logo PTS

Notas Relacionadas

SECUNDARIOS: Profundizar el plan de lucha para ganar

Termina la tercera semana del plan de lucha votado por los secundarios en la CUES (Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios). Luego de la toma simultánea de 25 colegios, que puso en el centro de la escena política la crisis de la educación y la política privatista y represiva de Macri, cerramos la semana anterior con una importante marcha el viernes 27, de más de 2.000 estudiantes.

PTS

2 de septiembre 2010

Termina la tercera semana del plan de lucha votado por los secundarios en la CUES (Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios). Luego de la toma simultánea de 25 colegios, que puso en el centro de la escena política la crisis de la educación y la política privatista y represiva de Macri, cerramos la semana anterior con una importante marcha el viernes 27, de más de 2.000 estudiantes. El gobierno, durante todo el conflicto, respondió únicamente acusando a “infiltrados”, con amenazas, pedidos de listas negras y organizando, en conjunto con autoridades de los colegios, denuncias policiales y grupos de padres rompe-tomas.

Tras esa gran marcha (que partió del Ministerio de Educación Nacional simbolizando la denuncia a los K), el Ministro de Educación porteño Esteban Bullrich, organizó una farsa de “negociación” en la que ofreció hacer algunas obras de mantenimiento (que ya deberían estar resueltas) que arrancarían… ¡¡¡en marzo de 2011!!!

Un “plan” para seguir destruyendo la educación pública

Mientras las cámaras mostraban el peligro de derrumbe del Mariano Acosta, se derrumbaba la mentira del “plan” de infraestructura que presentó Bullrich a los representantes de colegios que subieron a la reunión. Una vianda podrida sobre la mesa fue la mejor imagen para graficar el momento, y el ministro no se animó ni siquiera a tocarla.
Sonaba a chiste para las 50 escuelas sin gas que prometan empezar las instalaciones cuando ya el frío sea cosa del pasado, en el verano que viene. El gobierno, con promesas de pequeñas concesiones, quiere correr el eje del reclamo.

Como bien señalamos en las tomas y en los medios, la Legislatura (con el voto a favor del bloque kirchnerista), recortó un 50% del presupuesto para infraestructura. Y para colmo, sólo se ejecutó, entrando en septiembre, menos del 7% de ese presupuesto. Pero no todo es recorte…los subsidios a la educación privada y religiosa aumentaron notablemente. Prefieren financiar el negocio de empresarios “educativos” y de curas retrógrados, antes que garantizar una educación para todos.

Las clases en febrero, un ataque que apunta a dividir

Figurita repetida en los conflictos docentes y estudiantiles, es la amenaza de continuar las clases en febrero (siempre con el discurso increíble de “garantizar las clases a nuestros chicos”). Ésta es una forma de dividir a los docentes de los estudiantes (ningún docente querrá trabajar en vacaciones), y a los estudiantes mismos, para hacernos pensar que si volvemos a tomar, tendremos que ir en febrero. Lamentablemente, la burocracia al frente del sindicato docente UTE, declaró estar a favor de “garantizar los 180 días de clases”, y hay agrupaciones como Sudestada (Libres del Sur) y Lobo Suelto (La Mella) que plantean que no hay que repudiar esta medida para “no quedar mal”, como vagos.

Los secundarios ya nos dimos cuenta: el que queda mal, con una crisis profunda de gobierno, es Macri, no nosotros. Estas amenazas se hacen siempre que hay conflictos, pero nunca se pudieron llevar a cabo. ¡Primero que arreglen los colegios y nos den todas nuestras reivindicaciones, y después hablamos de los días de clases! No condicionemos nuestras medidas de lucha por esta burda maniobra.

Por una gran lucha educativa unitaria junto a los estudiantes universitarios, los docentes y demás trabajadores: todos a la marcha del lunes 6

Esta semana, la mayoría de las tomas se levantaron, menos 5 que se mantuvieron por distintas razones. Cuando esta nota salga a la luz, estaremos realizando casi 10 cortes zonales, sumando solidaridad de estudiantes universitarios con los mismos reclamos y que también están ocupando sus facultades como en Ciencias Sociales, además de los docentes, e incluso de jóvenes trabajadores (como los delegados de Disco, que vienen forjando la unidad con el Centro de Estudiantes del Normal 6). De lo que se trata por estos días es de coordinar con otros sectores en lucha, masificar el movimiento, extendiéndolo conscientemente a otros colegios, incluso a los de la zona sur que sufren más duramente el derrumbe de la educación, para lo cual se pueden votar comisiones de los Centros que organicen recorridas.

Para el lunes 6 Bullrich se comprometió públicamente a recibirnos nuevamente. Pero ayer miércoles, en “Almorzando con la dinosaurio Legrand”, además de acusarnos de “fascistas” por defender nuestra educación, dijo que lo del lunes no sería una reunión, sino que sólo presentarían “más detalles” del plan de obras trucho. Hay que preparar en estos días, y en la CUES del sábado, una gran marcha el mismo lunes, donde seamos miles, sumando a los docentes y universitarios, como la mejor forma de preparar los siguientes pasos de la lucha, hasta triunfar en todas nuestras demandas, en el camino de echar a Macri y todo su gobierno.

Hacia un nuevo aniversario de la Noche de los Lápices, profundicemos el plan de lucha para ganar

El kirchnerismo, que hace leña del árbol caído, no sólo es garante de la “gobernabilidad” de Macri; cómplice en la legislatura del avance represivo (con la votación de la Policía Metropolitana) y anti-educativo (votando los presupuestos recortados); sino que también, desde la UTE, el sindicato que dirigen, poco ha hecho hasta el momento ante esta gran lucha.

Llamamos a UTE a cambiar de rumbo y sumarse con medidas de fuerza.
Por otro lado, Pino, que sacó 500 mil votos en la Capital, le pide una “licencia” al jefe de gobierno PRO-cesado, y no mueve un pelo por los secundarios. Peor aún: Proyecto Sur, siendo la dirección del sindicato de estatales (ATE), es otro de los fans de esta “paz social”.

No quieren que se desarrolle la unidad entre trabajadores y estudiantes, para no poner en pie un movimiento que se les vaya de las manos, capaz de conquistar todas nuestras reivindicaciones. Que se llame al paro y desarrollemos un gran plan de lucha que incluya una movilización de decenas de miles el 16 de septiembre, a 34 años de la Noche de los Lápices.

¡Plan de obras públicas para arreglar todos los colegios, bajo control de los docentes, estudiantes y trabajadores!

¡Triplicación del presupuesto educativo en base al quite de subsidios a las privadas y religiosas! Ni plata para la deuda externa, ni para los empresarios. No a la Metropolitana ¡plata para trabajo, salud y educación!

¡Ni un colegio sin centro de estudiantes! ¡Unidad con los docentes, universitarios y trabajadores!

¡Fuera Macri!

Temas relacionados: