logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

ETAPA FINAL EN EL JUICIO POR MARIANO FERREYRA

“Seguir movilizados hasta conseguir el castigo a los asesinos”

Después del receso, esta semana retornaron a los tribunales de Comodoro Py las audiencias por el crimen de Mariano Ferreyra.

PTS

7 de febrero 2013

“Seguir movilizados hasta conseguir el castigo a los asesinos”

¿Qué se espera para la etapa final del juicio?

M.A.: Esta semana se concretó la inspección ocular por parte del Tribunal Oral Criminal n° 21 en el lugar de los hechos del 20 de octubre de 2010, tras las últimas declaraciones de varios miembros de la patota, los cuales aún niegan el plan criminal que efectivamente existía contra los tercerizados que se mantenían firmes en la lucha iniciada medio año antes. Se avecinan los alegatos de las querellas y para marzo o abril debería haber sentencia contra los imputados. Esperamos que la sentencia para Pedraza, su patota y los policías juzgados sea la que se merecen, el mayor castigo por ser los responsables materiales e intelectuales de ese crimen contra la clase trabajadora.

Ustedes formaron parte de esa lucha de 2010 e incluso estuvieron en el lugar de los hechos aquel fatídico día en que asesinan a Mariano

P.V. : Sí. Por eso para nosotros la importancia del juicio radica en que en el banquillo están quienes asesinaron a un militante de izquierda que luchaba junto a los trabajadores, y que a su vez esos asesinos son parte del entramado mafioso al que nos enfrentamos en esa larga lucha.

M.A.: Como dice Pablo, son parte del entramado, pero no son los únicos. No sólo la burocracia es responsable de lo sucedido, tanto en el crimen del compañero como en mantener el trabajo superexplotado de las tercerizadas. El gobierno y las empresas llevaron a que las negociaciones por el pase a planta fueran eternas y estériles para los compañeros, con el sólo objeto de desgastar y dividir la lucha. Con las escuchas telefónicas entre Tomada y Pedraza que se presentaron esta semana en el juicio queda claro por qué estas negociaciones fueron eternas.

P.V.: Se intenta el corte del 20 de octubre porque el ministro de Trabajo Tomada y compañía no cumplían con sus promesas de resolver el fraude laboral al que estábamos sometidos.

M.A.: Con el repudio y la movilización popular tras el asesinato, y en marco de la larga pelea que venían llevando adelante los tercerizados, se logró el pase a planta de más de dos mil ferroviarios y este juicio a diez patoteros de la Unión Ferroviaria y a siete policías cómplices. Pero acá deberían estar también unos cuantos miembros más de la Lista Verde, los directivos de UGOFE, Schiavi y Luna de la Secretaría de Transporte que armaron la patota desde sus puestos. Y los jueces que pactaron un soborno con Pedraza para su excarcelación. Esa “alianza” termina de mostrar trágicamente su rostro en la masacre de Once, confirmando su voraz naturaleza capitalista.

Las escuchas que se oyeron en el juicio esta semana, ¿qué aportan?

M.A.:Son sólo un botón de muestra para ver cómo complotaban contra los tercerizados y los militantes de izquierda. El plan acordado entre el Ministerio y la UF de sostener el fraude laboral salta a la vista. Y dicho negociado es el móvil del crimen que consumó la patota. Pero ni Tomada ni Noemí Rial son juzgados en este juicio. Nos imaginamos la cantidad de conversaciones al interior de esta verdadera “asociación ilícita” que el poder político y judicial nos oculta. (Ver escuchas telefónicas en Internet)

En el juicio fueron importantes los testimonios de ex -tercerizados protagonistas de la lucha

P.V.: Sí. Varios de los que protagonizamos la acción del 20 junto a las organizaciones que apoyaban dejamos al descubierto con nuestros testimonios a los asesinos. Entre ellos es de destacar el valiente testimonio de Ariel Pintos, uno de los heridos de bala aquel día. Con voz propia mostramos los motivos de nuestra lucha durante casi un año, y los motivos de los asesinos para enfrentar esa lucha.

Las defensas insisten en la idea de un “homicidio en riña” entre dos bandos violentos…

M.A.: Exacto. De lograrlo, que sería bochornoso, atenuarían significativamente la pena de los pistoleros y eximirían a los ideólogos. Por eso resultan de gran valor las declaraciones de los compañeros, que muestran desde adentro las condiciones laborales, el fraude y los negociados que no conformaban a ningún tercerizado, y dan por tierra con esa versión absurda y macartista de un presunto conformismo general y una “pequeña minoría violenta perteneciente a los partidos de izquierda”.

P.V.: La unión en los lugares de trabajo con sectores importantes de trabajadores en agrupaciones clasistas y antiburocráticas que disputen los sindicatos, es la perspectiva con la que seguiremos movilizados hasta lograr el castigo a los asesinos materiales e intelectuales de Mariano Ferreyra. 

Temas relacionados: