logo PTS

Mundo Obrero

DESPUES DE 6 AÑOS DE CRECIMIENTO Y SUPER GANANCIAS EMPRESARIAS

Trabajo en negro y bajos salarios

Un informe elaborado por la CTA1, desmenuza las situación laboral, destacándose altos niveles de pobreza e indigencia; la pérdida de derechos, extensión de horas de trabajo y caída salarial.

Hugo Echeverre

22 de mayo 2008

Un informe elaborado por la CTA1, desmenuza las situación laboral, destacándose altos niveles de pobreza e indigencia; la pérdida de derechos, extensión de horas de trabajo y caída salarial. En principio, no debería resultar extraño. Uno de los rasgos sobresalientes que sostiene el modelo actual es la precarización laboral, que golpea principalmente sobre la mujer y la juventud trabajadora. El kirchnerismo viene consolidando las posiciones patronales en la relación entre trabajo y capital que se impusieron en los ’90.

Precarización, extensión de jornada, aumento de productividad, flexibilización, son la forma que toman los grados (altos) de explotación moderna. Sobre los cuales todos los sectores capitalistas, desde el “Campo” y su Sociedad Rural hasta los productores de la Federación Agraria, industriales y demás patrones, coinciden tanto en su aplicación como funcionalidad. Ambos viven abrazados a la rentabilidad; a la explotación irracional y sin límite de la tierra y de los trabajadores.

Capital y trabajo

Los datos dejan ver los avances del “capital” en detrimento del “trabajo”. Destacando (una vez más) la pérdida de derechos y un deterioro en las condiciones laborales. Como se desprende del informe, la práctica capitalista de utilización de mano de obra en negro junto a la extensión de las jornada de trabajo son mecanismos para reducir el costo laboral, que financian y dan mayor rentabilidad a los empresarios.
Para enfrentar los ataques habría que comenzar uniendo las filas obreras mediante asambleas comunes, organizando comisiones internas y cuerpos de delegados, que representen a todos los trabajadores: efectivos, contratados, en negro, y reclamar pasar todos los compañeros al mejor convenio. A la vez, luchar por la reapertura de las paritarias, por una escala móvil de salario y aumento acorde a la canasta familiar, y la recuperación de la jornada de trabajo de 8 horas, combatiendo a la burocracia sindical (responsable de la entrega).

Distribución del ingreso

(Participación de los asalariados en el Valor Agregado Bruto Total)*

En 1993, la participación de los trabajadores era del 43%.

En el 2006, del 30%.

Taller de Estudios Laborales (TEL), diciembre del 2007.

Trabajo en negro

La fuerza laboral asciende a 16.200.000 trabajadores.

El 58% (9.400.000) está precarizado y en negro.

Más de 3 millones de estos trabajadores gana por debajo del salario mínimo, menos de 800 pesos.

Pobreza e indigencia

La pobreza alcanza a 12.000.000 de personas (32%).

La indigencia, casi a 5 millones (21%).

Desocupación y subocupados

2.900.000 trabajadores sufren problemas de inserción laboral.

1,4 millones están desocupados, y 1,5 millones trabaja menos de 6 horas semanales.

Juntos suman un 17% de trabajadores con serios problemas de ocupación e ingreso.

Horas de trabajo

Los trabajadores en negro trabajan en promedio 12,5 horas diarias.
Y los que están registrados, 12 horas.

Si recuperáramos la jornada de 8 horas (como fija el derecho), se podrían crear casi 2.000.000 de nuevos puestos de trabajo.

La productividad (rendimiento) del trabajo creció en promedio más del 15%.

Temas relacionados: