logo PTS

Internacional

ECONOMIA

Un salto en la crisis capitalista mundial

La baja de 75 puntos básicos de las tasas de interés por la Reserva Federal en Estados Unidos (Fed) el martes 22, movimiento que no hacía desde 1984 y que fue realizado sin esperar a su reunión ordinaria a fin de mes, lejos de una maniobra magistral de su actual presidente, Ben Bernanke, es una muestra de la desesperación que cunde en los altos círculos capitalistas y de las finanzas por la creciente crisis económica y así fue interpretado por los “mercados” que continuaron a la baja.

Juan Chingo

24 de enero 2008

Una nueva etapa de la crisis

¿Qué señalan estos acontecimientos bursátiles y financieros? Primero, que la recesión norteamericana es inevitable y ya ha comenzado, y que será mucho más severa que las suaves recesiones de ocho meses de duración de1990-91 y 2001.

Segundo, que el resto del mundo no se desacoplará de la economía de EE.UU.; por el contrario la fuerte recesión norteamericana implicará una aguda desaceleración del crecimiento global en 2008.

Tercero, que una dura recesión en EE.UU. tendrá pesadas consecuencias sobre las ganancias de las empresas. Cuarto, que la agresiva política de bajas de las tasas de interés de la Reserva Federal no evitará esta fuerte recesión y que los operadores tendrán que acostumbrarse a masivas pérdidas financieras como ha sido el caso de los grandes bancos de Wall Street, Citigroup y Merry Lynch, la semana pasada.

En otras palabras, que cuando EE.UU. estornuda, el resto del mundo se resfría, sólo que en este caso Norteamérica está sufriendo una fuerte pulmonía. El comienzo de 2008 señala la entrada en una nueva etapa de la crisis capitalista mundial.

Las bases estructurales de la crisis

En el reciente número de Estrategia Internacional decimos que “Una característica saliente del capitalismo contemporáneo es la recuperación de la tasa de ganancia desde comienzo de los ’80 y, más decididamente desde los ’90 en adelante; pero este proceso no va acompañado por un aumento de la acumulación capitalista durable y generalizada”. A la vez, sostenemos que esta tendencia inédita del capitalismo “se da la mano con una tendencia a la sobreacumulación en los escasos nichos de valorización productiva que encuentra el capital a nivel internacional”, que en el último periodo han sido las economías del sudeste asiático y en particular China, la región más importante de la economía mundial en términos de masa de plusvalía para la reproducción capitalista a nivel global. Este país como paradigma de la nueva división de trabajo internacional, se benefició muchísimo más que otros, por su vasta disponibilidad de mano de obra barata, de la tendencia de las economías y multinacionales de los países imperialistas a bajar los costos para recuperar la rentabilidad después de la crisis de los ’70, tendencia que se profundizó como salida a la sobreinversión de los ’90 en EE.UU. y la crisis recesiva que la acompañó.

El resultado de esta configuración del capitalismo contemporáneo -y a la vez la fuente de sus desequilibrios- es “una eficiencia en recuperar la ganancia, estrechez del mercado mundial y feroz competencia capitalista”. En otras palabras, el “proceso de reestructuración y relocalización capitalista de las últimas décadas” viene siendo contrarrestado por una tendencia opuesta, “la estrechez del mercado mundial que no permite valorizar y realizar los niveles de tasa de ganancia alcanzados de manera sustentable”. Como sintetizamos en la misma revista, “podríamos definir a los últimos años como un período floreciente desde el punto de vista de la capacidad del sistema para rentabilizar el capital. Sin embargo, la plusvalía así obtenida tiene cada vez más dificultades para encontrar espacios de acumulación convenientes.

Esto es reflejo a su vez de una contradicción agudizada entre producción y consumo, que está recreando en las últimas dos décadas las condiciones de una crisis de realización. Al estancarse los ingresos de los asalariados declina el poder de compra y el ritmo de fabricación se desconecta de la capacidad de absorción de los mercados”.

La actual crisis norteamericana grafica en forma patente estas agudas contradicciones del capitalismo contemporáneo. EE.UU. ha sido la principal fuente de los desequilibrios globales de los últimos años: el masivo déficit de cuenta corriente absorbe alrededor del 75% de los ahorros excedentes mundiales, o la plusvalía no acumulada a nivel mundial. Esto es expresión a su vez de las debilidades de las fuentes autóctonas de acumulación de capital: la tasa neta de ahorro ha promediado un mero 1,4% en los últimos cinco años, lo que implica que EE.UU. debe importar los ahorros excedentes del extranjero para seguir creciendo, es decir debe atraer al capital externo. De ahí el origen del altísimo déficit de cuenta corriente y los déficits comerciales. La caída de las inversiones, expresión de la debilidad de la acumulación capitalista y la reducción en el ingreso de los asalariados aplicada por las corporaciones para restaurar las ganancias, implica la necesidad de impulsar la demanda con una creciente emisión de deuda, dando origen a una economía que algunos autores denominan “activo dependiente”. En este marco puede apreciarse el rol para la economía de conjunto de la llamada burbuja inmobiliaria que vino desarollándose desde 1997. Según cálculos serios, en la última década, y a pesar del boom bursátil, la plusganancia obtenida por la venta y reventa de viviendas particulares ha sido la principal fuente (60%) de enriquecimiento patrimonial de los hogares1. Pero con una burbuja siguiendo a la otra y con un mercado de crédito barato, los desequilibrios norteamericanos crecieron en proporciones descomunales. A pesar de la débil generación de ingresos, el consumo privado creció a un récord de 72% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2007. La deuda de los hogares alcanzó un récord de 133% del ingreso disponible y las mediciones de los ahorros personales en función de los ingresos entraron en terreno negativo en 2007. Estas tendencias, que están tras la crisis actual, se volvieron insostenibles y comenzaron a estallar a mediados de 2007.

Características particulares de la crisis norteamericana de 2008

Lo que hace particularmente aguda la crisis norteamericana actual, es que combina una tendencia a la recesión con una fuerte crisis en el corazón del sistema financiero, los pesos pesados de Wall Street. En este sentido, la recesión norteamericana de 2008 puede ser similar en calidad -a pesar de que no necesariamente en duración y profundidad- a la contracción japonesa de principios de los ‘90 y que perduró toda una década, o a la contracción alemana de comienzos de la actual década, más que a la recesión norteamericana de 2001.

Esta última fue inusualmente corta ayudada por una importante baja de las tasas de interés y un masivo estímulo fiscal que se expresó en el pasaje abrupto de un importante superávit presupuestario a un fuerte déficit. Por el contrario, las crisis japonesa y alemana tuvieron años de bajas tasas de interés antes de que la economía real mejorara.

En 2001, el principal mecanismo de transmisión de la caída de las tasas fue el crédito inmobiliario, que sostuvo de esta manera la economía, evitando que la sobreacumulación en el sector tecnológico se transformara en una recesión aguda o incluso en una depresión. Además, este impulso monetario llegó en un momento en el que el mercado inmobiliario ya estaba en ascenso, dando lugar a un boom descomunal, llamado “burbuja inmobiliaria”. Las perspectivas inflacionarias eran bajas, por lo cual era un buen momento para tomar nueva deuda como fue el caso en EE.UU. en los pasados años.

La actual recesión no puede ser más diferente. Los precios de la vivienda están cayendo y podrían caer aún más hasta alcanzar un nivel sostenible con la demanda solvente. La tasa de inflación (4,1%) es la más alta de las últimas décadas. No hay forma de que la Reserva Federal cree un nuevo boom inmobiliario aun si quisiera. Mucho menos de contraer nuevas deudas. En este marco, la caída de los precios de la vivienda tiene una dinámica propia que no es fácil romper. Más aguda aún es la desvalorización del precio de los activos y la huida de la deuda del conjunto de los agentes económicos que puede desencadenar una “sequía crediticia” y un círculo vicioso deflacionario.

Posibles escenarios para EE.UU.:el peligro de una espiral deflacionaria y la interrupción del crédito

La crisis financiera implica una contracción del crédito, un proceso que parece muy díficil que la Fed pueda detener, aunque esto no significa necesariamente que sea totalmente incapaz de hacerlo. Su presidente, B.Bernanke, es un experto en la Gran Depresión y sabe perfectamente los peligros de dejar que el proceso de contracción crediticia se alimente a sí mismo. Él y sus colegas harán todo lo posible para evitar que se desarrolle un círculo vicioso. Las inyecciones abiertas y encubiertas de liquidez a los grandes bancos como el Citi o a las grandes firmas hipotecarias de los pasados meses, intentan impedir que el mercado de capitales (donde se negocian los bonos o títulos, tanto públicos como privados) se declare en bancarrota. Tal vez la Fed haga uso de medidas extraordinarias para mantener la confianza en un nivel razonable. Es que la confianza entre los grandes bancos (las tendencias a la “ guerra fría” como las llamó el semanario The Economist) y la voluntad de otorgar créditos es lo que realmente está en juego.
La cuestión, en última instancia, es que la brutal extensión del crédito fue más allá de niveles sostenibles. La magnitud de las pérdidas calculadas desde el inicio de la crisis hacen insostenible la continuación de cualquier esquema de postergación del default. Pero, ¿en qué proporción? Esta es la gran pregunta. Un crack financiero es una posibilidad real. Algunos analistas calculan su probabilidad en un 30%. Aunque ésta es peligrosamente alta, no significa que no pueda ser prevenido. La Fed intentará evitar esta calamidad ingeniando una recesión cuyo peso caerá principalmente en los asalariados de medianos y bajos ingresos. Pero desde el punto de vista capitalista, la alternativa es mucho peor: una deflación a la japonesa debido a la negativa de computar las pérdidas en el valor de los activos inflados. Es evidente que la crisis financiera ya se ha extendido más allá del colapso de las garantías del mercado hipotecario, como demuestran las previsiones de pérdidas de los grandes bancos en el crédito de consumo de tamaño similar al mercado subprime. Otros segmentos de mayor magnitud como los CDS2 “tienen el potencial de causar un serio contagio financiero. La crisis subprime estuvo bastante cerca de desestabilizar el sistema financiero global. Una crisis de los CDS, en un escenario pesimita, puede producir un descalabro del sistema financiero global”3. Según este análisis la clave no es si EE.UU. puede evitar una fuerte contracción, sino cuál será la duración de esta. El escenario más optimista sería el de una desaceleración corta y poco profunda. Uno intermedio sería una recesión aguda pero breve. Por último, un escenario verdaderamente horrible sería una recesión prolongada, como las experimentadas por EE.UU. en el pasado, por ejemplo desde noviembre de 1973 a marzo de 1975, aunque en aquel momento todavía no había un mercado de CDS, lo que en la actualidad agrava el panorama.

Como vemos, la crisis financiera ya está afectando los cimientos del capital bancario. En los próximos meses evitar que éste entre en un círculo vicioso en el cual las ajustadas condiciones de liquidez, los bajos valores de las acciones, recursos de capital debilitados, una reducida oferta de créditos y una demanda lenta se alimenten la una a la otra, será la gran prueba que tendrá que soportar el sistema financiero mundial.

Consecuencias para la economía mundial

El año pasado la mayoría de los economistas y políticos sotenían que la economía mundial podría desacoplarse de la desacelaración de la economía norteamericana. Pero frente al “aterrizaje forzoso” que está experimentando, este debate se ha acabado. Es que si EE.UU. se encamina inevitablemente hacia una recesión, entonces el resto del mundo no puede desacoplarse, sino que va a sufrir una seria desaceleración. El consumo norteamericano representa casi 9 billones de dólares, el chino sólo un billón y el de la India sólo 600.000 millones de dólares. A su vez los consumidores de Europa y Japón están disconformes frente a la disminución de su poder adquisitivo y la creciente inseguridad laboral que los ha llevado a ahorrar más que a consumir. Por lo tanto no hay nadie en condiciones de reemplazar a EE.UU. como comprador en última instancia. En este marco, la mayor integración de la economía capitalista mundial implica una mayor difusión de sus crisis. Como decimos en Estrategia Internacional, “la internacionalización del capital productivo ha convertido a casi todo el planeta en su coto de valorización y ha sido uno de los elementos esenciales que han permitido la recuperación de la tasa de ganancia. Sin embargo, a la vez también ha implicado que los mecanismos de propagación y contagio de las crisis se hayan acelerado”.

Estos van desde los canales comerciales, financieros, monetarios, de inversión u otros que transmiten los shocks económicos o financieros desde EE.UU. a las otras economías alrededor del mundo. Así en el plano financiero, la crisis del mercado subprime ha llevado a una amplia y muy severa crisis de liquidez y crediticia en Europa, Australia y otras partes del mundo, mediante la compra por inversores de estos países de “securitized instruments” norteamericanos. Otro mecanismo de contagio financiero sigue siendo la dependencia de las bolsas del mundo de los resultados de Wall Street como se ha podido apreciar en forma elocuente en estos días.

Desde el punto de vista comercial, una recesión en Estados Unidos y la consecuente caída en el consumo y en la inversión de las empresas llevará a una reducción de las importaciones. Dado que EE.UU. tiene un déficit comercial anual de 700.000 millones de dólares, el efecto de su desaceleración es probable que sea más grande que su peso en el economía global (el PBI de EE.UU. representa un 25% del PBI mundial). Esto tendrá un impacto fuertemente contractivo para una serie de países altamente dependientes de las exportaciones hacia EE.UU., como Canadá y México pero también China, Japón, Corea y una parte significativa del resto de Asia (Singapur, Hong Kong, Malasia, Filipinas y Tailandia). China es particularmente vulnerable a una recesión norteamericana debido a que gran parte de su crecimiento reciente se apoya en las exportaciones, aunque en el último tiempo la Unión Europea (UE) ha superado a EE.UU. como su principal mercado. Si los eslabones del último ciclo de crecimiento mundial uno por el lado de la demanda (EE.UU.) y el otro por el lado de la oferta (China) caen, la demanda China de bienes intermedios del resto de Asia también caerá y con esto el dinamismo de estas economías. Es mentira que la mayor interrelación del comercio inter-asiático hace a esta región menos dependiente de EE.UU. La realidad es que el surgimiento de China como “taller del mundo” ha transformado a muchos de estos países en productores de insumos –como los chips de computadoras- que exportan a China y ésta los ensambla y luego los exporta a EE.UU. o Europa, por ejemplo bienes de consumo electrónicos. De la misma manera la detención de los dos motores de la economía mundial en los últimos años afecta a la demanda de commodities -petróleo, energía, alimentos, minerales- y el precio de tales materias primas que ha aumentado fuertemente en los últimos años debido al crecimiento de China y en cierta medida la India y otras economías. Esto va a golpear especialmente a los países semicoloniales de Asia, América Latina y África. Por ejemplo, el cobre chileno, dependiente en forma directa del mercado norteamericano y en forma indirecta del mercado chino, puede caer en picada.

Por su parte, en el terreno monetario la devaluación del dólar, que busca mejorar la competitividad de las corporaciones norteamericanas, es una mala noticia para todos los países que exportan a EE.UU. que ven encarecer sus productos en los mercados norteamericanos. Esto afecta particularmente a la UE debido a la fuerte revaluación del euro y la consecuente pérdida de competitividad de muchas de sus empresas.

En otro plano, el desinfle de la burbuja inmobiliaria en EE.UU. ha sido la señal de alarma que ha desatado el comienzo del hundimiento de otras similares en especial en el Reino Unido, España e Irlanda.

Una dislocación emergente del sistema monetario internacional

La agresiva baja de las tasas de interés en EE.UU., con el consiguiente peligro en lo inmediato de un aumento de la inflación, ha creado el riesgo de una precipitada caída del dólar. Sin embargo, lo sorprendente es que, aunque otras monedas como el euro o el yen se han apreciado, ninguna de ellas se ha convertido en moneda de reemplazo del dólar sino que es el oro, que se acerca a los 1.000 dólares la onza, cuando la crisis recién comienza, el que según el Financial Times, se ha convertido en “la nueva moneda global”. Esto no significa una vuelta al estricto patrón oro que rigió el sistema monetario internacional entre 1870 y 1913 o el patron cambio oro4 que lo sucedió desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1971 cuando fue abolido por el presidente nortemericano Nixon. Más bien representa una emergente dislocación del sistema monetario internacional en donde el oro actúa como refugio universal del valor, frente a la desvalorización de todos los demás activos monetarios o financieros.
Pero como decía Keynes, el oro es una “reliquia bárbara”... más aún en la epoca de las transacciones electrónicas. Su ascenso es sinónimo del nerviosismo y de la desconfianza que impera en los altos círculos capitalistas.

El dólar no es la única moneda en problemas. Martin Wolf, principal economista del Financial Times, asegura que la libra seguirá el camino del billete norteamericano. La combinación de fuertes déficits de cuenta corriente, el enorme endeudamiento interno y el fin de la burbuja inmobiliaria están acabando con el espejismo de prosperidad de los últimos 15 años, mientras la City de Londres intenta por todos los medios recuperar el prestigio dañado después de que la crisis golpeara a Nothern Rock, constituyendo la primer corrida bancaria en un país imperialista desde la Gran Depresion. Esta devaluación de la libra agrava los problemas del euro generados por la desvalorización del dólar y la creciente entrada de mercancías baratas de China. No olvidemos que Gran Bretaña es el principal socio comercial de la UE.

Por su parte el yen se viene apreciando fuertemente, lo que amenaza con desatar una nueva oleada recesiva y deflacionaria en Japón. Es que durante estos años la existencia de bajas tasas de interés en este país, permitía a toda sociedad financiera instalada en Tokio, sea japonesa o filial de una entidad extranjera, aprovechar la diferencia de remuneración del dinero en otras plazas por comprar activos financieros a precios regalados. Este mecanismo llamado carry trade, junto con la acumulación de reservas de los excedentes comerciales de los nuevos países industrializados de Asia, en particular China, así como de los beneficiarios de rentas energéticas como el petróleo o el gas, fueron las principales fuentes del crecimiento incontrolado de la masa de divisas o de escrituras que se usan como “moneda”, que es lo que está detrás de la pérdida de control de los bancos centrales sobre las variables, como por ejemplo la cantidad de moneda en circulación, que antes podían controlar. Esto se ha podido desarollar por la falta de coordinación internacional entre las principales potencias imperialistas para regular estos flujos, debido a los distintos intereses de éstas, en particular de EE.UU., interesado en no poner la menor traba a este dinero con el que se financian sus déficits y es la savia que alimenta su hipertrofiado sistema financiero. Frente a las perspectivas negras que se ciernen sobre la economía mundial, esta falta de coordinación se hará más aguda y puede ser la piedra de toque de crecientes roces monetarios, ya sean devaluaciones competitivas en caso de que la crisis se agrave o de crecientes medidas proteccionistas.

La actual crisis será una prueba para la llamada “zona del euro”, que carece de un gobierno unificado, porque puede impactar fuertemente en la UE, sacando a relucir las importantes fallas que la atraviesan, esto es: las crecientes dificultades para mantener bajo una misma manta a los países nórdicos, en especial Alemania, cuyo eje es el peligro inflacionario y la solidez de su moneda, y los países del sur de Europa, en particular España e Italia, y en cierta medida Francia, con fuertes problemas de competitividad, de déficts comerciales, de galopante endudamiento privado o público que exigen una política menos estricta que la que actualmente comanda el Banco Central Europeo. Aunque no está en los planes de nadie, la crisis puede terminar con el principal logro de la UE: su moneda única.

El interrogante chino

A mediano plazo, la cuestión de si la presente crisis desencadenará una crisis mundial, del tipo de la del ‘29, depende de Asia, en particular de China.

Esta región, la principal zona de acumulación del sistema capitalista mundial como ya dijimos, viene desarollando una sobreacumulación de capital y una consecuente sobreproducción de mercancías que excede largamente las capacidades de absorbción del mercado mundial. Hasta ahora el superendeudado consumidor norteamericano actuó como comprador en última instancia de esta sobreproducción, a costa de agravar los desequilibrios de la economía mundial.

Este “equilibrio dentro del desequilibrio” se ha roto. ¿Podrá la demanda interna china reemplazar esta válvula de salida a sus sobrecapacidades productivas, como esperan los capitalistas occidentales? Dificil que este reordenamiento interno se produzca debido a que la orientación exportadora china es un resultado de la relocalización de la actividad productiva de los principales grupos multinaciones de EE.UU., Europa y Japón y toda modificación de este curso significaría alterar gravemente sus intereses económicos. Tampoco es probable que la gran mayoría de los consumidores chinos que no cuentan como en el pasado con las conquistas sociales en educación, jubilación, y vivienda (“iron rice bowl”5) y que por lo tanto ahora deben pagar por ellas, se arriesguen a dejar de ahorrar y volcarse al consumismo desenfrenado actuando de esa manera como reemplazo del consumidor norteamericano. Por el contrario lo más probable es que la crisis norteamericana, con su consecuente desaceleración del comercio internacional, golpee fuertemente a China exacerbando sus crecientes contradicciones económicas, políticas y sociales y su fuerte desigualdad social y regional. Esto podría agudizar la ascendente lucha de clases tanto en el campo como en la ciudad poniendo en cuestionamiento el actual curso restauracionista de la burocracia de Pekín. La gran fiesta de los Juegos Olímpicos en 2008 que iba a convertirse en la gran prueba de la entrada de China al escenario internacional puede de repente amargarse. Una agudización simultánea de la crisis china y norteamericana sería un escenario de pesadilla para la economía mundial.

Prepararse para la catástrofe que se avecina

Los países capitalistas avanzados, en especial EE.UU. y en cierta medida la UE, que han descargado sus propias dificultades sobre sus competidores como fue el caso de Japón a fines de los ‘80, o sobre la periferia como demuestra la crisis de la deuda latinoamericana en 1982 o las sucesivas crisis de los países llamados emergentes, no han experimentado en los últimos años duras recesiones, menos aún depresiones. La actual crisis, que tiene su epicentro en EE.UU. y que puede propagarse rápidamente a algunos países europeos como Italia o España en los que se cierne como perspectiva el crecimiento de la desocupación y una sostenida baja de los salarios después de décadas de crecimiento basadas en el “ladrillo” en el primero o la fuerte pérdida de competitividad en el segundo, acabará con ese estado de cosas. Ya la prensa patronal le exige a Zapatero que sea como Sarkozy, mientras que a éste, a pesar de sus avances parciales, le pide más coherencia en el ataque a las conquistas obreras. En la periferia también significará un cimbronazo para aquellos países que sufrieron duras crisis en la década pasada o al comienzo de ésta y que creyeron salvarse de las contradicciones capitalistas con el boom de la materias primas como es el caso de Argentina, Venezuela, México ó el mismo Brasil o la potencia reemergente de Rusia. Como dijimos, China, que se salvó de la crisis asiática de 1997-98 y que desde ese momento empezó su despegue imparable, también será puesta en una dura prueba.
En este marco los trabajadores y los pueblos del mundo deberán prepararse para hacer frente a catástrofes mayores, como millones de desalojos, crecimiento del desempleo y desocupación en masa, pérdida de los ahorros de sectores de las clases medias, disminución aún mayor del poder adquisitivo del salario y la incapacidad de dar cuenta de las necesidades básicas, ni qué hablar del acceso a la educación, la salud y la cultura, derrumbe de las economías nacionales más débiles, etc.

El último periodo de crecimiento, el más fuerte desde los ‘70, permitió una recomposición objetiva y limitadamente subjetiva de la clase obrera mundial, con la incorporación de millones de nuevos trabajadores que vienen tensando sus músculos. Este fenómeno abarca desde países capitalistas más avanzados como Francia, Italia y últimamente Alemania, América Latina, el continente a la vanguardia de la lucha de clases mundial, hasta la recuperación de la clase obrera polaca y rusa en Europa del este y la ex URSS, los trabajadores sudafricanos o por último la emergente clase obrera china, que para algunos observadores ya se está convirtiendo o amenaza con convertirse en un epicentro de la lucha de clases. La crisis mundial pondrá a prueba a estos nuevos batallones de la clase obrera, obligándola a avanzar al calor de los golpes cada vez más rudos que le prepara el capital. A la maduración revolucionaria del único sujeto que puede terminar con las crisis capitalistas y sus secuelas de catástrofes, miserias y guerras apostamos los revolucionarios en el próximo periodo.

Temas relacionados: