logo PTS

Nacional

“Socialistas” empresarios, o socialismo de los trabajadores

Cuando Carlos Marx y Federico Engels fundaron el “socialismo científico”, no pensaban en meras mejoras para la clase trabajadora en el marco del capitalismo, sino que denunciaban que el capitalismo se desarrollaba multiplicando las penurias de las clases populares.

Octavio Crivaro

17 de julio 2008

Cuando Carlos Marx y Federico Engels fundaron el “socialismo científico”, no pensaban en meras mejoras para la clase trabajadora en el marco del capitalismo, sino que denunciaban que el capitalismo se desarrollaba multiplicando las penurias de las clases populares. Por ello, criticaron al “socialismo utópico”, que desde la legitimación o desde la ingenuidad, buscaban impulsar el “instinto creativo” de los capitalistas, y así generar bienestar para las masas.

A fines del siglo IXX y principios del XX, sectores de los partidos obreros socialistas, aplicaron estas concepciones reformistas a las ideas de Marx y de Engels. Apoyados en el período de bonanza, ocultaban que Marx y Engels querían revolucionar al capitalismo y construir una sociedad sin explotados ni explotadores. Esta operación burda, para colmo, la hacían cuando el capitalismo mostraba su agotamiento, y se dirigía a la Primera Guerra. Allí, muchos “socialistas” (con la excepción de Lenin, Trotsky, Rosa Luxemburgo, Karl Liebknecht y otros), apoyaron a “sus” clases capitalistas nacionales en la carnicería de 1914. Como se pudo ver entonces, no existía “el socialismo” en general, sino “socialistas”: unos, como los mencionados, seguían la “guía” revolucionaria de Marx y Engels, actualizándola; otros se hicieron “responsables” administradores de la miseria capitalista.

Los de acá

Juan B. Justo, fundador del Partido Socialista Argentino, siguió la tradición de estos “socialistas” reformistas, centrándose en una política dentro del régimen burgués. Terminó apoyando la participación argentina en la Primera Guerra, y oponiéndose a la Revolución Rusa. Más tarde, el PS participó de la gorila Unión Democrática, y apoyó a la Libertadora en el 55. Una de las fracciones en que se divide, llegará a colaborar con la dictadura del 76, siendo Américo Ghioldi del Partido Socialista Democrático (PSD) embajador en España. De la unificación del PSD y el PSP (fundado por Estevez Boero en Rosario), surgió en el 2002 el actual Partido Socialista que hoy lideran Giustiniani y Hermes Binner.

“Socialismo” sojero…

A la provincia de Santa Fe la gobiernan estos falsos socialistas. Binner asumió con jolgorio como “el primer gobernador socialista”, pero es una pulcra gestión de los intereses capitalistas. Como denunciamos, los grandes exportadores de granos, que ni el gobierno K ni los “piqueteros de la abundancia” mencionan, han trepado con ahínco a los primeros puestos de las empresas que más ganan. Desde 2007 Cargill es la “N° 1”, con ventas de U$S 4.317 millones. Bastante. Cargill, junto con Bunge, Dreyfus y otras, mandan en las aguas del Paraná, custodiadas por la Prefectura y por el socialismo, que son defensores del “monopolio privado del comercio exterior”.

…negrero…

Según el Ministerio de Trabajo “socialista”, cada uno de los peones rurales registrados en Rosario (177, lo cual parece muy poco) trabajan un promedio de 10 establecimientos cada uno (lo cual es mucho). Los socialistas, al igual que su amigo de Angelis, lo explican por las “particularidades” del “campo”. En realidad, ocultan que Santa Fe es la capital de las ganancias capitalistas del agro, y la del trabajo en negro y la superexplotación…

…y sangriento

Los capitalistas ya aprendieron que cuando su sed de rentabilidad se cobra la vida de los trabajadores, en Santa Fe la impunidad está garantizada. En Acindar, en Paraná Metal, murieron obreros por desidia patronal, pero aquí esta masacre silenciosa, lleva el más simpático nombre de “accidentes” laborales.

A otra cosa

Los docentes santafesinos salieron nuevamente al paro. Pelean por su salario y en rechazo al chantaje de Binner de que para aumentar los salarios hay que subir los impuestos y el boleto de colectivo. Los trabajadores salen a reclamar el salario serruchado por la inflación, lo que obliga a impulsar estos procesos, denunciando el rol del gobierno K, y el de los falsos socialistas. Desde el PTS venimos exigiendo a los sindicatos un plan de lucha, y planteando la necesidad de aumentar los salarios según la inflación, expropiar a los frigoríficos que despiden, nacionalizar el comercio exterior, atacando a los Cargill, eliminar la ley del peón rural, es decir, afectar los intereses de los capitalistas. Estas son tareas de los verdaderos socialistas, los que luchamos por poner en pie un fuerte partido revolucionario de la clase trabajadora, para cambiar de raíz la sociedad.

Temas relacionados: