logo PTS

MOVIMIENTO OBRERO

Zona Norte: Paros, piquetes y acto obrero por la expropiación de Donnelley

Ya en las primeras horas del día se percibía en la zona norte la fuerza que tendría el paro. Confluiría en una larga jornada de lucha la adhesión de millones de trabajadores que pararon, con la acción del sindicalismo clasista y combativo de la zona. Con Donnelley y Lear a la cabeza, harían de la jornada un fuerte paro que combinaría asambleas y paros en grandes fábricas, piquetes y actos. Dos luchas emblemáticas, Lear y Donnelley, se fortalecen y cobran un nuevo impulso luego de esta gran jornada de lucha.

Zona Norte: Paros, piquetes y acto obrero por la expropiación de Donnelley
29 de agosto 2014

Ya en las primeras horas del día se percibía en la zona norte la fuerza que tendría el paro. Confluiría en una larga jornada de lucha la adhesión de millones de trabajadores que pararon, con la acción del sindicalismo clasista y combativo de la zona. Con Donnelley y Lear a la cabeza, harían de la jornada un fuerte paro que combinaría asambleas y paros en grandes fábricas, piquetes y actos. Dos luchas emblemáticas, Lear y Donnelley, se fortalecen y cobran un nuevo impulso luego de esta gran jornada de lucha.

Los paros

Las grandes fábricas alimenticias como Kraft Pacheco, PepsiCo y Kraft Victoria, ya habían definido en asamblea parar. Las comisiones internas de Kraft Pacheco y PepsiCo, ambas opositoras a Daer y referentes del sindicalismo combativo con reconocidos miembros del PTS en su dirección (junto con obreros independientes), prepararían un contundente paro en la alimentación, sobre la base de una decisión de parar de los trabajadores. Daer sólo hizo un llamado a parar, no preparó ni organizó nada. Incluso en PepsiCo, sectores de una Verde dividida se opusieron al paro en las asambleas. Sin embargo, la oposición y la base de los trabajadores garantizaron la medida. 

Donnelley votó en asamblea parar. Los trabajadores en lucha por la expropiación de la fábrica y la gestión obrera, se sumaban al paro desde las primeras horas del día y convocaban a una acto en la puerta de la planta hoy controlada por los obreros. Fate también paró, pese a la burocracia de Wasiejko, lo mismo Seally y Printpack. Los docentes pararon. La corriente 9 de Abril, en la que militan compañeras del PTS y es parte de la conducción del SUTEBA Tigre, preparó el paro en los distintos colegios. 
Lear amaneció cerrada el día del paro. La patronal dió asueto otra vez por el miedo de que no pueda funcionar, justo un día después del corte de la Panamericana que volvió a poner en el centro de la escena la lucha de los despedidos (ver página 6). Ford no produjo, sólo hizo lo que llaman “operativo”: mínimas tareas sin producir por los faltazos. Volkswagen cerró sus puertas. Este 28 se votaban los delegados luego de meses de apretadas y amenazas a los que la burocracia de la Verde del SMATA llama “traidores”, que son los delegados independientes que se presentan nuevamente en oposición a la conducción del Sindicato. No era un buen día evidentemente. Pignanelli protagonizó un nuevo papelón, cuando en medio de la adhesión de miles de metalmecánicos que no fueron a laburar, defendió públicamente los despidos. 

Los piquetes

A las 5 AM un piquete se armaría sobre la avenida Henry Ford. Frente a Kraft, cientos de compañeros del PTS de la zona, de estatales, docentes, de varias fábricas metalmecánicas, de Printpack, de Hutchinson, de General Mills, de Siderca, de Kromberg, de Pepsico, de Kraft Victoria, de Fate, de Cedinsa y otras empresas, junto con una fuerte delegación de la UBA, cortarían la avenida, bancando los paros y ayudando a los trabajadores de las fábricas que no paraban. Junto a la comisión interna del turno noche y trabajadores de Kraft, fueron rumbo a Donnelley. En Henry Ford y Panamericana confluímos con delegaciones con casi nula presencia obrera (salvo el grupo de trabajadores de Seally) de militantes del Partido Obrero, de Izquierda Socialista, del MST, de la CCC y de distintos grupos que cortarían la Panamericana frente a la inacción de la Gendarmería que estaba concentrada en custodiar Lear y Donnelley. Los diputados Christian Castillo del PTS y Marcelo Ramal del PO estaban allí presentes. 

Los medios reflejarían esta medida de lucha, en ese emblemático lugar en el cual durante el paro del 10 de Abril, hubo que abrirse paso frente a la fuerte represión de la Gendarmería. Los despedidos de Lear se apostaban en el lugar, llegaban luego marchando unos cien trabajadores de Donnelley, que minutos después se sumarían a cantar con los obreros de la colchonera Sealy. Habladas de los referentes de todos los sectores cerrarían la medida sobre la Pana.

Unos kilómetros al norte, en el Parque Industrial de Pilar, un piquete obrero organizado por el PTS y la CCUR con distintos sectores de trabajadores de WorldColor, Procter & Gamble, Unilever entre otros, bloqueaba el acceso a todo el predio e impedía junto con la inasistencia de los trabajadores que funcionen las fábricas del lugar. 

El Acto en Donnelley

Casi llegando al mediodía, y marchando desde la Pana, las delegaciones obreras se apostaban frente a Donnelley. Abría el acto “el loco” Medina, contando la lucha emblemática de esta gráfica que fue tomada y puesta a producir por sus trabajadores y hoy se está convirtiendo en un símbolo del enorme potencial que tienen los trabajadores sin los patrones. Decenas de intervenciones se sucedieron. Tomaron la palabra referentes estudiantiles de la UBA y las universidades de la zona, de la comisión de mujeres, de Cedinsa, de Printpack, del Suteba Tigre, de Volswagen, de Kraft, de Pepsico y hasta de un compañero de Zanón, fábrica emblema del control obrero en nuestro país, junto con Christián Castillo y referentes de Izquierda Socialista y de Opinión Socialista. Un gran acto de lucha se desarrolló bajo la exigencia al gobierno de estatización y control obrero de la fábrica.

Nace en la zona una nueva referencia para todo el movimiento obrero, que se fortalece - como dijo Medina al cierre del acto - con la unidad con los despedidos de Lear, que el gobierno quiere dividir. 

Se fortalecen las luchas con la fuerza de las masas

Millones de trabajadores pararon en todo el país, mostrando la decisión de enfrentar a los empresarios y al gobierno. Esta fuerza, pese a los límites que le impuso la propia burocracia convocante, le da un nuevo empuje a las grandes luchas que recorren la zona norte. La durísima pelea de meses de los despedidos de Lear y su comisión interna, que enfrenta un acuerdo del gobierno con el SMATA y la patronal imperialista, hoy encontró eco y nuevas fuerzas en un paro de masas que entre sus demandas y banderas centrales está el repudio a los despidos. Esto refleja lo que los compañeros de Lear y Donnelley sintetizan en el lema “Familias en la calle Nunca Más”, haciendo que la lucha contra los despidos o el intento de cierre de Donnelley se fortalezca sobre el masivo sentimiento de millones.

Las luchas no están solas. La simpatía popular y el peso mediático que tiene Lear y Donnelley en la pelea contra los despidos, hoy fue una fuerza activa que paralizó una parte del país. Hoy los trabajadores de conjunto quedan mejor parados para las luchas venideras y las actuales.


“Un paro con muchos debates previos”

En Pepsico se hicieron asambleas en los tres turnos. Daer ya había dicho en el plenario del STIA que apoyaba el paro, sin hacerlo votar, ya que la mitad de los delegados se pronunció en contra de parar. Es que Daer se está pasando con Massa y tiene un sector de su propia burocracia que es K. La Verde de Daer había tenido una derrota grande en el paro del 10 A, donde en Pepsico y Kraft el paro fue contundente. Ahora quería evitarse otra derrota. 

En las asambleas el debate fue político sobre todo. ¿Parar o no con Moyano? ¿Con Daer? Ellos no pelean por nuestros derechos, hacen su propio juego. Sin embargo discutimos que teníamos que aprovechar el llamado para expresar nuestro descontento, para dar un mensaje de lucha al gobierno nacional, a la empresa y a la misma burocracia de la Verde, confiando solo en nuestras propias fuerzas.

La mayoría de las asambleas votaron parar. Y la división de la Verde que hubo en el plenario se expresó en la fábrica: parte de la militancia verde votó no parar, y de hecho no paró. Otra parte, peor: ¡votó parar y finalmente carnereó el paro!

De conjunto se abrió un gran debate en la fábrica sobre la necesidad de recuperar los sindicatos para la lucha de los trabajadores, sacándose de encima a burócratas millonarios.

Camilo Mones, miembro de la Comisión Interna de PepsiCo y militante del PTS


“En Fate el paro lo garantizó la base obrera”  

“En Fate el 95% de los trabajadores decidimos parar, pese a que el sindicato dirigido por Wasiejko, alcahuete del gobierno y las patronales, sacó una declaración para decir que carnereaba. La ejecutiva de la Seccional San Fernando no realizó asamblea general, solo atinó a realizar reuniones por turno para informar que se sumaban al paro y consultar a los compañeros. Quedó claro que los trabajadores estaban dispuestos a sumarse al paro en contra de la voluntad de Wasiejko y pese a la tibieza de la seccional.

Sí, en cambio, fue a trabajar la mayoría de los compañeros tercerizados: ellos no tienen protección y son apretados por sus encargados y jefes. Pero había disposición al paro. Faltó que se garantizara el derecho a huelga de estos compañeros organizando fuertes piquetes, algo que la dirección de la Seccional no hizo. 

La patronal puso los micros igual, pero venían casi vacíos. El acatamiento fue mayor o cercano al del 10A. Aunque Wasiejko repitió con el gobierno que el paro era “político partidario” y le hacía “el caldo gordo” a la empresa cuando esta quiere comenzar con suspensiones, su discurso no convenció a nadie. Todos saben que Wasiejko es un burócrata propatronal. 

Lo que dejó claro este día, fue que el paro lo garantizó la base obrera.”

Victor Otoboni, delegado de Fate, dirigente del PTS


“Votamos adherir al paro y fuimos al acto de Donnelley”

 “En la gráfica Printpack hicimos asamblea y votamos adherir al paro, haciendo una mención especial de la lucha de nuestros compañeros de Donnelley. La mayoría de nuestros compañeros no fue a trabajar, y con una gran delegación fuimos al acto de Donnelley, donde tomamos la palabra para expresar todo nuestro apoyo” 

Gabriel, trabajador de Printpack y miembro del PTS


“La adhesión al paro fue enorme”

“Los días previos no parecía que iba a ser tan fuerte el paro, pero finalmente la adhesión fue enorme. Al turno mañana fueron solo 30 trabajadores, en una fábrica de más de 2500 laburantes. Hicimos asambleas en los tres turnos, para debatir el paro y los motivos que tenemos los trabajadores para tomarlo en nuestras manos. Obvio que nosotros peleamos como parte de un polo independiente a la burocracia de Moyano, que no tienen intención de levantar un verdadero plan de lucha y un programa que responda a todas las necesidades de los trabajadores.

Daer esta vez, luego de la derrota que tuvo en el 10A, llamó a parar, pero nada hizo para garantizar el paro. En la mayoría de las fábricas que dirige la Verde no se paró. La oposición garantizó el paro en las principales fábricas. Una vez más vemos la necesidad de recuperar el sindicato para los trabajadores, hay muchas fuerzas en la base, fuerza con la que logramos hace unos meses las paritarias y ahora la efectivización de 100 contratados de Kraft”

Lorena Gentile, miembro de la Comisión Interna de Kraft Pacheco y dirigente del PTS