logo PTS

DEBATES

DESPUÉS DEL CRECIMIENTO DEL FIT Y LAS ASONADAS DE LA DERECHA POLICIAL

Por la construcción de un gran partido de trabajadores revolucionario

PTS

19 de diciembre 2013

Por la construcción de un gran partido de trabajadores revolucionario

Compañeros y compañeras:

La Convención Nacional del PTS reunida los días 14 y 15 de diciembre en el Hotel Castelar de la Ciudad de Buenos Aires, después de una evaluación consciente y un apasionado debate que hicimos con la participación de más de 330 compañeros y compañeras, en su mayoría delegados (elegidos por la militancia), además de la dirección votada en el último Congreso, entre los que se contaban trabajadores y estudiantes, intelectuales, viejos revolucionarios junto a nuevas camadas de jóvenes y obreros que se acercan a la militancia partidaria insertos en fábricas y empresas claves, en el movimiento estudiantil, en las luchas cotidianas, desde el NOA hasta la Patagonia, resolvió por unanimidad publicar esta Carta Abierta con la intención de iniciar un amplio debate.

El triunfo político electoral del Frente de Izquierda y de los Trabajadores y la obtención histórica de bancas de diputados nacionales y legisladores provinciales es un capital político que debe ser puesto en una nueva perspectiva.

Se aceleran los ritmos fin de ciclo, no solo del kirchnerismo, sino del régimen político pos-2001. La reciente crisis política desatada con los motines policiales, a los que el gobierno de Cristina, Kicillof y Capitanich incluidos, y toda la oposición patronal capituló, es una muestra más.

Se agudizan las tendencias a la polarización social, entre una élite de clase media que intentó linchamientos a jóvenes pobres en las calles de Nueva Córdoba acompañando el motín policial, y miles de jóvenes que, dentro de masivas manifestaciones en Tucumán, repudiaron a la Policía en las calles, por haber provocado los saqueos y a la vez asesinar y reprimir a los manifestantes populares.
Mientras, en el terreno de la economía, la pérdida de reservas en dólares y las devaluaciones del peso alimentan la escalada inflacionaria, existe un nuevo estado de ánimo y disposición de lucha y organización de franjas de la clase trabajadora. El período que se abrió con el paro nacional del 20 de noviembre de 2012 se continuó -después del giro a la derecha de la burocracia sindical encabezada por Moyano, que lo desató en medio de su desplazamiento del Gobierno-, en cientos de pequeñas batallas, a veces subterráneas, en empresas y gremios contra las patronales y la burocracia sindical.

En la base de todo está la creciente experiencia de la clase obrera con el peronismo, y de amplias franjas de trabajadores que empiezan a buscar una salida por izquierda. Este es el fenómeno profundo que explica la extraordinaria votación del FIT y que la izquierda clasista se haya transformado en una nueva identidad política dentro de la clase obrera.

Esta perspectiva excede, de lejos, el terreno parlamentario, aunque lo incluye. La votación de una importante franja de trabajadores y jóvenes al Frente de Izquierda nos pone a los partidos que lo conformamos ante una nueva responsabilidad para afrontar las próximas y decisivas crisis políticas y batallas de la lucha de clases que vendrán.

La triple alianza donde se apoya el “poder real”, no solo del kirchnerismo, sino del conjunto del régimen político -que hemos llamado “las Tres B”, conformada por los barones de las intendencias y gobernadores pejotistas, la burocracia sindical y la Bonaerense y mafias policiales de cada provincia, que vienen de demostrar su poder de daño y de control territorial-, se viene desprestigiando cada vez más ante los ojos de millones. El “fin de ciclo” se anuncia cada vez más convulsivo, como muestra la crisis policial a la que hemos asistido.

Se necesita orientar la actividad militante de miles de compañeros y compañeras que nos acompañaron durante la campaña electoral y con los que venimos compartiendo experiencias comunes en las luchas contra las patronales y la burocracia sindical, hacia la conquista de “poder real” de la izquierda revolucionaria. Por esto es que venimos insistiendo en dirigirnos especialmente a los sindicatos y organizaciones de lucha de los trabajadores y del movimiento estudiantil. La tarea de recuperación de las comisiones internas, de los cuerpos de delegados y de los sindicatos para sacarlos de las manos de la burocracia mafiosa que actúa de policía interna en el movimiento obrero tiene el objetivo de transformarlos en herramientas de lucha, lograr la unidad de las filas obreras entre los sindicalizados y los millones de trabajadores precarizados, y poner a la clase trabajadora más concentrada como la cabeza dirigente de todos los sectores explotados y oprimidos, para conquistar una alianza obrera y popular capaz de evitar que los sectores hundidos en la miseria sean utilizados por la reacción (como intentaron las Policías con los recientes saqueos) y que sea capaz de vencer.

El desafío es explorar las posibilidades de conformación de un gran partido inserto en la clase obrera, que sea una palanca para derrotar a la reacción y a los intentos de hacer pagar la crisis a los trabajadores y al pueblo pobre. Con el norte de que “la crisis la paguen los capitalistas” de la única manera posible: con los métodos de la clase trabajadora y de sus organizaciones de combate en la perspectiva estratégica de la toma del poder por un gobierno obrero y popular.

Por esto, defendiendo el carácter de frente de independencia de clase del FIT que hemos conquistado, hoy más que nunca creemos que el desafío central que se nos abre es el de utilizar este gran triunfo táctico para comenzar a discutir las vías para la construcción de un fuerte partido revolucionario. Hacemos un llamamiento a debatir sobre el programa, la estrategia y los métodos de un partido de trabajadores revolucionario unificado a nivel nacional, que signifique un salto en la lucha por poner en pie un movimiento por una internacional de la revolución social, que para nosotros implica la refundación de la IV Internacional.

En la campaña electoral hemos tenido acuerdos programáticos y políticos importantes, como se expresó en el Manifiesto Político Electoral, pero, al mismo tiempo, somos conscientes de que se mantienen diferencias de práctica política y de aspectos de estrategia que debemos profundizar de cara a la vanguardia obrera y estudiantil. Por ejemplo, el PO planteó en algunos periódicos y declaraciones la fórmula de “movimiento popular bajo las banderas del socialismo”, cuestión con la que hemos polemizado. Recientemente hemos conquistado una declaración principista en torno a la crisis política desatada por los motines policiales, aunque lo conseguimos tardíamente, luego de pactado el acuerdo del Gobierno con los amotinados, debido a posiciones ambiguas ante los sucesos, distintas a las del PTS, que hablaban de “la justeza del reclamo salarial” de las fuerzas de represión o que plantean su “sindicalización” (IS). Esto ha llevado, inclusive, a distintos actos en la conmemoración de las jornadas revolucionarias del 19 y 20 del 2001.

En el caso de los compañeros de IS las diferencias programáticas son mayores no sólo en la política nacional, sino también en la internacional.

Con los compañeros del Partido Obrero el debate tiene antecedentes. Luego de las elecciones del 2011, le planteamos a la dirección del PO abrir la discusión sobre la construcción de un partido revolucionario unificado junto con una conferencia internacional por la reconstrucción de la Cuarta Internacional, insistiendo en impulsar iniciativas comunes. A comienzos del 2012, la dirección del PO nos respondió proponiendo un congreso de unificación inmediato como condición para cualquier discusión, a lo que nosotros respondimos proponiendo una conferencia programática y otras iniciativas, señalando que poner fecha a un congreso de unificación antes de discutir ni una coma era una política ultimatista y sectaria. Allí terminó la discusión. Pero la gran elección del Frente de Izquierda y de los Trabajadores y la nueva realidad política vuelve a poner esta cuestión en primer lugar de la agenda de la izquierda.

Nuestra propuesta es comenzar a organizar ya la discusión sobre el programa, la estrategia y el método de construcción de un partido revolucionario, para lo cual, en primera instancia, ponemos a disposición para el debate el Manifiesto por un Movimiento por una Internacional de la Revolución Socialista (Cuarta Internacional) junto a todos los documentos que ustedes consideren. En esta instancia podremos precisar las áreas de acuerdos y diferencias teórico-políticos, programáticos y de práctica política que necesitamos clarificar para avanzar en la construcción de ese partido revolucionario y que no sea solo una declamación. Como ya escribimos hace más de un año: “Si como ustedes y nosotros sostenemos nos encontramos ante el desarrollo de una crisis histórica del capitalismo, ser consecuentes con esto implica prepararse para grandes acontecimientos de la lucha de clases, guerras y revoluciones, lo cual implica necesariamente coincidir en que nos tenemos que preparar para situaciones donde las campañas electorales y otros medios de acción ’pacíficos’ no serán la regla. Desde este punto de vista no es concebible seriamente que la constitución de un verdadero partido revolucionario se pueda dar sin discutir desde los grandes problemas estratégico-programáticos (como, por ejemplo, el papel de los sóviets y de las milicias obreras en la dictadura del proletariado, los problemas de la insurrección y de la guerra civil, etc.) hasta el método concreto para avanzar en la reconstrucción/refundación de la IV Internacional, pasando por las diferencias que tengamos en importantes cuestiones políticas (como la organización de los movimientos de desocupados o la posición frente a las huelgas policiales), en las alianzas (sobre todo en el movimiento estudiantil) y en la práctica política, entre otros”.

Al mismo tiempo que organizamos el debate sobre la construcción de este tipo de partido, proponemos discutir las grandes tareas del momento: cómo utilizar en común las bancas parlamentarias que hemos obtenido, actuando como tribunos del pueblo para elevar la conciencia política y la voluntad de lucha de la clase obrera y de la juventud. Y dar todos los pasos posibles en acuerdos comunes para avanzar en recuperar los sindicatos y las comisiones internas como organizaciones combativas, expulsando a la burocracia sindical tanto en la CGT como en la CTA, y pelear por centros de estudiantes militantes que se propongan poner de pie al movimiento estudiantil. Estos son aspectos claves para, siguiendo los criterios de la Tercera Internacional, apostar como “centro de gravedad” a la acción extraparlamentaria.


Un error que debe subsanarse

El Comité Ejecutivo de nuestro partido informó a la Convención que el PO se inscribió en la Cámara de Diputados como “bloque del Frente de Izquierda” unilateralmente. La Convención impugnó esa actitud que, de mantenerse, abriría un peligroso antecedente de apropiación del nombre del Frente por uno de sus integrantes en contra de los acuerdos políticos-legales firmados y presentados a la justicia electoral que solo habilitan a utilizar el nombre de Frente si hay común acuerdo de los integrantes (es por eso que todas las actividades, afiches, volantes de cada partido se hacen en su propio nombre).

Por eso reiteramos para el Congreso Nacional nuestra propuesta de bloque de los partidos e interbloque unitario del FIT, con funcionamiento común de los tres partidos integrantes del Frente. Mientras tanto, instamos a los compañeros del PO a no usar el nombre de “Frente de Izquierda” para su propio bloque ya que naturalmente ambas fuerzas (PO y PTS) somos los representantes del Frente en la Cámara de diputados de la Nación.

Junto con esta carta la dirección del PTS enviará a los compañeros del PO e IS una nueva propuesta para intentar reencauzar la discusión sobre la cuestión del funcionamiento de los bloques parlamentarios en las legislaturas de todo el país donde nuestras fuerzas están representadas.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: