridad para lo que hiciera falta.

Ellos saben que la cooperativa no es la solución definitiva al conflicto, por eso desde hace más de 7 años pelean para que el Estado expropie la fábrica sin hacerse cargo de la deuda de su anterior dueño y sin pagarle un solo peso, que se haga cargo de los sueldos de los trabajadores, y que sea administrada y gestionada por los mismos trabajadores.

Así como los trabajadores de Zanon, levantan la bandera de la expropiación y estatización bajo gestión obrera, desde el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), creemos fundamental que los trabajadores de Mahle deben levantar las mismas banderas, para darle una solución definitiva al conflicto.

¿Acaso los trabajadores y trabajadoras no somos capaces de gestionar la fábrica? Y si necesitamos ayuda, ahí están los miles que más de una vez vinieron a abrazarnos solidariamente. Ahí están los estudiantes universitarios que pueden poner todos sus conocimientos a disposición de esta lucha como hicieron con los obreros y obreras de Zanon.

El camino emprendido por los compañeros de Zanon es un gran ejemplo de lucha y de cómo organizarse y pelear para que la crisis no la paguen los trabajadores sino los capitalistas.

La crisis económica internacional va a generar decenas de Mahle. Los trabajadores y el pueblo tenemos que prepararnos para enfrentarlos y dar una salida de fondo.

Saludamos nuevamente a los trabajadores y trabajadoras, y como desde el primer día, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) va a estar apoyándolos, impulsando con todas nuestras fuerzas una verdadera salida obrera, para que la crisis no la paguemos los trabajadores, sino quienes la provocaron: los capitalistas.

Partido de los Trabajadores Socialistas - PTS Santa Fe

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: