logo PTS

Notas relacionadas

Curso de formación marxista en Zona Sur del GBA: “Yo también me propongo militar”

PTS

5 de enero 2012

Hace unas semanas concluyó, en la Zona Sur del Gran Bs. As. el curso “Para entender la explotación capitalista”, pensado principalmente para compañeros trabajadores. Participaron ferroviarios, alimenticios, petroleros, metalúrgicos, aeronáuticos, docentes, de comercio, etc. Se realizó en varios talleres para que nadie se lo pierda. Participaron en total unos 50 trabajadores independientes que empiezan a dar sus primeros pasos en organizarse políticamente.

Algunos de los puntos debatidos fueron los siguientes:

Clase social: Discutimos el esfuerzo de los capitalistas por que la gente se considere “de clase baja, clase media, etc.”, pero que sean pocos quienes digan “soy de la clase trabajadora”. Comentamos como fue cambiando el lema del primero de Mayo (de “día internacional de los trabajadores”, pasó a llamarse “día de los trabajadores”, para pasar a ser finalmente “día del trabajo”; vale decir, primero se despoja al aniversario del sentido internacional, y por último, el carácter de clase). A partir de aquí intentamos llegar a una primera “conclusión”: Hay que dividir aquello que la burguesía une (la visión de que “si a tu patrón le va bien, a vos también”), vale decir, dejar bien claro “los lados de la vereda” (quienes son de una clase y quienes de otra); y por otro lado unir aquello que la burguesía divide: Unidad de las filas obreras. Los trabajadores de la Bordo del Roca comentaron su experiencia acerca de la unidad de efectivos y terciarizados.

Ganancia/Explotación: Aquí el principal objetivo era entender que la explotación no depende de un mayor o menor salario. Nos propusimos chocar con la idea de relacionar solamente explotación a los “excesos” del capital (la precarización, el trabajo en negro, etc.); vale decir, comprender que la explotación es el robo de trabajo a los obreros y que aun conquistando subas salariales, la ganancia se sigue basando en el robo de horas de trabajo. A partir de aquí debatimos cuestiones sobre la imposibilidad de “un salario justo” o de una “distribución igualitaria del ingreso” en una sociedad capitalista, por más que, obviamente, debemos pelear por vivir lo mejor posible.

Trabajo/fuerza de trabajo: Lo que se vende al patrón es la fuerza de trabajo, que es una mercancía, y no el trabajo efectivo que es aquello que el obrero realiza por (supongamos) 8 hs. Acá queríamos cuestionar la idea de “me pagan por mi trabajo”.

A la vez fuimos introduciendo conceptos fundamentales como valor de uso, valor de cambio, mercancía, etc.

Una vez que discutimos de donde sale la explotación, charlamos sobre la necesidad de pelear por elevar el salario, pero así también acerca de los límites de entregarse por completo a esta lucha (“el sindicalismo”) que es una lucha contra las consecuencias pero no contra las causas del capitalismo.
A partir de este punto, hicimos la siguiente pregunta: si en el mundo 1.020 millones de personas son desnutridos crónicos (FAO, 2009), 2.000 millones no tienen acceso a medicamentos (www.fic.nih.gov), 1.000 millones son “sin techo” o viven en viviendas precarias (UN Hábitat 2003), etc., ¿cómo puede hacer un pequeño puñado de parásitos para dominar y explotar a la inmensa mayoría de la humanidad?

Varias reflexiones surgieron: Los capitalistas tienen muchas “armas” que le permiten mantener la explotación: Sus leyes, sus medios de comunicación, sus fuerzas armadas, sus partidos, etc. Y como común denominador a todas estas cosas, los capitalistas disponen de SU ESTADO, aquella institución que les sirve para oprimir a los trabajadores.
 
Finalmente, en el último taller repetimos la experiencia del anterior de dividirnos en grupitos para debatir en torno a la siguiente pregunta: “¿Qué tareas tendría que tomar un partido revolucionario en la Argentina de cara a la crisis que se avecina? También surgieron muchísimas ideas al respecto: Muchos hicieron hincapié en la organización en los lugares de trabajo, en la concientización de nuevos compañeros, en fijar objetivos claros, estratégicos, en elevar la formación, en salir a buscar a los miles de obreros que votaron al FIT, etc. En este taller participó como charlista Flavio Bustillo, dirigente de la agrupación Bordo del Roca y militante del PTS para comentar la experiencia como militante del partido en la histórica lucha de los tercerizados del Roca.

El curso terminó con una charla sobre la realidad actual, centrada en la necesidad de construir partido, invitando al conjunto de los trabajadores a militar en el PTS. Una experiencia donde los trabajadores debaten sobre conceptos teóricos y se proponen organizarse políticamente. El debate sobre la tradición del partido, la entrega del legado revolucionario a las nuevas generaciones, empezaba a hacerse carne en decenas de obreros que aceptaban sumarse a la militancia. En medio de la discusión, uno de los compañeros interrumpió con voz alta, segura, para decir que él se proponía sumarse al PTS. “Yo me propongo” gritó el compañero. Al finalizar la charla se acercaron muchos otros laburantes, haciéndose eco de la consigna: “yo también me propongo” decían.

Prensa

Virginia Rom 113103-4422

Elizabeth Lallana 113674-7357

Marcela Soler115470-9292

Paola Balma116693-2837

Temas relacionados: