logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Resignificación, la forma elegante de la cooptación

“Acá no se mató a nadie”, respondió sin pudor un militante de HIJOS cuando miembros de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos cuestionaron la preparación de un asado en la ex ESMA.

Miguel Raider

5 de septiembre 2013

Resignificación, la forma elegante de la cooptación

“Acá no se mató a nadie”, respondió sin pudor un militante de HIJOS cuando miembros de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos cuestionaron la preparación de un asado en la ex ESMA. Secundados por Carlos Pisoni, número dos de la Secretaría de DD.HH de la Nación, HIJOS señaló la necesidad de “resignificar” ese predio, que manejan de forma exclusiva sólo las organizaciones que adhieren al kirchnerismo. Pero como bien señala el comunicado de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, “la resignificación pretende el olvido de las luchas de nuestro pueblo por construir un país sin ninguna forma de opresión, explotación ni dependencia, país por el que dieron la vida los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos”.

Con la perspectiva de fortalecer su gobierno que asumió con apenas el 23% de los votos (y un régimen en crisis azotado por la jornadas de diciembre de 2001), Néstor Kirchner suplió su debilidad de origen mediante la cooptación de los principales organismos de DD.HH. y movimientos sociales, corrompiéndolos con el dinero de la obra pública y asimilándolos como un apéndice del Estado. Asumiendo parte de sus reivindicaciones progresivas, el gobierno de Néstor y Cristina las “resignificó” distorsionándolas de su contenido disruptivo en una política de Estado votada unánimemente por todos los bloques parlamentarios, incluido el PRO (Página12, 16/05/10), basada en juicios fragmentados y a cuentagotas sobre una pequeña fracción de genocidas como moneda de cambio para salvaguardar a las FF.AA., la institución pilar del Estado capitalista.

Evidentemente, tanto la designación del general Milani al frente del estrado castrense como la sintonía entre La Campora y el Ejercito en la distribución de la asistencia social a los damnificados por las inundaciones en La Plata expresa el despojo de toda vergüenza. Así, emulando el mito de Saturno, viejos activistas y honrosos luchadores de otros tiempos terminaron devorados en los hábitos, costumbres y valores del poder, convertidos en una nueva burocracia política estatal, que dio la espalda a la desaparición de Julio López, así como a la persecución de delegados y activistas que luchan por sus derechos.

Salvando las distancias con los dinosaurios de la derecha, la resignificación kirchnerista riega el camino a la reconciliación nacional con los genocidas de la dictadura. Casualmente, el secretario de DD.HH. Martín Fresneda manifestó su voluntad para que “en el transcurso de 2015 empiecen a concluir los procesos judiciales por delitos de lesa humanidad” (memoria.telam.com.ar), cuando la predominante mayoría de los genocidas aún permanece impune.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: