logo PTS

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Un fallo encubridor

El Tribunal Oral en lo Criminal 21 de la Ciudad de Buenos Aires dio lectura, el lunes 17, a los fundamentos del fallo por el que condenó por homicidio simple al emblemático burócrata sindical, José Pedraza, y a su segundo Juan Carlos “El Gallego” Fernández, por considerarlos partícipes necesarios del crimen de Mariano Ferreyra, debiendo cumplir una condena de 15 años.

Un fallo encubridor
20 de junio 2013

El Tribunal Oral en lo Criminal 21 de la Ciudad de Buenos Aires dio lectura, el lunes 17, a los fundamentos del fallo por el que condenó por homicidio simple al emblemático burócrata sindical, José Pedraza, y a su segundo Juan Carlos “El Gallego” Fernández, por considerarlos partícipes necesarios del crimen de Mariano Ferreyra, debiendo cumplir una condena de 15 años. En tanto, se condenó a 18 años de cárcel a los integrantes de la patota ferroviaria: el delegado Pablo Díaz y los autores, Cristian Favale y Gabriel "Payaso" Sánchez y a 11 años a Jorge Daniel González y Salvador Pipitó, a 8 años a Claudio Alcorcel. Mientras los uniformados cargaron con penas menores, algunas casi irrisorias, el comisario de la zona Luis Mansilla fue condenado a 10 años de prisión, 9 años a Jorge Ferreyra y 2 años de ejecución condicional a Hugo Lompizano, Luis Echavarría y Gastón Conti, y el pago de una multa a David Villalba. Por parte de la patota quedaron absueltos quienes fueron responsables de esconder las armas, Guillermo Uño y Juan Carlos Pérez y del lado de la policía absolvieron a Rolando César Garay. En tanto, el camarógrafo policial David Ismael Villalba fue inhabilitado y condenado a pagar 12.500 pesos de multa.

Cambios de la calificación de los hechos

La lucha por perpetua encontró una valla en la sentencia del Tribunal. Pero el problema no es tanto la cantidad de años que han recibido los que hoy están condenados, sino que se cambió la calificación de los hechos, de homicidio agravado por concurso premeditado de dos o más personas (como había llegado al juicio oral) a homicidio simple. En los fundamentos de la sentencia, este Tribunal rechaza la hipótesis de que hubo un plan criminal, orquestado por la triada: empresarios, Estado y burócratas sindicales. A pesar de haber sido demostrado esto por cientos de testigos, muchos de ellos trabajadores ferroviarios. Este cambio de caratula y los fundamentos que alega este Tribunal deja a resguardo a los empresarios y burócratas que administran la UGOFE, a funcionarios del Gobierno como Carlos Tomada, Juan Pablo Schiavi, Antonio Luna y Aníbal Fernández.
Sin el apoyo del gobierno K, el fraude laboral contra los trabajadores tercerizados jamás se hubiera podido llevar adelante. Los trabajadores pagan con la vida esta estafa, primero con el fraude laboral, después con pésimos servicios, que terminan con accidentes absolutamente evitables, como los de Once y Castelar.

Apelaciones

La abogada querellante, María del Carmen Verdú, anunció que apelará la calificación legal, porque sostiene que no se trató de un homicidio simple sino que se trata de un plan criminal que se debe juzgar como homicidio agravado.
Pero esta apelación debe ir acompañada, nuevamente, por movilizaciones de toda la clase obrera. Los fundamentos del fallo no hacen más que dejar las manos libres al resto de los responsables del asesinato de Mariano, lo que habilita a que se sigan sucediendo auténticos crímenes como acabamos de ver en el Sarmiento de Castelar.

Temas relacionados: