logo PTS

Comunicados de prensa

BOLETIN DE LA AGRUPACION MARRON - ATE ROSARIO

Ni con el gobierno de K ni con las patronales del campo

La pelea entre el gobierno nacional y las entidades patronales “del campo” es una disputa entre dos sectores capitalistas que defienden intereses que nada tienen que ver con los trabajadores.

Prensa PTS

30 de mayo 2008

La pelea entre el gobierno nacional y las entidades patronales “del campo” es una disputa entre dos sectores capitalistas que defienden intereses que nada tienen que ver con los trabajadores.

El gobierno plantea en su discurso que quiere aumentar las retenciones para redistribuir la riqueza. Pero esto no es así. En realidad los quiere para pagar la deuda externa y para seguir subsidiando a empresarios, intendentes y gobernadores amigos. Estos recursos adicionales no son para aumentar jubilaciones y pensiones, para aumentar los salarios de los trabajadores estatales o para los presupuestos de salud y educación.

Por su parte, las patronales agrarias, con el paro del campo, donde están todos juntos los grandes propietarios y productores de la Sociedad Rural y los propietarios más chicos de la Federación Agraria, solo defienden una mayor rentabilidad para un sector que se ha llenado los bolsillos, porque ha sido beneficiado con la devaluación kirchnerista y el aumento de los precios internacionales de los productos que exportan, particularmente de la soja.

Pero ninguno de los dos sectores dicen nada del millón y medio de trabajadores rurales que son uno de los sectores más precarizados y peor pagos del país y que todavía hoy están regidos por una ley de la dictadura que no le reconoce ni siquiera un convenio colectivo de trabajo.

El gobierno “Socialista” de Binner se ha alineado claramente con el lock-out patronal, siendo uno de los principales voceros de la oligarquía.
En la CTA, se acabo el “ni oficialistas ni opositores”, slogan mediante el cual convivieron los diferentes sectores. Pero por primera vez vemos claramente como se dividen en la cúpula. Pero no para tomar partido por los trabajadores. Hoy vemos por un lado a los ultra kirchneristas Luís D´Elia y Edgardo Depetri, y por el otro a Víctor De Gennaro, Claudio Lozano y sus seguidores, que salieron a respaldar con todo el paro del campo, ambos sectores integrantes de la agrupación Germán Abdala que dirige la CTA,

Es necesario que los trabajadores y nuestras organizaciones sindicales levantemos una política independiente de ambos sectores patronales, empezando por unir nuestras fuerzas y nuestros reclamos con los trabajadores rurales y otros sectores populares para luchar por nuestras reivindicaciones.

Rompamos el techo salarial

Aumento de emergencia y escala móvil de salarios

Mientras el Gobierno y los ruralistas se pelean por quien se queda con la porción más grande de la torta ambos bandos son responsables de la escalada de precios contra el bolsillo de los trabajadores.
Después del desabastecimiento y el golpe inflacionario de marzo hay 900 mil trabajadores más bajo el índice de pobreza y la canasta básica de alimentos acumula más de un 30 por ciento de inflación y se calcula que por cada cinco puntos que sube ese índice pasan a ser pobres 150.000 personas más.

Frente a esta situación los sectores empresarios del campo y la ciudad empiezan a discutir públicamente “alternativas” igualmente antiobreras y antipopulares.
Por un lado están quienes plantean “enfriar” la economía. La receta es conocida: bajar el gasto público, congelar salarios, aumentar tarifas y encarecer el crédito para bajar el consumo. Si se impusiera esta “alternativa” implicaría una automática caída de los salarios y despidos para importantes sectores de trabajadores. Por otro lado, están los que plantean una nueva devaluación llevando el dólar hasta cuatro pesos, cuestión que beneficiaría a los grandes exportadores agrarios e industriales y que provocaría una mayor escalada inflacionaria, constituyendo por esa vía un fuerte golpe al poder de compra del salario. Como se ve, estás salidas patronales para hacer frente a la crisis, implican atacar a la clase trabajadora.

Binner y el Frente Progresista que pretenden mostrarse como algo diferente salieron a defender y garantizan las ganancias de los grandes terratenientes de la provincia mientras mantienen los bajos salarios y la precarización laboral mediante el trabajo en negro y las pasantías. En la provincia de los grandes polos de siembra y del desarrollo industrial, somos los trabajadores estatales junto a los docentes uno de los sectores peor pagos.

Los acuerdos salariales que llevaron adelante el gobierno junto con la CGT y la CTA rondan el 20% pero la inflación ya los está pulverizando aunque algunos todavía ni los cobramos.
En la provincia de Santa Fe UPCN y ATE han aceptado la propuesta de Binner, de dar solo un aumento del 20,4%.
Para los nacionales el gobierno acaba de decretar que no habrá paritarias y junto a UPCN sellaron un acuerdo del 19.5% de aumento. Ante esto ATE llamo a algunas tibias medidas, pero no lanzo un plan de lucha para imponer paritarias y discutir salario.
Un párrafo aparte merece ATE Rosario que salio a decir que el acuerdo en Santa Fe era insuficiente y propone que el salario mínimo sea de $1500 No solo no convocaron a una sola medida de lucha para lograr lo que ellos creen que es justo, sino que lo que proponen es que los trabajadores pidamos menos de la mitad de lo que se necesita para vivir dignamente. Tenemos que decir que las paritarias se desarrollan sin consultar a los trabajadores y las cúpulas sindicales negocian todo a espaldas de las bases.

Que se realicen plenarios de bases en todas las seccionales del país para debatir democráticamente cual es el plan de lucha que tenemos que llevar adelante

Debemos exigir un aumento de emergencia y la escala móvil de salarios

Que se reabran las paritarias - Por delegados paritarios elegidos en asamblea

Aumento de salario igual a la canasta familiar y pase a planta permanente de todos los trabajadores

¡No al aumento de precios!

El ATE que tenemos hoy no es el gremio que necesitamos los trabajadores

Desde la asunción del gobierno de Binner y el PS venimos presenciando un alineamiento mayor del sindicato con el gobierno provincial.
En su momento la comisión directiva de ATE Rosario llamó a votar a Yasky (elecciones CTA) el gran traidor de las luchas docentes y el que impuso un techo salarial con el gobierno nacional de $1290 de sueldo.

Antes de que comenzaran las paritarias salieron a la lucha por un aumento de $500 los trabajadores de la salud provincial. Mientras llevaban adelante el paro en los hospitales la directiva del sindicato le quito la cobertura gremial desconociendo una resolución de la asamblea del sector, exponiendo a los compañeros a sanciones y descuentos con el fin de llegar a las paritarias con las bases desmovilizadas para pactar lo que ya estaba acordado a nivel nacional, que no era nada mas que un 20 %.

En este mismo sentido inventa una propuesta (trampa) queriendo diferenciarse del acuerdo entre Binner, Maguid y Hoffman de un aumento del 20,4 % proponiendo un mínimo de $1500 diciendo que hay que pedir lo posible y que una vez alcanzado esto iba a ser mas fácil pelear por mas, de esta forma se negaron a pelear por un sueldo acorde a la canasta familiar (hoy de $3500) que tanto nos costo instalar a los trabajadores y por lo cual están luchando algunos sectores de trabajadores.

Para coronar este giro brutal avalan, acuerdan y firman el proyecto de seguridad e higiene presentado por el gobierno, a través del ministro de trabajo Rodríguez.
“Los progres del campo popular” como les gusta llamarse a los Acedo, Martínez, Téres, Bruffman, sentados junto a burócratas como Brunelli (UOM San Nicolás), Pichinini, Paulón y Aleso (del ARI) y otros buenos muchachos amigos del sillón y la traición.
O como Astrada (ARI), que nos ilustró con la anécdota de su policía amigo de villa que le señaló… “¡che que bueno este proyecto –dijo el policía-, ahora nosotros vamos a tener mejor ropa, borsegos, etc.!"-. (Sí y también, más balas, más gases, mejores armas para reprimir a los trabajadores que luchan –agregaríamos nosotros-).

Esto es porque sindicalmente quieren trabajadores desmovilizados que no luchen y por que políticamente están a nivel nacional y provincial con el pacto social acordado con los empresarios y la burocracia sindical.

Desde la agrupación Marrón venimos enfrentando estas políticas y peleamos por un sindicato independiente del gobierno y los partidos y sectores patronales basado en una verdadera democracia sindical donde todo sea discutido y votado en asambleas.
Paremos el ataque y represión a los luchadores
En los últimos meses vimos una escalada en el ataque a los trabajadores en lucha, por parte de las patronales y las direcciones de los sindicatos burocratizados, con el apoyo y la complicidad que les da el Ministerio de Trabajo y el Gobierno. Esta es la respuesta ante un naciente sindicalismo de base.

El último y más crudo ejemplo es el desalojo de la textil Mafissa (de la ciudad de La Plata) por parte de la patronal pro-videlista de Jorge Curi. Hoy tenemos 18 obreros procesados por “coacción agravada y daño agravado”, y con nuevas causas se persigue a delegados y activistas.
Otra caso es el de los trabajadores del Casino que fueron asediados por varios jueces penales, por las direcciones de los Sindicatos y la Prefectura. Aquí, otro juez penal recientemente imputó al delegado del casino Hernán Lopatka de “homicidio agravado en grado de tentativa”.
Casos como la ex Jabón Federal, Mafissa o el Casino Flotante, son ejemplos de un fenómeno extendido. También, se da la recuperación por parte de activistas antiburocráticos de cuerpos de delegados que venían funcionando bajo la tutela de la burocracia sindical, como en el Subte, Hospital Garrahan, la gráfica Doneley, Pepsico Snaks, y recientemente los nuevos cuerpos de delegados en Terrabusi (abolido por Daer en el año ’86) y en Fate en la planta de San Fernando.

La “justicia” es clara. A 32 años del golpe militar antiobrero de 1976, apenas se han imputado unos 400 represores en las causas y Julio López sigue desaparecido. Los delegados gremiales, los trabajadores combativos y los luchadores populares ya cuentan con 5.000 procesados. Es necesario realizar importantes acciones de defensa de estos delegados y de sus organizaciones democráticas.

Temas relacionados: